Hemos sido impactados en nuestra región por un sistema frontal que ha provocado lluvias intermitentes en la mayor parte de las comunas, con más de 150 milímetros de agua caída en promedio en las últimas 48 horas, lo que no sucedía desde hace muchos  años, generando desbordes en cauces de agua que  llevaban años completamente secos, pero al mismo tiempo llenando embalses que permanecían en sus niveles mínimos, lo que por muchos años hizo peligrar la agricultura regional.Visto desde el punto de vista del requerimiento  de agua que la región necesitaba, éste ha sido un regalo de la naturaleza; el nivel de agua caída va a servir para la recarga de acuíferos subterráneos, especialmente en los valles, generando además una importante reserva hídrica con las nevadas en la cordillera. Por otro lado, hemos tenido que lamentar  la pérdida de valiosas vidas de algunos vecinos, además de ser testigos de corte de caminos, daños en infraestructura vial e instalaciones públicas y privadas, especialmente en las bajadas de quebradas y pérdidas y daños en viviendas, que pudimos evaluar directamente en nuestro recorrido por  la región.Un porcentaje de la población además ha sufrido  cortes de agua y energía eléctrica, complicando las condiciones necesarias para enfrentar la emergencia; pero es importante destacar el rol que ha cumplido en la predicción de este fenómeno climatológico y sus negativas consecuencias, la red de estaciones meteorológicas CEAZA-Met, administradas por el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, quien generó  información temprana que sirvió de importante apoyo  a la toma de decisiones de la autoridad regional y contribuyó a la implementación de medidas preventivas por parte de los vecinos.Esperamos que una vez enfrentada la emergencia inmediata, las autoridades de Gobierno puedan realmente actuar con la celeridad y efectividad que se requiere, por lo que hemos solicitado formalmente al Gobierno que declare Zona de Catástrofe a las comunas más afectadas y así enfrentar adecuadamente las consecuencias de esta emergencia. De igual manera, esperamos que los habitantes de la región, luego del largo período de sequía, sepamos hacer un uso inteligente y equilibrado del recurso hídrico que hemos recibido.   

 

 

 

X