A mediados de esta semana recibimos a la comunidad El Durazno en la Comisión de Recursos Hídricos que presido. Ellos nos dieron a conocer su punto de vista respecto de la construcción del Embalse La Tranca, y nos contaron que existe el serio riesgo de que se inundaría a unas 25 familias, afectaría a Combarbalá atentando contra el medioambiente, la napas subterráneas y lo trágico que sería entubar el Río Cogotí, por esta serie de dudas, citamos a la próxima sesión de la Comisión al Ministro del MOP, Alberto Undurraga y al director de la DOH, Reinaldo Fuentealba para que nos aclare todo.   Sabemos que por culpa del cambio climático, nuestra región de Coquimbo enfrenta un duro periodo de escasez hídrica. Si bien las lluvias de este año nos dan un respiro, tenemos que prepararnos para los tiempos difíciles que vendrán. En esta línea, se valora la política de embalses que tiene programado el Gobierno, pero debemos ser cuidadosos en la implementación de cada proyecto para obtener mayores beneficios que externalidades negativas. En Combarbalá, comuna muy golpeada por la sequía, se trabaja para poner en marcha La Tranca, embalse que tiene a muchos ciudadanos muy preocupados debido a la serie de dudas que hemos descrito. En la reunión de la Comisión le queremos solicitar a la DOH que nos aclare quiénes serán los principales accionistas beneficiados, porque queremos que también la comunidad se beneficie. Para los vecinos de El Durazno sería una doble catástrofe que se inunden sus casas y que las ventajas queden en pocas manos, visto de esa forma, el embalse se convertiría en una calamidad social y natural.Solicitamos entonces a las autoridades aclarar estas dudas legítimas, para no impactar negativamente la calidad de vida de las comunidades de la comuna de Combarbalá.