Crédito fotografía: 
El Día
Seremi de Vivienda y Urbanismo anticipa ambiciosa propuesta que busca recuperar la normalidad en los territorios vandalizados, dejando atrás el impacto psicológico de los saqueos e incendios.

El seremi de  Vivienda y Urbanismo, Hernán Pizarro admite que una de las primeras tareas en la cual han estado abocado es hacer los esfuerzos por lograr la normalidad, sobre todo en La Serena y Coquimbo, tras más de 50 días de intensas marchas que parten pacíficas, pero con grupos descolgados terminan en vandalismo. Recalca lo legítima de las demandas, pero lamenta el alto grado de destrucción. “Los grupos extremos han causado mucho daño en los espacios públicos, en este caso los semáforos en La Serena, Coquimbo, Ovalle. En las estadísticas estamos en los top tres (a nivel nacional) de los más dañados respecto de los semáforos y señaléticas”

-¿Le ha impactado el nivel de destrucción y ha reflexionado de cómo se puede llegar a estos extremos de violencia?

“Mucho se nos dijo como gobierno que estábamos un poco recogidos, pero claro que estuvimos recogidos dos semanas, porque había que ver cómo avanzaría con una manifestación muy grande y violenta. No soy sociólogo ni psiquiatra, pero claramente aquí hay algo. Llegamos a conclusión como gobierno que Chile cambió y que el país de ayer no tiene nada que ver con el de hoy. Muchos decían que esto se lo esperaban, que era casi evidente que pasara, pero nadie esperaba este nivel de daño, destrucción y autodestrucción. En este sentido el gobierno ha lanzado un plan de reconstrucción que involucra señalética, semáforos, cruces viales, plazas y edificios públicos”.

-¿De qué forma llevarán a la práctica este plan de reconstrucción?

“Lo vamos a desarrollar en dos aristas. Semáforos y señaléticas con una inversión de 300 millones de pesos que son recursos de este año y 400 millones de pesos para cinco espacios públicos. Las cifras que tenemos son las que hemos trabajado con Serplac y la subdere y el Gobierno Regional. Igualmente estamos trabajando con el Ministerio de Transporte luego que se hizo un cruce de información, aunque obviamente las cifras han ido cambiando”.

El momento justo 

-¿Se han fijado un plazo, porque el panorama podría ir cambiando?

“Tenemos que ponernos de acuerdo. Me he reunido con muchas juntas de vecinos y nos dicen que para qué vamos a reparar si se volverá a vandalizar. Pero hemos llegado a la convicción como gobierno y sociedad que la mayoría de la gente dice que hay que recuperar los espacios públicos, porque se genera el efecto del vaso roto. Una ciudad destruida genera no solo un retroceso, un daño comercial y urbanístico, patrimonial, sino que también un impacto psicológico. El ver la ciudad así (destruida) afecta. Creo que no hay que retroceder frente a la delincuencia, los maleantes y la gente de mala fe que ha destruido la ciudad porque los espacios hay que recuperarlos. Espero que no vuelvan a destruirlo, por eso hay que buscar un gran acuerdo para la paz social y volver a la normalidad. Por eso este plan es muy importante porque es tratar de normalizar las ciudades”.

- ¿Esta inversión implicaría trasladar recursos de proyectos que ya estaban planificados?

“Estos recursos son adicionales, no salen de ningún presupuesto regular. Aquí no hay ningún proyecto, de los que se estaban ejecutando o de los ya diseñados que estén con financiamiento, que se vaya a perder. Obviamente hay que ver el próximo año, y para el 2021, probablemente, habrá un cambio de prioridades y algunas cosas se tendrán que empujar antes que otras, sobre todo lo que tiene que ver con fortalecer las ciudades y los espacios públicos”.

La apuesta por la integración social

-¿Cree que las personas que viven en comunas rurales, quiere más su territorio y evitan causar daño?

“Todos estamos tratando de leer para entender lo que pasó y generar cambios estructurales, para que la gente entienda que el Gobierno está haciendo cambios, como también la sociedad civil en su conjunto.  En la ruralidad la gente se conoce y todos se saludan. En las grandes ciudades ni siquiera sabemos quién es el vecino y eso nos pasó.  En mi reflexión lo que sucedió  es que hemos tenido un exceso y un acervo muy grande al desarrollo individual, dejando de lado lo colectivo”.

-¿Comparte con quienes hablan de la horizontalidad y de la integración social?

“Es un proyecto que venimos empujando desde que partimos, pero va a costar mucho porque hay mucha resistencia. Esto pasa en los estratos altos con los medios, pero también pasa con los estratos medios y bajos que tampoco quieren, o no se sienten parte, y cuestionan el que pueda llegar gente por ejemplo de los campamentos.  Hoy tenemos que  pensar un país distinto    avanzar en la integración, aunque esto no se hace de la noche a la mañana, lo que sí hay que realizarlo consensuado, con participación ciudadana de verdad, porque si hay algo que quedó demostrado que mucho de lo que se hace públicamente  y privadamente son participaciones que no son vinculantes y tampoco son muy representativas, muchas veces se hacen sólo por cumplir”. 

El seremi Pizarro, recalca que se debe avanzar en la  participación con la gente, aunque también reconoce que no es fácil. “Por eso las políticas que hoy estamos tomando hay un plan importante de una nueva agenda social, pero la gente quiere más cosas, pero las soluciones de ayer ya no sirven para hoy día y hay que pensar nuevas políticas públicas. El problema es mucho más complejo de lo que todos pensamos. El que cree que el Presidente (Sebastián Piñera) apretará el botón de pánico para que esto se acabe, todos nos dimos cuenta que esto no es así”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X