El martes fue un día de recogimiento, de exigir justicia, de enfrentamiento con los que participaron en el crimen de 15 militantes y simpatizantes de izquierda,  asesinados por la “Caravana de la muerte”
Ese día, el juez Mario Carroza ordenó la ejecución de escena del fusilamiento de víctimas de Sergio Arellano Stark, que no puede descansar en paz, con tanto crimen sobre su conciencia.
Al general en retiro Juan Emilio Cheyre y a Pedro Espinoza les fue exigida su presencia por el juez, para verificar su participación en los hechos.
Cheyre, el mismo general que como comandante en jefe del Ejército, mantuvo una  actitud de colaboración con los derechos humanos, que guardaba  distancia sobre  los jefes, oficiales y suboficiales, que eran procesados por delitos de lesa humanidad.
El mismo general del “nunca más”.
El mismo que en opinión del juez Carroza es un imputado, por estar relacionado con las ejecuciones  de 15 personas en el Carillón del regimiento Nº 23 en ese tiempo “Arica”, un fatídico 16 de octubre de 1973.
Y al que testigos relacionan con los hechos, porque fue el encargado de sacar a los prisioneros de la cárcel de La Serena hacia el sitio de fusilamiento. Como teniente ayudante del comandante Ariosto Lapostol conocía todo lo que ocurre en la unidad militar, por lo que no puede rehuir su responsabilidad moral.
Es por eso que sería sano para todos que renunciara a su cargo en el Servicio Electoral. Carece de moral. 
El Servel es parte de la médula de la democracia y no puede estar ahí una persona que colaboró en actividades para que la democracia fuera demolida el 73 y en su lugar se erigiera una de las dictaduras más sangrientas de Latinoamérica.
Y Juan Emilio Cheyre ha sido el gran burlador.
Intentando convencer a los chilenos de que nada tuvo que ver con los hechos que se investigan. Impidiendo  un imperativo de la historia de llegar a la verdad y a la justicia.
 Tal parece que solamente desea pasar como el que intentó burlar a la justicia, con falsas imágenes y declaraciones vanas.
Pero la verdad prevalecerá.