Crédito fotografía: 
Efe
El mandatario brasileño sostiene que "es momento de abrir el comercio con responsabilidad, volver a la normalidad y rescatar los empleos".

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a defender este domingo la normalización de las actividades económicas y la reapertura de todo el comercio pese a que la pandemia del coronavirus continúa sin control en Brasil, el segundo país más afectado por el COVID-19.

"El momento es de abrir el comercio con responsabilidad, volver a la normalidad y rescatar los empleos", afirmó el líder ultraderechista en un video que publicó este domingo en sus redes sociales.

El capitán de la reserva del Ejército es uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad de la enfermedad, a la que llegó de tildar de "gripecita" pese a que fue uno de los 3,5 millones de brasileños que la contrajo, y desde un comienzo ha manifestado más preocupación con los efectos económicos de la crisis.

El jefe de Estado recordó que hace cinco meses dijo públicamente que la epidemia del coronavirus exigía respuestas tanto sanitarias como económicas simultáneamente y agregó que esta semana hasta el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, le dio la razón.

"En marzo de este año dije que teníamos dos problemas graves por delante, el virus y el desempleo, y que ambos tenían que ser tratados simultáneamente y con la misma responsabilidad", afirmó en el video de este domingo, en el que reprodujo la declaración citada y en la que afirmó que si no se ataja el desempleo generado por la pandemia se producirán más muertes.

Bolsonaro afirmó que la semana pasada, cinco meses después de su pronunciamiento, el propio director de la OMS afirmó que la economía y la salud son inseparables.

El video también reproduce el pronunciamiento en el que Tedros aseguró que las opciones entre vida y bienes y entre salud y economía son falsas, y que "la pandemia es la demostración de economía y salud son inseparables".

Según Bolsonaro, mientras que en los últimos cinco meses algunos gobernadores regionales y municipales optaron por "destruir empleos en Brasil", en una referencia a las cuarentenas y a las medidas de distanciamiento social impuestas para frenar el coronavirus, su Gobierno prefirió darle apoyo a las empresas para que puedan mantener a sus empleados.

Igualmente citó el subsidio creado por su Gobierno para ayudar a la población afectada por la COVID-19 y que beneficia a unos 60 millones de desempleados, informales y personas sin recursos.

"Ese valor (600 reales o 107 dólares) puede no ser mucho para quien lo recibe, pero es mucho para (el Gobierno de) Brasil, que gasta 50.000 millones de reales (unos 8.928,6 millones de dólares) por mes", afirmó.

Brasil acumula 114.250 muertes y 3.582.362 contagios de coronavirus desde que registró el primer caso de la enfermedad, el 26 de febrero, hace casi seis meses.

Las cifras confirman a Brasil, con sus 210 millones de habitantes, como el segundo país con más víctimas y casos de COVID en el mundo, tan sólo superado por Estados Unidos, y como uno de los epicentros globales de la pandemia.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día