Crédito fotografía: 
El Día
La iniciativa fue valorada por las autoridades. Sin embargo recalcaron que no se puede prohibir el ingreso ni el libre tránsito a los ciudadanos.

Una cuarentena voluntaria por 15 días fue el anuncio que realizó la localidad de Punta de Choros esta semana a través de un comunicado donde indicaron que diversos gremios y asociaciones de pescadores se adherían con el fin de evitar la propagación del coronavirus al pueblo.

“Los 7 días de paralización que comenzaron el miércoles a las 22 horas, son netamente por los trabajos que hace la gente acá, ya sea en las algas, en la jibia, las machas y las personas que trabajan fuera del pueblo, pero por acá cerquita, se paraliza todo, ese tema es de común acuerdo con el gremio, con los pobladores y con la gente que trabaja en las machas y la jibia” aclaró la presidenta de la agrupación vecinal Changos, Lucía Ossandón.

Agregó que los 7 días posteriores se retomarían las actividades pero se mantendría restringida la salida y entrada de quienes no residen en la localidad. Esto porque en el pueblo solo contarían con una Estación Médico Rural, sin médicos y una paramédica cada 7 días en la localidad, por lo que no tendrían las condiciones para atender a quienes pudiesen contagiarse de coronavirus.

Esto, explicó, se habría decidido en asamblea del pasado 26 de junio tras detectarse los primeros contagios de covid-19 a trabajadores de una planta eólica de las localidades del Llano de Los Choros y en la caleta Chañaral de Aceituno, y como sus habitantes se abastecen en almacenes del pueblo, prefirieron comenzar el confinamiento voluntario.

“Tenemos más de 15 personas con cáncer, tenemos muchos pequeños, muchos adultos mayores y enfermos crónicos, por ende nosotros tenemos que proteger a este número de personas que hasta el momento solo cuentan con la ayuda del poblador que están allí de 6 de la mañana a 10 de la noche haciendo guardia, porque después empieza el toque de queda”.

Según aclaró la dirigenta, el control que instalaron al ingreso del pueblo está desde el 21 de marzo y se trata de una barrera social comunitaria donde 24 habitantes de la zona se turnan y realizan la toma de temperatura, sanitización exterior de los vehículos y toma de datos de quienes no pertenecen a la zona.

Una medida que pese a estar dentro de la ilegalidad les ha funcionado en la localidad, puesto que aseguran que las personas en general comprenden sus razones, por lo que no se han generado inconvenientes.

Por otro lado indicó que tanto Carabineros, Bomberos, así como vehículos de emergencia se eximían de la medida.

“Nosotros sabemos perfectamente que dentro de lo legal somos ilegales, pero estamos restringiendo el paso solo a nuestro pueblo porque no hay ninguna otra localidad más allá de Punta de Choros”.

Por su parte, el alcalde de La Higuera, Yerko Galleguillos indicó que se trató de una medida tomada por los pobladores de forma voluntaria sin intervención del municipio.

“Sin embargo, tal como lo manifestó el jefe de Defensa Nacional, el general Pablo Onetto, dicha idea carece de todo sustento legal. Esta decisión fue tomada además de manera conjunta con el gremio de pescadores que son los que realizan la actividad productiva más importante del sector, por lo tanto, si ellos están de acuerdo en dejar de trabajar por 15 días es una medida voluntaria y muy bien recibida porque se acogen a una solicitud que ha sido la principal sugerencia de la autoridad sanitaria desde que empezó esta pandemia, que es evitar tener contacto social”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X