Esta semana partió la carrera para elegir a nuestros alcaldes y concejales en todo Chile. En nuestra Región se eligen 15 alcaldes y casi un centenar de concejales. Ahora bien, es importante tener presente que el alcalde tiene a su cargo la administración de todos los bienes y programas que se desarrollan en la comuna y el rol de concejales es fiscalizar y autorizar en casos específicos que ese trabajo se haga correctamente. Hasta ahí vamos bien. Sin embargo, hoy por hoy están tan politizadas las elecciones, que lamentablemente no se mira tanto el programa de tal o cual candidato, sino que simplemente se apela al voto partidario. Por lo anterior y dado que lo que elegimos es a la persona que administrará nuestra comuna, sea en educación, salud, aseo y ornato, infraestructura, etc., es que debemos tener la capacidad como ciudadanos y es deber nuestro informarnos para saber quién de los diferentes candidatos entrega la mejor opción para nuestro mejor pasar diario y, en consecuencia, arreglar nuestra calidad de vida. En este punto, además, tenemos que tener la capacidad y responsabilidad, tanto cívica como democrática, de participar e ir a votar, ya que no puede quedar en manos de unos pocos la elección de tan importantes autoridades. Con el voto voluntario, mucha gente se relajó o se rebeló en esta materia, pero es muy importante que hagan valer su voz de manera que quien dirija la comuna lo haga con la representatividad necesaria para llevar a cabo su programa comunal. De esa forma, además,le damos legitimidad para que su labor esté respaldada por la mayoría de los electores y no sólo por un pequeño porcentaje que tiende a votar, no en aras de un programa de administración, sino que sólo por motivaciones político partidistas. Cuando comencemos a cambiar esa actitud, mejoraremos no sólo esa sintonía que los políticos deben tener hacia la ciudadanía, sino que también cambiaremos la forma en que se hace política, comenzando a trabajar más a mediano y largo plazo y no sólo con fines electorales. Depende de nosotros cambiar esto y la manera de hacerlo es primero informándonos de quién o quiénes son los más aptos. Quién viene a trabajar y quién viene a politiquear. Quién tiene las capacidades y conocimientos para sacar la pega adelante. Quiénes son los equipos de tal o cual candidato. En fin, revisando quién será el más útil y eficiente en la administración, desarrollo y progreso de una comuna. Pero, sin duda, lo más importante es que el vecino y la vecina no sean indiferentes y voten en las elecciones de manera que comencemos este año a cambiar la política desde las urnas, que sin duda es lo más democrático que tenemos en nuestra nación.  

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital