Hemos tenido hace unos días  la visita de la Presidenta de la República, en el marco de revisar  los efectos del reciente terremoto y marejadas que azotaron la región; sin embargo no podemos  dejar pasar la ocasión para insistir con fuerza en un tema que nos parece de vital importancia: no es posible que para asignar recursos a la reconstrucción, que evidentemente son necesarios, se recurra a la maniobra de desviar recursos ya asignados a la región para obras largamente anheladas y destinarlos a las nuevas necesidades.
Es evidente que ésta no es la forma correcta de hacer las cosas, sobre todo cuando lo que  se pretende con esta medida, es postergar la construcción del Centro de Diagnóstico y Tratamiento o CDT de La Serena, como ha quedado de manifiesto al no ser incluido en el Presupuesto de 2016 los recursos para su construcción, a pesar de que los montos sectoriales estaban comprometidos para esta importante obra, cuya  construcción había sido comprometida por el Ejecutivo para ser cumplida durante su gobierno.
Hemos emplazado a la Presidenta para que cumpla sus compromisos, porque el CDT de La Serena es una obra emblemática de la Región de Coquimbo y no podemos permitir que sea detenida para reasignar los recursos a la reconstrucción, por muy urgente que ésta sea. El Ministerio de Salud debe disponer de  recursos frescos para reconstruir el Hospital de Coquimbo y por otro lado,  la construcción del CDT debe continuar tal como estaba considerada, para responder a una urgente necesidad de nuestra comunidad de La Serena, que no puede seguir siendo postergada.
Para los usuarios del sistema público de salud, cada día que pasa las condiciones de atención son  más difíciles, las prestaciones básicas son deficientes y los compromisos contraídos en esta área se han postergado, realidad que también vemos en la región, donde no se ha logrado llevar adelante medidas como el mejoramiento de  la infraestructura del Hospital San Pablo de Coquimbo o la ejecución de los Centros de Salud Familiar que hoy están aprobados, pero que no están en ejecución…en definitiva, compromisos sin cumplir.

 

 

 

X