Crédito fotografía: 
El Día Archivo
Aunque en todas las instituciones que lideró o integró destacó por su talento, mesura y visión de futuro, fue el deporte y, sobre todo el fútbol y su amor por Deportes La Serena, donde más mostró su estilo Otmar Rendic Karstulovic. Es por ello que en la tienda granate y en la ciudad en general existe consternación por su fallecimiento a los 92 años.

En agosto de  2018 fue  una de las últimas apariciones públicas del empresario, dirigente deportivo, filántropo,  Otmar Rendic  Karstulovic. En el marco del aniversario de la capital regional  se le reconoció con la Medalla Ciudad de La Serena.  Se le veía orgulloso. El presente se le entregó en el césped del Estadio La Portada, donde  tantas jornadas ingresó para felicitar a los jugadores  del club de sus amores: Deportes La Serena. Por décadas fue su presidente y marcó  el sello de la honestidad. 

Ayer  la ciudad despertó con la noticia de su deceso a los 92 años.  En su trayectoria lideró diferentes instituciones. Incluso, en la política, luego que en los ´90 lideró  el primer Consejo Regional tras el retorno a la democracia. Sin embargo, en el deporte y en la dirigencia del cuadro serenense fue donde se sintió más cómodo.  

El don de la honestidad

En cada entrevista  en profundidad  el ex técnico de la selección chilena, José Sulantay Silva  insistía que él futbol  necesitaba dirigentes como  Otmar Rendic. De hecho, él contaba su propia anécdota cuando  el club requería sus servicios. Nunca hablaban de contrato ni de firmas. Respetaban  la palabra y con eso bastaba.  Así ocurrió  en 1987  cuando Sulantay aterrizó en  los granates y lideró una campaña que  terminó con el club  en primera división.

“Me fueron a ver dos dirigentes amigos para que firmara el contrato en mi casa, pero les dije que con don Otmar no hago contratos, porque él respetará lo que le propondré y así fue siempre. Las veces que estuve en La Serena fue sin ningún papel firmado, sino que la  palabra  de Otmar Rendic  bastaba y lo mismo en mi caso hacia él”, recordó ayer en entrevista con Radio El Día. 

El estratego aún atesora esa época en su memoria. “Con don Otmar vivimos  hermosos momentos como amigo y dirigente de Club Deportes La Serena. Aún me recuerdo cuando subimos  en 1988 y tuvimos un acercamiento tremendo. Me  recuerdo su alegría, sobre todo cuando viajamos a La Calera  y ganamos con un estadio lleno de serenenses y luego retornamos a primera división.  Son muchas cosas las que se me vienen a la memoria”, sintetiza. 

La cruzada por la fusión

El  abogado  y ex seremi  de Justicia en la década de los ’80  Miguel  Bauza Fredes estuvo fuertemente ligado con Otmar Rendic a través de la actividad deportiva cuando presidían los clubes de Coquimbo Unido y Deportes La Serena.

Su  visión  es que la ciudad nunca dimensionó, “lo que hizo Otmar por Deportes La Serena, siempre se le tuvo claro como un mecenas y que ayudaba, pero a mí me consta personalmente que hubo años completos en que la planilla era pagada completamente por Otmar Rendic, de lo contrario el equipo hubiera desaparecido. Nunca se dimensionó el esfuerzo personal que él hizo, quedando prácticamente solo.  Él murió amando a su club y estoy seguro que lo veía por TV  y se tiene que haber alegrado cuando subió a primera división (enero de 2020)”,  precisó en entrevista con Radio El Día.  

A ambos los unía la pasión por sus respectivos clubes, pero también el pragmatismo. Es por ello a principios de los ’80 intentaron fusionar ambas instituciones. Para la época la idea parecía revolucionaria, sin embargo, tanto Rendic como Bauza creían que era un salida para terminar con las penurias económicas.

“Lógicamente el tema no tuvo ningún apoyo, pero la situación económica de los clubes era muy compleja y hubo reuniones formales de la directiva y se llegaron a acuerdos transitorios, como que no se iba a llamar  ni Coquimbo y La Serena, podía ser Deportivo Elqui con un partido en La Serena y otro en Coquimbo y las camisetas tendrían colores mezclados. Hasta ahí se avanzó, pero lo que  propuse esa vez es que se debía realizar una especie de consulta y él me dijo, ‘si consultamos esta cuestión no va a salir’ y en el caso de Coquimbo la consulta se hizo y se rechazó y el proyecto quedó en eso, un proyecto utópico  y bien intencionado y tenía su lógica económica en el momento determinado”.

Cuando  Bauza llegó  a la testera de  la ANFP en dos oportunidades (integró directiva con Ricardo Abumohor y Mario Mosquera) siempre su objetivo fue integrar a Rendic  al directorio nacional,  “pero, siempre me dijo que estaba con sus negocios y no podía ir a reuniones  y que le gustaba más dedicarse a su club, pero siempre lo intenté, porque hubiera sido un muy buen aporte  al directorio nacional del fútbol”. 

Visión romántica

Bauza no oculta que desde el mismo momento en que se crearon las sociedades anónimas,  Rendic  si se lo hubiese propuesto hubiera sido prácticamente el dueño de club Deportes La Serena.

“Ni hablar si se le hubiera reconocido la plata que había colocado, pero él siempre dijo que los clubes no podían ser personales y es una materia que también yo siempre inculqué y eso lo discutimos muchas veces, por eso nunca intentó adquirir acciones de Club Deportes La Serena  o  tener el control del club, porque él lo miraba como algo romántico  y corporaciones privadas sin fines de lucro y por lo tanto esa era su filosofía del fútbol y de la vida en general. Era una persona generosa, ayudaba a cualquier institución y nadie conocía lo que hacía  en su oficina hablábamos siempre de fútbol”.

Más allá del deporte con Bauza  Fredes se reencontraron en el primer Core democrático a principios de los ’90 cuando Renán Fuentealba Moena era el intendente regional. 

Amor por la ciudad

El concejal de La Serena, Alejandro Pino Uribe admitió que la familia Rendic tuvo la condición especial de afincarse en la ciudad como una  forma de retribuir lo que ésta le había entregado.

“Partieron muy de abajo y fueron creciendo  y él fue un poco el encargado de las relaciones públicas, pero la familia Rendic y, sobre todo Otmar, hizo su colaboración absolutamente en forma anónima, no quería  publicidad o que se les diera premio ni reconocimiento”.  Asegura que siempre  quiso mantenerse  en un nivel de anonimato. 

Otmar fue un ex alumno destacado  del liceo Gregorio Cordovez   donde cultivó  la actividad deportiva, sobre todo el básquetbol  y brillo con luces propias en la selecciones regionales y en el Club Sokol.

Sin embargo, Pino Uribe coincide que en lo dirigencial su pasión estuvo en el fútbol,  “donde junto a su hermano Dálibor fueron clave para que La Serena tuviera un equipo de fútbol, en la época  de don Gregorio Bustamente padre (1955), tenía metida la ciudad de La Serena y el club en su sangre”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X