Compartirán conmigo la sensación de lo difícil que es cuando parte de este mundo, una persona que con su vida y sus diarias acciones fue dejando una huella imborrable. Esto es lo que hemos vivido hace unos días, cuando fuimos impactados por la noticia del inesperado deceso de don Francisco Puga Vergara (Q.E.P.D.), el director de este medio periodístico, diario El Día, y diario El Ovallino. 
Nos tocó ser testigos del cariño y reconocimiento que cientos de personas expresaron desde el momento que se conoció la noticia, poniendo en evidencia cómo este hombre bueno, este señor de las comunicaciones, había marcado un camino de vida, donde siempre actuó en consecuencia  con sus principios y valores inalterables, con una impronta de rectitud y respeto por las personas.
Él partió inesperadamente, mientras disfrutaba de unas merecidas vacaciones en el sur del país…  Su fallecimiento nos  sacudió a todos, a su distinguida familia, a aquellos que se preciaban de contar con el privilegio de su amistad y también y muy importantemente… a todos sus colaboradores en los diarios  El Día y El Ovallino. Con ellos compartió diariamente y por largos años,  su objetivo de llevar a cabo la misión periodística de la mejor forma posible, dando forma a un diario regional que ya ha cumplido 72 años de vida.
Francisco Puga Vergara fue un hombre que hizo gala de una profunda concepción humanitaria, que lo llevó a apoyar innumerables proyectos de bien comunitario y social, muchas veces levantando  campañas ciudadanas a las que la comunidad siempre respondía.  Con el mismo ímpetu, asumió el desafío invaluable  de apoyar a la región en sus afanes de superación, no sólo a través del diario, sino también participando activamente en instancias como la Asociación de Empresarios de la IV Región, CIDERE;  la Asociación Nacional de la Prensa, ANP y  la Fundación Del Río-Arteaga.
Puede descansar en paz…  
Cada vez que su equipo de redacción se reúna,  recordará su preocupación por  sacar adelante un buen trabajo, pero por sobre todo, sentirá el apoyo intangible  de este gran hombre, que creía en la fuerza e importancia que tenía el trabajo que diariamente se realiza, no sólo para informar sino también, de manera importante, como un medio para entregar cultura a las nuevas generaciones, que podrán seguir su valiosa huella.

 

 

 

X