El domingo pasado se realizaron en la UDI por 1 vez, la elección directa y democrática de su directiva nacional. Es decir, se utilizó el mecanismo de 1 militante, 1 voto. Sin duda alguna y en comparación con otros partidos, estamos en pañales, pero es el inicio de un camino muy necesario y de tremenda trascendencia para esta colectividad. A nivel nacional, compitieron 2 listas, la de Jacqueline van Rysselberghe y la de Jaime Bellolio. Ahora bien, terminado el proceso y ya habiendo pasado 7 días de la elección, se debe dejar atrás lo que fue dicha competencia y se debe empezar a trabajar por el futuro. Si bien hubo 2 opciones al momento de elegir, ello no significa que sea un factor de división entre uno u otro sector que apoyó cada lista, sino que, todo lo contrario, debe ser el factor de unión para que, ahora que se resolvió la elección, todos y cada uno de quienes militamos en este partido y que en definitiva pensamos iguales, disciplinadamente nos pongamos a disposición del legado de Jaime Guzmán y en forma conjunta logremos consolidar el cambio que Chile necesita. Creo importante señalar que el factor unión es fundamental para lograr ese objetivo, porque cuando como sector trabajamos unidos, los resultados nos favorecen. Ya lo hicimos el 2009 con Sebastián Piñera y lo repetimos este año, cuando ganamos las municipales. Por lo anterior, es indispensable que, pasadas las elecciones internas, trabajemos por el cambio que queremos el próximo año, de manera de primero ganar la presidencial, que a mi juicio debería ser con Sebastián Piñera de candidato; aumentar y ganar las elecciones parlamentarias; conquistar los consejos regionales; y eventualmente ganar las elecciones de gobernadores regionales, en la medida que se apruebe dicha ley. Luego de ello, trabajar arduamente con gestión, metas y plazos, para corregir la actual situación del país por la cual nos ha llevado esta ideología de izquierda que hoy predomina en la Nueva Mayoría y que ha generado todos los efectos negativos por todos conocidos para la ciudadanía. Tenemos que recuperar la capacidad de generar empleos formales y de calidad, generar inversión, generar crecimiento, mejorar la capacidad económica de las familias, mejorar la educación, financiar todos los programas sociales que hoy están en veremos, recuperar la construcción de infraestructura hospitalaria, eliminar las listas Auge, preocuparnos fuertemente por nuestra clase media que hoy carece de los apoyos necesarios para mantener su calidad de vida, centrarnos en la seguridad de la gente y en fin, recuperar el ritmo de crecimiento social, económico y cultural que como país teníamos hasta principios del 2014.  En definitiva, y como dice el antiguó refrán, “la unidad hace la fuerza, la lucha sólo desechos”. Por todo lo anterior, en la interna podemos apoyar a tal o cual persona para que nos represente, pero sólo con unidad y trabajando en forma conjunta, se logran y cumplen los objetivos que hoy más que nunca necesita nuestra Región y nuestro país, para realizar esos cambios.  

 

 

 

X