• Con temas de la contingencia y de la vida cotidiana, el artista nacional se llevó las dos gaviotas. Foto: Gentileza CHV
  • Foto: Gentileza CHV
  • Foto: Gentileza CHV
Cuando muchos pensaban que podía ser la primera víctima del “monstruo”, el humorista se las arregló para ganarse el cariño del público con una ágil rutina

A las 00:28 horas, Juan Pablo López comenzaba el mayor desafío de su carrera: Subirse al escenario del Festival de Viña, siendo casi un completo desconocido. Sin embargo, pese a que muchos todavía querían escuchar a Los Fabulosos Cadillacs, fue recibido con aplausos en los primeros minutos.

A diferencia de otras actuaciones de humoristas, acá hubo buena disposición del “monstruo”. Así fue como el comediante de 41 años iba desplegando su rutina, de manera ágil, aunque también se le notaba ansioso. La lucha contra los nervios era evidente, pero fue sacando personalidad y chistes asertivos, hablando de temas cotidianos del Chile actual. Incluso hubo críticas a varias situaciones puntuales.

Por ejemplo, salió el tema de los incendios forestales, los aviones, los sueldos, la política, el Congreso y hasta el abandono que sufren las personas de la tercera edad. Desde hace 3 años que López se dedica al stand up comedy. De hecho, participó de los “Viernes sin censura” del programa “Mentiras verdaderas” de La Red. Pero lo de esta madrugada fue el gran salto.

A las 01:22 horas terminó la primera parte de su rutina. Ahí llegó la gaviota de plata y luego la de oro. La vida ahora será otra para López.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X