• No son alentadores los números de aurinegros y granates en la presente campaña. Ambos corren el riesgo de perder la categoría luego de sus discretos números en 11 partidos. Este viernes vuelven a la competencia con los Piratas recibiendo a Wanderers y los granates viajando hasta el CAP para medirse con Huachipato.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Los discretos números tienen en problemas a las instituciones de la región que tendrán que mejorar mucho si pretenden salvar la serie al término de la temporada 2020. Este viernes vuelven a la competencia en el marco de la duodécima jornada.

Se han disputado once fechas desde el inicio de la temporada regular de fútbol en la Primera División. Bajo cualquier circunstancia, próximos a terminar el mes de septiembre, el calendario estaría desarrollando la segunda rueda, perfilándose los equipos que irán a la pelea por la corona como aquellos que lucharán por salvar los boletos para seguir manteniendo la serie madre. Próximos al desarrollo de la fecha 12, que arranca este jueves, los elencos de CD La Serena y Coquimbo se mantienen en la zona roja de la clasificación y como firmes candidatos a perder la serie. La pandemia provocó un tremendo receso de cinco meses, por lo que la competencia de acá hasta su término, estimativamente en enero 2021, no tendrá para y sólo los equipos con más plantel, mejor preparados y con volumen individual, podrán resistir la pesada marcha.

El conjunto granate que es dirigido por el resistido entrenador, Francisco Bozán, apenas ha logrado 5 unidades de los 33 disputados, manteniéndose último entre los 18 equipos; mientras que los aurinegros, desde hace dos fechas dirigidos por Juan José Ribera, quien reemplazó a Germán Corengia, suman 8 y le anteceden en el puesto 17.

Cambio en la banca

Magro horizonte se avizora para ambos elencos. Si bien los porteños se atrevieron a cambiar al director de la banca, tienen claro que necesitan huir con rapidez de esa posición para tener una tranquila segunda rueda, tanto en la tabla de puntaje como en la del promedio. Además, Ribera tendrá que preparar al equipo para la segunda fase de la Copa Sudamericana que se disputará el próximo mes, si bien motivante por tratarse de un certamen internacional, un proceso desgastante para un equipo cuyas variantes no son muchas.

6 Son los encuentros que restan para que La Serena cierre la primera rueda. De ellos, debe jugar 4 fuera de casa.

El Coto debutó doblegando a Palestino en el puerto, sin embargo, en la jornada siguiente se inclinó ante Curicó por 2-1, cayendo al penúltimo lugar de la tabla con 8 puntos, mismo puntaje de O’Higgins, aunque con peor diferencia de goles. Los hombres de amarillo y negro presentan flojísimos números fuera de casa con apenas 1 punto sobre 18 disputados.

En casa, donde tendrá que recibir este viernes al crecido Wanderers, algo se mejora, ya que totalizan dos triunfos, un empate, y dos caídas en sus cinco presentaciones. Números que espera fortalecer el cuerpo técnico para dar cumplimiento al primer objetivo.

“La finalidad es sumar la mayor cantidad de puntos, es lo que tenemos que lograr”, plantea el nuevo entrenador, quien suma el 50 por ciento en su rendimiento con una victoria y un derrota, “es lo más importante en este momento para sacar al equipo de la parte baja”, ha recalcado desde que se hizo cargo del equipo.

Guiándonos por el apoyo estadístico de Claudio Véliz, en “Lo Que Viene Gol”, desde que se otorgan tres puntos a los triunfos (lo que ocurre desde 1995), en el país se han disputado siete temporadas en la serie de Honor con 18 equipos, contemplando 34 partidos por club para determinar los descenso, exceptuando la campaña del 2004, donde por tema reglamentario se estableció que no existieran descensos.

Tomando como base ese antecedente y su actual penúltimo lugar en el ranking  (el que ocupe esa posición al final del torneo definirá con el penúltimo de la tabla ponderada un descenso), con 8 puntos en 11 presentaciones (ver infografía), en cuatro temporadas hubo 5 equipos en similares campañas a la de los porteños, salvándose al final cuatro de ellos sin jugar la Promoción. El que no corrió la misma suerte fue Unión San Felipe en el 2012, ya que perdió la categoría con 34 puntos.

La Serena

Por su parte el elenco granate es un inédito colista en torneos de 34 fechas que determinan descensos. En la actual campaña existirá un descenso directo y los hombres de Bozán, tienen un difícil camino para recuperarse en las restantes 23 fechas para que caiga el telón de la temporada. Sus actuales 5 unidades es el peor que ha tenido un colista  (exceptuando los 4 puntos que exhibía Rangers en el 2004, dado que en esa temporada no se contemplaban descensos).

En el 2012, Cobresal sumaba 6 puntos en 11 juegos. Fue ahí cuando Oscar del Solar llegó para reemplazar a Luis Musrri en la banca. Los mineros se salvaron en un partido de Promoción al vencer a Barnechea, aunque antes condenaron al descenso a los serenenses. Huachipato, también vivió algo parecido en los números del 2013-2014. Igual sumaba 6 puntos en 11 cotejos, llegando Mario Salas a reemplazar en la banca a Jorge Pellicer, salvándolo con una sostenible levantada del equipo.

“La finalidad es sumar la mayor cantidad de puntos, es lo que tenemos que lograr”, Juan José Ribera, DT de Coquimbo Unido

En la misma info se aprecia que de los 6 colistas de aquellas 6 temporadas, tres terminaron perdiendo la categoría (Rangers 2009, quien sufrió la resta de 3 puntos por secretaría; San Luis 2010 y Cobreloa en el 2013-14, bajó por promedio, aunque siendo colista de la tabla anual de la temporada,  también perdió 3 unidades por secretaría. El otro que jugó una Promoción fue Cobresal, salvándose ese 2012.

Recuerda Véliz que sólo 2 de los 6 colistas no pasaron grandes penurias: Iquique en el 2011 (que tuvo 3 técnicos en la temporada, Cantillana, Pellicer, Vergara y uno interino, Sarabia) y el destacado caso de los acereros en el 2012.

El capitán Brito

Al equipo de Bozán, quien pese a ser resistido por los aficionados, es ratificado por los administradores de la institución, tiene 23 jornadas para dejar al equipo en la categoría a la que ascendió en enero pasado en el Estadio Nacional en un partido único con Temuco, sin embargo, y como lo dice el capitán Rodrigo Brito, tendrán que incrementar el rendimiento si desean salir pronto de la parte baja. Además, necesitará reforzarse cuando se abra el libro de pases en la fecha 17, como también buscar un reemplazante para el zaguero colombiano, David Montoya, quien se perderá el resto de la temporada al lesionarse en el primer partido con O’Higgins tras la reanudación.

Para Brito deben comenzar desde este viernes, ante Huachipato, a revertir la magra campaña, “aquí quienes estamos conscientes del mal momento que estamos viviendo somos los jugadores. A nosotros se nos pide el rendimiento y, quizás no estamos estado a la altura de lo que se esperaba”.

Sin embargo, se muestra optimista que pueden ver la luz en el actual túnel, “debemos trabajar tener convicción, creer que lo que estamos haciendo, no hay otra manera de salir de este mal momento que empezar a sumar”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital