A un poco más de una semana del  rechazo de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) al proyecto Dominga,  el tema  se mantiene latente  y  preocupa, porque ahora deberá ser dirimido por el Consejo de Ministros y se espera que no se produzcan las inaceptables presiones que se conocieron frente a la decisión regional. La comunidad fue  testigo de la actuación inentendible de algunos seremis y la lamentable decisión del Intendente  en la Comisión de Evaluación Ambiental, que significó el rechazo de un proyecto mineroportuario que llevaba años siendo evaluado por todos los organismos técnicos. Se ha entregado a conocimiento de la ciudadanía un fuerte pronunciamiento del Consejo Regional (Core), que en una sesión extraordinaria llegó a un acuerdo aprobado por 10 votos a favor, dos en contra y una abstención, donde los Consejeros de todos los sectores políticos expresan su molestia por la decisión y manifiestan públicamente su postura de rechazo a la actuación del Intendente y los seremis.En su declaración, se comparten los mismos conceptos emitidos por organizaciones de todo tipo y fundamentalmente, por quienes vivimos en la región, especialmente los vecinos de La Higuera, que tenían altas expectativas respecto de un proyecto del que formaron parte importante en su génesis y mediante el cual esperaban poder mejorar su situación laboral y sus condiciones de vida. De igual manera, una amplia mayoría de los miembros del Core, coinciden en que “es una pésima señal de Chile frente al mundo, para la atracción de nuevas inversiones y la generación de empleo”Uno de los aspectos más preocupantes en esta situación, también expresado por el Core, dice relación con la evidente intromisión indebida en esta decisión, por parte del Ministerio del Interior, como asimismo de parlamentarios de Gobierno que emitieron juicios y presiones inaceptables, lo que finalmente se reflejó en los resultados de la votación en la Comisión de Evaluación Ambiental de la región. Compartimos plenamente los conceptos centrales de esta Declaración Pública, donde se señalan los efectos de esta intromisión en una decisión que debería haber sido tomada en la región y aplaudimos la valentía del Consejo Regional para manifestar su posición de apoyo al Proyecto Dominga, sin aceptar  presiones políticas. Aquí hay que cautelar el cumplimiento de la normativa, pero ser coherentes con el desarrollo de la región, tan necesario para el crecimiento y la entrega de mejores oportunidades a sus habitantes, especialmente de las localidades más pequeñas y tener la calidad de vida que merecen. 

 

 

 

X