Crédito fotografía: 
Efe
Pidió la "liberación inmediata" de todos aquellos detenidos ilegalmente y una pronta investigación de las presuntas violaciones de derechos humanos

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, condenó la violencia policial ante las protestas pacíficas organizadas tras las elecciones en Bielorrusia, que ha causado al menos un muerto y 250 heridos, y pidió que "se escuche el descontento del pueblo".

La expresidenta chilena señaló en un comunicado que ha habido un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes mayoritariamente pacíficos, incluyendo el uso de pelotas de goma, cañones de agua y granadas aturdidoras.

"La gente tiene derecho a expresar su descontento, especialmente en el contexto de unas elecciones en las que la libertad democrática debe ser mantenida, no suprimida", señaló.

Bachelet también dijo que, según los informes recibidos por su oficina, unas 6.000 personas han sido detenidas en Bielorrusia en los últimos tres días en relación con las protestas, "lo que apunta a detenciones masivas que violarían claramente los estándares internacionales de derechos humanos".

Pidió por ello la "liberación inmediata" de todos aquellos detenidos ilegalmente y una pronta investigación de las presuntas violaciones de derechos humanos, que sea conducida de forma imparcial e independiente.

También expresó la alta comisionada su temor a que algunos de esos arrestados estén sufriendo maltrato, como sugieren algunas denuncias recibidas, por lo que recordó al Gobierno del país europeo "la absoluta prohibición de la tortura y otros malos tratos a detenidos".

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital