Crédito fotografía: 
El Día
Un grupo de fanáticos del conjunto papayero apretó en la mañana de ayer a los jugadores tras el entrenamiento, reprochando su bajo rendimiento en el clásico.

Quisieran en CD La Serena despejarse rápidamente de lo que fue el clásico con Coquimbo Unido el pasado domingo y comenzar a concentrar sus sentidos en el duelo de este sábado con Colo Colo en el Estadio La Portada. El revés con el cuadro aurinegro, donde no jugaron como lo venían haciendo, generó un conflicto extra e impensado con un grupo de forofos del club en la tarde de ayer, que pudo haber tenido consecuencias mayores.

La actual campaña y esta vez el alto precio de las localidades proyectando el duelo con los albos de este sábado, dejó de lado la prudencia de los aficionados que se había extendido desde que lograron el ascenso hace 40 días en Santiago cuando doblegaron al elenco de Temuco en esa dramática definición de lanzamientos penales en el Estadio Nacional.

Aunque suele ocurrir que en este tipo de instancias se busca bajar el perfil de lo sucedido, la sangre no llegó al río por la prudencia que mostraron tantos los jugadores como los mismos hinchas, aunque causó molestia que un par de ellos se presentaran encapuchados como si hubiesen estado en la primera línea de las marchas y el conflicto social.

Todo ocurrió en el complejo Los Llanos, cuando los futbolistas terminaban su trabajo matinal y se dirigían a los vestuarios. Hubo cánticos, fuegos de artificio, e incluso fuertes palabras hacia los jugadores a quienes les recriminaron el flojo rendimiento mostrado en el clásico, tanto como la pobreza de la campaña que apenas les permite sumar tres unidades de dieciocho disputados.

Un auditor del programa Día Día Deportes de Radio El Día, Marcos Plaza, contó que fueron como 30 los hinchas que se presentaron en el complejo municipal de Los Llanos, que el club ha utilizado como centro de operaciones, “hubo un intento de agresión que fue controlado finalmente, los muchachos llegaron a increparlos por la mala campaña, por haber perdido ante Coquimbo, hicieron detonar fuegos de artificio hasta que llegó carabineros a desalojarlos.

Y eso no fue todo, ya que también hicieron notar su molestia por los altos precios de las entradas para el partido que se jugará con Colo Colo”, precisó.

Otros aficionados presentes en el espacio deportivo, reconocieron que hubo mucho cara a cara y provocación, aunque terminó prevaleciendo la calma finalmente.

Rodrigo Brito

Frente a este episodio, el zaguero Rodrigo Brito, quien cumplía con una terapia junto al kinesiólogo, reconoció que fue alertado por la fuerte discusión, “cuando salí a ver vi a unos hinchas que estaban encapuchados y no me pareció, ya que si quieren hacer sentir su malestar deben hacerlo como lo habían hecho antes, a cara descubierta, como corresponde, de esa manera nosotros los escucharemos”, recalcó.

El defensor, quien tendrá que esperar un par de semanas para poder retornar al equipo de Francisco Bozán, producto de una lesión, explicó que quizás puedan entender la molestia de los hinchas, ya que la campaña los tiene comprometidos con el descenso, sin embargo, de esa forma no se puede permitir,  “se entiende el enojo porque nuestra campaña no ha sido como lo esperábamos, venimos de perder un clásico que nos duele a todos, pero hay formas y formas de hacer las cosas y me pareció que lo de hoy día, después que se fueron calmando los ánimos y se pudo conversar, pudo haberse tornado complicado ya que hubo un momento de mucha tensión”.

Consultado por la agresividad de los aficionados, Brito reconoció que hubo un cara a cara y provocación, aunque al final ninguno se pasó de la raya, “nosotros tenemos que mantener la línea, ni ellos ni nosotros nos podemos sobrepasar y de parte nuestra eso no iba a suceder, uno trata de apaciguar para los dos lados el tema y ojalá no se vuelva a repetir”.

En la administración del recinto, en tanto, reconocieron que los hinchas se presentaron en el lugar, “en el fondo hicieron notar su molestia por la campaña, perder el clásico, acá no hubo agresiones, de haber ocurrido carabineros los hubiese llevado detenidos”, indicaron.

¿Cambio de esquema?

En lo futbolístico, el técnico Francisco Bozán estudia la posibilidad de cambiar el sistema. En el diálogo que sostuvo con los periodistas el martes, precisó que “una opción es cambiar el sistema, no la forma ni el fondo.

Contra Antofagasta jugamos con un 4-4-2 con un rombo en el centro, una posibilidad es esa y la otra buscar un jugador que se pueda incorporar a la línea de carrileros con el recorrido que tienen Fabián Hormazábal (lesionado) o Felipe Barrientos (expulsado), entendiendo que de ahí a la ofensiva pueda cumplir una función de recorrido y cobertura a la espalda del central que determinemos. Son las dos opciones que tengo que barajar desde la propuesta a  la individualidad del jugador que nos pueda responder a cualquiera de las dos y en eso estamos”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X