Crédito fotografía: 
El Día
A un año del fenómeno natural que puso a la región de Coquimbo en los ojos del mundo entero, los artistas nacionales Quique Neira, Los Jaivas y Los Viking´s 5 recuerdan con emoción y gratitud su actuación en una jornada histórica para el país. En conversación con El Día, reviven emociones difíciles de describir.

Mágica e inolvidable. Así califican la experiencia del eclipse solar total los artistas nacionales que actuaron en medio del fenómeno natural que paralizó a la región de Coquimbo. A un año del evento meteorológico, los músicos recuerdan con gratitud aquel regalo de la naturaleza.

Más de 300 mil personas llegaron a la zona para ser parte de un día histórico, que sin duda marcó sus vidas para siempre. La ciudadanía disfrutó de la magnificencia del universo en compañía de sus familiares y amigos. Mientras algunos optaron por vivirlo en silencio, otros se deleitaron con la melodía en vivo de su grupo favorito. 

En un ambiente de efervescencia y fraternidad, la banda regional Los Viking´s 5 brindó el mejor concierto de su historia en la Avenida Costanera de la comuna puerto. Lo propio hicieron Los Jaivas en Casa Bagua, ubicado en la localidad de Diaguitas en Vicuña, y Quique Neira en la cancha del Parque Oasis en Andacollo.

En conversación con El Día, Ángel Núñez, director de la agrupación porteña, rememora el show más especial en sus 50 años de trayectoria. “Fue mítico preparar una presentación para recibir un eclipse. Fuimos privilegiados, tuvimos mucha suerte de ser una de las bandas elegidas para este histórico momento”, expresó.

El líder del conjunto responsable del gran éxito “De Coquimbo Soy” recuerda que “todos estábamos preocupados de lo que iba a suceder. La previa fue maravillosa, linda y la gente estaba contenta, con mucha curiosidad. Era una atmosfera de carnaval y de alegría. Fue emocionante ver a la gente feliz”.

La estrella que brilla en el cielo

El ex integrante de la banda de reggae Gondwana fue el encargado de animar la fiesta en la comuna de Andacollo, hasta donde llegaron alrededor de 10 mil asistentes. En el momento en que interpretada la canción “Verde, amarillo y rojo” se inició el fenómeno natural que conmovió a la región estrella.

“Fue algo inolvidable y hermoso que tuve la suerte de vivir como simple ciudadano del mundo, pero además como músico, estando arriba del escenario. No solo vi el eclipse y me sentí pequeño como una partícula microscópica en este universo, sino que también estaba realizando mi trabajo”, cuenta a nuestro medio.

A un año del eclipse total de sol, Quique Neira reafirma lo que sintió en aquellos minutos de oscuridad. “Sin duda es uno de los momentos más bonitos en mi carrera como artista y uno de los más mágicos de mi vida”, destacando que “la atmosfera que se respiró ese día fue especial, se sentía en el aire”.

El intérprete de “Felicidad” y “Cosas buenas” asegura que no existían palabras para describir lo ocurrido. “Sabíamos que nos habíamos reunido para algo sumamente extraordinario, pero lo que nos tocó vivir era muchísimo más grandioso de lo que creíamos. Fue realmente conmovedor”, comenta.

Neira agradece la oportunidad de recordar el evento meteorológico que centró las miradas del mundo entero y que de alguna manera, marcó un antes y un después en su camino artístico.

“La sensación es de que soy muy afortunado y que literalmente hay una estrellita que brilla en el cielo para mí. Siempre he buscado hacer alusión a estos fenómenos y a la magia que habita en la naturaleza. Lo vengo cantando desde siempre. Estar ahí ese día fue un regalo, un premio de la vida”, señala.

Todos juntos

Uno de los shows más esperados en el marco del eclipse solar fue el de la banda chilena Los Jaivas. Nadie quería perderse la posibilidad de corear “Todos juntos” en medio del fenómeno natural. Fue una cita intima, pero enriquecedora para quienes acudieron a Casa Bagua en el corazón del Valle de Elqui.

“De los 30 años que llevo en el grupo, de los múltiples conciertos en paisajes ensoñadores que hemos realizado, ciertamente el eclipse del año pasado fue el momento más increíble en el cual he tocado mi instrumento, en un escenario inigualable”, expresa a El Día Juanita Parra, baterista y percusionista de la agrupación.

Al pensar en aquella jornada, la artista revive una imagen que la conmueve y la invita a la reflexión. “Cuando comienza el eclipse y el concierto nos invadía una emoción muy grande. El público estaba muy receptivo y me acuerdo que cuando quedaba el último haz de luz la gente pegó un gritó que me sacó de la concentración. Era realmente increíble la atmosfera, se sentía mucha calma”, detalla.

Sobre sus sensaciones posteriores, cuenta que “quedé muy energética a diferencia de otras personas del grupo que de hecho se durmieron. Yo quedé con cierta euforia y con la sensación de haber actuado en un momento único, que nos recuerda lo infinito del universo, la inmensidad en la que nos encontramos sumergidos y que tantas veces se nos olvida”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital