En debate artificial y equivocado es el que se ha desarrollado en lo últimos días respecto de los migrantes y su relación con la ocurrencia de delitos en nuestro país. Personalmente me parece una actitud demagógica, fascista y racista el intentar vincular a los inmigrantes con la delincuencia, y por lo demás totalmente equivocada. De acuerdo a cifras de las mismas policías, menos del 2% de los delitos son cometidos por extranjeros, y sólo un 0,37% de los extranjeros residentes en nuestro país se ha visto involucrado en algún tipo de delito y en el caso de la región de Coquimbo, la cifra es aún menor, llegando al 0,2%.En este tema de la migración lo primero que corresponde es reconocer que nuestro país se ha visto enriquecido durante toda su historia por personas y familias de otras nacionalidades que por los más diversos motivos han llegado a vivir con nosotros. Quién puede dudar de lo importante que han resultado los croatas en Magallanes, los alemanes en la región de Los Lagos, palestinos, españoles, israelitas, chinos, sirios e italianos, en diversos puntos del país y particularmente en nuestra región, en donde han sido fundamentales para promover el desarrollo y aportar con su cultura.Y decimos que intentar vincular a los migrantes con los delitos, lamentablemente es una actitud fascista y racista, porque quienes hoy llegan desde el extranjero a nuestro país son peruanos, dominicanos, colombianos y de otros países de nuestro continente en donde predomina la piel oscura. Pero lo cierto es que quienes hoy llegan a Chile son en su gran mayoría personas que quieren venir a trabajar, lo hacen en condiciones adversas, según las cifras tienen tasas de escolaridad mayor que los chilenos y delinquen menos que los chilenos.Así, considerando la realidad de las cifras corresponde rechazar cualquier intento político que busque establecer una relación entre inmigrantes y delincuencia, lo que además resulta una actitud extremadamente irresponsable, porque puede provocar brotes xenófobos y ultra nacionalistas que pueden terminar, como ha ocurrido en EE.UU. y Europa, con ataques a poblaciones migrantes.Hoy el desafío es implementar una política migratoria que se oriente a incorporar el aporte de todos quienes de buena fe buscan oportunidades en nuestro país y han decidido transformarse en nuevos chilenos. 

 

 

 

X