Crédito fotografía: 
Cedida
En conversación con El Día, el periodista y músico nacional Jean Philippe Cretton indicó que la nueva temporada del espacio tendrá más presencia de talentos regionales. En tanto, se refirió a la importancia de contar con programas misceláneos en la televisión, argumentando que existen contenidos para todos los gustos.

De cara al estreno de la segunda temporada, la producción del programa de entretención “Yo Soy” de CHV, se encuentra realizando casting masivos a lo largo del país. Es así como este fin de semana llegarán a la Región de Coquimbo para captar a los mejores talentos de la zona.

La cita para ambos días será en El Tablón Restopub de La Serena, ubicado en Cuatro Esquinas 0560, desde las 10:00 a 17:00 horas el sábado 08 de febrero, y desde las 10:00 a las 14:00, el domingo 09 del citado mes. La invitación es para todos quienes sueñen en convertirse en el más grande imitador de su artista favorito.

Una de las novedades de esta nueva etapa es la incorporación del periodista nacional Jean Philippe Cretton, quien se suma a la conducción del espacio junto a Millaray Viera. En conversación con El Día, el también músico señaló que es necesario contar con proyectos que refresquen la pantalla y reflexionó sobre el estallido social.

-¿Cómo enfrentas este nuevo desafío? ¿Qué te atrae del formato?

“Lo enfrento de la mejor manera, súper contento porque es un programa que tiene mucha relación con la música, que es lo a mí más me motiva. Se me hace fluido y orgánico formar parte de este espacio. El año pasado tuve un pololeo con ellos cuando remplacé a Cristián (Riquelme) porque fue papá. Ya conozco el sistema y de verdad estoy muy feliz con este nuevo desafío”. 

-¿Cuáles son las sorpresas de la nueva temporada? ¿Veremos más talentos regionales?

“Uno de los motivos principales en esta temporada es descentralizar porque estamos conscientes de que hay talentos en distintas partes de Chile y ojalá poder llegar a todos. Se hacen esfuerzos para visitar algunas ciudades claves y así las comunas que están alrededor pueden sumarse. Lo que más nos gusta es el concepto de que ojalá se pueda, humildemente, cambiar la vida de las personas”.

-¿Son necesarios estos espacios de entretención para refrescar la pantalla?

“La industria de la televisión está pasando por un momento muy complejo y ante eso, lo mejor es crear, estar siempre generando contenido. Lo más fácil es comprar programas y teleseries envasadas, pero asimismo se va preparando una muerte. En cambio, si hay creatividad y trabajo, si todos los equipos se mueven, se abren nuevos espacios”.

-¿Crees que la crisis social que vivimos complicará los estrenos en marzo? ¿La gente está en otra sintonía?

“Sin duda que va haber algún tipo de influencia. Yo creo que es muy difícil mantenerse al margen, pero siempre ocupo una frase que he reflexionado mucho: ´no hay que confundir la seriedad con la gravedad´. Hay distintas instancias y plataformas de contenido para lo que uno quiera. Si quieres información de política dura estás a un clic de lograrlo, al igual que si buscas distracción.

Hay una variedad de oferta tremenda y creo que sería un error que exista una cuestión monotemática en todos los medios del estallido social. Si bien es cierto que es sumamente crucial e importante para nuestro país, la vida también tiene que llenarse de otras sensaciones y momentos”.

-¿Le ha hecho bien a la industria de la televisión los dardos y cuestionamientos que ha recibido tras la crisis?

“Sin duda, no quiero hablar por todos mis colegas, pero a título personal obviamente que uno se replantea y busca nuevas direcciones de su carrera, que a mi juicio son súper provechosas. Siento que no se puede hablar solo de los animadores, yo tengo amigos que trabajan en cosas muy distintas y también se están replanteando sus propias pegas, viendo cómo avanzar y poder ser útil en esta sociedad. Finalmente cómo poder ser más felices en su historia.

-¿Te preocupa el ambiente de polarización que se ha instalado?

“Creo que algo que le hace muy mal a la humanidad son los códigos binarios, el bien y el mal, lo correcto e incorrecto. Siento que eso es lo que nos ha llevado a un despeñadero históricamente. Nos dividimos entre los que tienen razón y los que no. Yo soy un ferviente defensor de la idea de diálogo y de la contraposición de opiniones, de poder llegar a zonas grises.

Hoy día se ocupa mucho el término amarillo como peyorativo y yo creo que finalmente la búsqueda de concilio tiene que ver muchas veces con el amarillo, con la actitud que ha tomado inteligentemente Gabriel Boric en el último tiempo. De ceder, conversar y participar en reuniones, más que restarse taxativamente. Es el momento de establecer conversaciones, siempre defendiendo tus ideas y posturas, pero también dando por lo menos una chance de que otro pueda tener algo de razón”.

-¿Cómo te afectó el fin de “Viva la Pipol”? ¿Existió algún proceso de reflexión?

“Un poquito menos existencialista que otras veces de mi vida. A mí me dio mucha pena porque veníamos trabajando con un equipo dos años a la par, codo a codo. Estábamos todos con un mismo concepto, nos conocíamos nuestros defectos, virtudes, mañas, aciertos y desaciertos. Entonces tener que comenzar todo de nuevo es desgastante, pero se entiende como está la industria.

A mí lo que más me preocupa es trabajar bien, de una manera responsable y profesional, hacer mi pega lo mejor posible. No hubo mucho tiempo para reflexionar porque tuve que terminar de hacer el programa “Tu Vida, Tu Historia”, sabiendo que llegaba a su fin. Después me integré al matinal, así que no he tenido momentos de duelo y tampoco creo que los tenga.

Hay que ser fuerte no más, darle para adelante y trabajar. La situación está muy frágil en todo sentido, hay muchos colegas del mundo de las comunicaciones que lamentablemente han quedado sin trabajo. No es tiempo de quejarse, es tiempo de agarrar la pala y trabajar”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X