• Una verdadera marea granate llegó al estadio nacional a presenciar la histórica jornada que permitió a Club Deportes La Serena ascender a Primera División en una emocionante definición a penales
  • Con todo tipo de público; barristas de Los Papayeros, familias completas, grupos de amigos; todos juntos con la misma ilusión: ver al equipo de su ciudad volver a la máxima categoría del fútbol nacional.
Crédito fotografía: 
Luciano Alday
La ansiedad a las 8:30 cuando se reunieron en el estadio La Portada, la unidad en caravana por la carretera, la llegada a Santiago llenos de esperanza, los nerviosismos durante el partido y los penales, hasta llegar a la felicidad máxima logrado el ascenso, son el resumen del emotivo día.

Por Luciano Alday Villalobos

Los más acérrimos seguidores de Club Deportes La Serena tuvieron que madrugar para iniciar su travesía hacia lo que sería un sueño hecho realidad. A partir de las 8:30 hrs iban llegando por Avenida Estadio cientos de entusiastas hinchas que estaban con su camiseta, bandera y todo preparado para iniciar el viaje hacia la capital, en donde se jugaría la tan esperada final por el ascenso ante Deportes Temuco.

Con todo tipo de público; barristas de Los Papayeros, familias completas, grupos de amigos; todos juntos con la misma ilusión: ver al equipo de su ciudad volver a la máxima categoría del fútbol nacional.

Aproximadamente a las 10 de la mañana los cerca de 20 buses partieron el rumbo. Estos evitaron irse inmediatamente por la ruta 5, para no pasar por el centro de Coquimbo y así evitar enfrentamientos con hinchas del archirrival. En cambio tomaron dirección por la ruta D-43, aunque de todas maneras por el sector de Pan de Azúcar unos 2 o 3 barristas piratas lanzaron piedras, afortunadamente no hubo lesiones que lamentar.

Dejado este susto atrás, los buses continuaron su rumbo, tomando finalmente la ruta 5 e irse directo hacia Santiago. Durante el viaje los hinchas se fueron cantando y gritando el famoso “S con E”, esto servía para unificar aún más los lazos entre los viajeros, además de ir soltando los nervios que a 8 horas del partido ya se hacían sentir.

Pasados los primeros kilómetros algunos aprovecharon las 6 horas de viaje para descansar, aunque para muchos también era imposible el dormir antes de un partido tan decisivo.

Finalmente poco a poco los buses empezaron a arribar a Santiago, el final del trayecto fue directo al Estadio Nacional ubicado en la comuna de Ñuñoa. Allí la gran mayoría al bajar fue en busca de locales de comida cercanos al recinto deportivo para así almorzar antes de hacer ingreso al motivo de su viaje.

A eso de las 18:00 hrs los primeros hinchas empezaron a ingresar al principal estadio del país, ahí algunos tomaban asiento mientras los más fanáticos hicieron su previa con cánticos acompañados de bombos y algunos bronces. La música contagió de felicidad y buen presentimiento a los miles de serenenses que repletaron el sector de tribuna Andes norte.

Los seguidores de Temuco hicieron lo propio en su sector y hubo momentos para desafiantes cánticos entre uno y otro grupo, tan propios del folclor del fútbol chileno, pero siempre sin pasar a la violencia y agresividad.

El momento esperado

La ansiedad y los nervios se apoderaban de los hinchas granates a pocos minutos de tan crucial encuentro, hasta que llegó el pitazo inicial del árbitro y los aplausos y gritos de aliento se hicieron sentir dentro y fuera de la cancha.

Cada buena jugada era alagada, mientras cada error era arengado para levantar a los jugadores, la barra hizo lo suyo al no parar de cantar ni de tocar sus instrumentos en ningún momento.

Hubo momentos tensos durante el partido, Jaime Valdés, Steffan Pino y Franco Olego fueron algunos de los jugadores de Deportes La Serena que tuvieron el triunfo en sus pies con diferentes intentos.

También hubo rabia a ratos, principalmente contra el árbitro Roberto Tobar, quien según los hinchas papayeros se ensañó con tarjetas amarillas hacia los jugadores de su club.

Si bien La Serena fue protagonista por gran parte del partido, los últimos minutos Deportes Temuco tomó la posesión de la pelota y amenazó la portería granate en reiteradas ocasiones, esto tenía a todos al borde de su asiento.

Pero sin lugar a dudas el momento de mayor tensión fue cuando el 0 a 0 se mantuvo hasta el final de los 90 minutos y la definición del ascenso quedó en la tanda de penales.

Nervios y esperanza era la combinación de sentimientos de todos en el estadio. La serie partió igualada, pero un golpe fuerte recibieron los serenenses cuando su referente Enzo Ruiz perdió su penal, sin embargo el ánimo no decayó y la esperanza siguió en pie.

Temuco erró dos de sus tiros, por lo que estaba todo servido para que el delantero Steffan Pino pudiera dar el ascenso en el quinto y último penal, sin embargo su disparo fue rechazado por el arquero Retamal y el nerviosismo continúo por un par de minutos más en los penales de oro.

El joven arquero Zacarías López se volvería figura al atajar el remate de Hugo Droguett, y finalmente Sebastián Leyton, el volante venido de Unión La Calera, fue el encargado de rematar el lanzamiento para La Serena, no fallando y dándole una alegría a los más de 4.000 serenenses en el estadio, además de todos los demás que siguieron el partido desde diferentes puntos de la capital regional.

Brazos elevados al cielo, gritos de euforia, abrazos, risas e inclusos algunas lágrimas de felicidad y emoción fueron el marco que se vio en la tribuna Andes norte.

Todos los hinchas papayeros aplaudieron a sus jugadores y agradecieron la oportunidad de haber visto en vivo a su equipo volver a la primera división.

Luego llegó el momento de emprender la vuelta a casa, muchos cansados pero felices ya podían dormir tranquilos, a la espera de lo que será el inicio de la campaña 2020, esta vez no en la “B”, sino que en la máxima categoría del fútbol nacional.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital