• Zacarías López se transformó en el héroe en la tanda de lanzamientos penales ante Temuco, definición que le permitió a los granates subir a Primera División.
Crédito fotografía: 
El Día
Desde su debut a los 15 años en Arica hasta la división de honor de nuestro fútbol, el meta de Deportes La Serena repasa su recorrido y las claves de su desarrollo profesional.

Zacarías López (Arica, 30 de junio de 1998) espera con ansias el retorno del fútbol chileno. Mientras continúan los entrenamientos en Fase 3 de Deportes La Serena, el meta aguarda el reinicio del Campeonato AFP PlanVital para seguir mostrando sus condiciones con tan solo 22 años, siendo el arquero más joven del torneo, lo que constituye un desafío personal adicional.

“Los arqueros jóvenes tenemos una tarea muy difícil. Tenemos que validarnos y ganarnos una chance. Eso solo se logra con trabajo. Llevo mucho tiempo jugando en un puesto que es muy difícil, más si eres chico. Las oportunidades hay que saber aprovecharlas”, dijo al sitio de la ANFP.

El 28 de mayo de 2014, López tuvo su primera oportunidad en el plantel de honor de San Marcos de Arica (club que lo formó) en el empate con Deportes Antofagasta por 1-1. Con 15 años y 332 días, se convirtió en uno de los metas más jóvenes en sumar minutos en la Copa Chile MTS.

“Era un niño cuando me tocó jugar por primera vez. Miro hacia atrás y recuerdo con mucho cariño todo lo que aprendí y todas las posibilidades que tuve y supe aprovechar. De todos modos, no me conformo, sé que puedo crecer cada vez más como arquero”, señaló el mundialista Sub 17 con La Roja en 2015. 

“Primera División es diferente. Es mucho más táctico, con jugadores más técnicos y delanteros más peligrosos. La B es de una intensidad enorme, hay que meter mucho”, Zacarías López, portero serenense

López arribó a Deportes La Serena en 2018, convirtiéndose rápidamente en el arquero titular del cuadro papayero.  En la Cuarta Región volvió a compartir puesto con Pedro Carrizo, jugador que considera clave en su desarrollo bajo los tres palos.

“Pedro ha sido demasiado importante para mí. Me conoce desde los 14 años y siempre ha estado pendiente de ayudarme a crecer. Uno tiene que ser fuerte de cabeza y rodearse de gente que te ayude a administrar los errores y a potenciarte. Pedro es una de las muchas personas que han estado cerca de mí y me han ayudado a ser mejor jugador”, expresó.

El camino a la elite

López fue una de las figuras de los papayeros para su retorno a la Primera División. En la final de la liguilla de 2019 frente a Temuco en el Estadio Nacional, contuvo dos penales en la tanda decisiva y fue determinante para sentenciar el ascenso del equipo dirigido por Francisco Bozán.

“El Ascenso fue un momento increíble. Luchamos mucho en la liguilla y la final con Temuco fue un partido muy apretado. Cuando llegaron los penales, sabía que tenía las condiciones para aportar con lo mío. Confío mucho en mis capacidades. Estaba toda mi familia en el estadio. Fue muy lindo”, recuerda.

A su juicio, la división de honor de nuestro fútbol representa su retorno personal a la elite (alcanzó a jugar tres encuentros con San Marcos en la categoría), sino que además enfrentar responsabilidades desde una mirada más madura.

“Primera División es diferente. Es mucho más táctico, con jugadores más técnicos y delanteros más peligrosos. La B es de una intensidad enorme, hay que meter mucho. Para los arqueros, creo que Primera es más demandante y te exige ser cada vez mejor. Estar más hecho como jugador te permite enfrentarlo de mejor forma”, analizó.

El valor de la experiencia

En Primera División, los números del ex seleccionado juvenil refrendan su progreso: ha sido titular en los cinco duelos de La Serena (450 minutos a favor) con un 70% de tiros atajados y un 80% de precisión de pases.

“La posibilidad de jugar te hace crecer como jugador y eso se ve en los números. He mejorado mucho mi juego con los pies y soy más efectivo en el mano a mano. Los años te hacen ver cosas que cuando eres muy niño son difíciles de asimilar”, reflexiona.

A la fecha, el ariqueño suma 77 partidos como profesional desde 2014, convirtiéndose en un experimentado en el pórtico. Ese recorrido es el que le entrega confianza a López a la hora de hacerse valer como jugador.

“Nunca se me ha pasado por la cabeza que ser joven pueda jugarme en contra. Soy consciente que puedo y tengo que seguir mejorando, porque sé que puedo, pero el trabajo y la experiencia son las que aparecen en los partidos”, declaró López.

El plantel de La Serena cuenta con figuras con largas trayectorias en el fútbol profesional como Rodrigo Brito (37), Raúl Olivares (32) y Jaime Valdés (39). El trabajo en equipo y la confianza en su joven arquero han sido una constante.

“Me tienen que hacer caso, no les queda otra (risas). Tenemos un plantel lleno de gente con mucha trayectoria, pero también muy humildes. Desde atrás entrego instrucciones y confían en mi porque es por el bien del equipo y todos queremos lo mismo. Mi edad no es tema, lo que vale es lo que juego. Ese respeto se gana haciendo las cosas bien”, sentenció.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital