Crédito fotografía: 
El Día
En entrevista con El Día, la autoridad regional informó que los daños a la zona típica de La Serena alcanzan los 200 millones de pesos. Por otra parte, aseguró que las nuevas generaciones tienen un rol clave en la revalorización de nuestros símbolos, historias y tradiciones, considerando el atentado que sufrió la escultura de Francisco de Aguirre.

Desde que estalló la crisis social, se han registrado graves daños a la propiedad pública en la Región de Coquimbo. Si bien gran parte de la población se ha manifestado de manera pacífica, existe un grupo de descolgados que ha destruido e incendiado el mobiliario urbano de varias ciudades del país.

Sin ir más lejos, el pasado martes sujetos encapuchados prendieron fuego y saquearon la exestación de trenes de La Serena, donde funcionaban varias oficinas municipales. Sin embargo, el blanco de los ataques han sido las iglesias del casco histórico y las estatuas del Museo al Aire Libre de la Avenida Francisco de Aguirre.

A casi un mes de iniciada las movilizaciones, el seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Francisco Varas, entregó un catastro de la situación actual de la zona típica, precisando que los daños al patrimonio de la capital regional alcanzan los 200 millones de pesos, a la fecha.

En entrevista con El Día, la autoridad confirmó que “el escenario es bastante complejo, ya que se presenta un deterioro de nuestros bienes patrimoniales como son las esculturas y también las fachadas de casas particulares, monumentos nacionales y locales comerciales. A esto se suma la mancha de pintura al fresco de Gregorio de La Fuente”.

-¿Cuáles son los sectores más afectados?

“Es importante señalar que junto a la oficina técnica del Consejo de Monumentos hemos recorrido cada uno de los sectores de la zona típica para identificar los lugares más afectados. El daño mayor se concentra en todo el eje de la Avenida Francisco de Aguirre, entre Balmaceda y la Ruta 5, donde tenemos 34 estatuas”.

-¿Trabajan en un plan de reconstrucción?  

“Las movilizaciones no han parado, por lo tanto tenemos que continuar revisando prácticamente día a día, pero ya tenemos un estimativo de base. En este momento no podemos partir con nuestro plan porque estamos levantando la información. Yo creo que a principios del 2020 podremos iniciar los procesos de restauración de cada uno de los monumentos públicos afectados”.

-¿Cuándo se retomará la agenda cultural de la región? ¿Es necesario?

“En primer lugar quiero destacar el esfuerzo que han hecho cada uno de los centros culturales de la región de abrir espacios de diálogo. Y con respecto a nuestra agenda cultural, nosotros ya estamos en condiciones de retomarla. Pero hoy día el llamado es a que las actividades se realicen desde el ámbito de la reflexión.

En este momento nuestro país requiere de un diálogo profundo, enfocado en cómo vamos a construir un nuevo Chile, con más justicia y participación cultural. Esto pensando en que la cultura es un elemento que nos une porque representa nuestra esencia. Es la oportunidad de poder invitar a los gestores a conversar en torno al deber ser”.

-En los primeros días de protesta, un grupo de manifestantes derribó la estatua de Francisco de Aguirre para luego instalar un torso de una mujer diaguita. ¿Qué le pareció esta situación?

“Condenamos la violencia ejercida sobre un monumento. Entendemos lo que pudo haber generado la figura de Francisco de Aguirre, pero también tenemos que reconocer que es parte de nuestra identidad. Hoy día más que nunca estamos llamados, junto a las nuevas generaciones, a resignificar nuestro patrimonio.

Abrazo positivamente la intervención artística de haber puesto la escultura de Milanka, que representa una cultura ancestral y condeno que la hayan quemado, ya que eso significa que no generamos un diálogo. Entonces hoy día lo más importante es que tenemos la oportunidad de ponernos de acuerdo, de sentarnos con todos los actores sociales y darle un nuevo sentido al patrimonio, pero siempre teniendo claro cuáles son nuestras raíces y hacia dónde queremos ir”.

- ¿Cree que existe una diferencia en cómo la ciudadanía y las autoridades conciben el valor patrimonial de la ciudad?

“Como dije el llamado a la sociedad civil y a nosotros como autoridades es a avanzar en la revaluación del patrimonio. Sabemos que las nuevas generaciones cumplen un rol fundamental, pero siempre teniendo el foco en nuestra historia y como ésta se ha forjado a partir de una serie de hechos que han configurado lo que hoy día somos como país.

Si bien es importante tener ese legado presente, también es momento de revalorizar algunas otras manifestaciones que a lo mejor dado por distintos procesos, no fuimos capaces de comprender y hoy es el momento de hacerlo. Estas dos visiones entre lo que fue nuestro pasado y presente son las que tenemos que poner arriba de la mesa”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X