Crédito fotografía: 
Cedida
El edil de Coquimbo enfatizó en que lo que se realizó nada tiene que ver con las demandas sociales, sobre todo porque una de ellas es mejorar el sistema de salud pública.

Como un atentado a la salud pública calificó el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, el actuar de “encapuchados” que provocó el incendio del edificio de Especialidades Odontológicas dependiente del Hospital San Pablo de Coquimbo, afectando con ello a los pacientes que en este lugar eran atendidos, la mayoría de ellas de familias de escasos recursos económicos.

Tras acudir a las instalaciones siniestradas, ubicadas en calle Alessandri, sector El Llano, donde fueron quemadas y saqueadas las dependencias donde funcionaba el área administrativa de Abastecimiento, finanzas, y el servicio de dental e infectología, del Hospital San Pablo, la autoridad reiteró que este recinto es referente a nivel regional, “no sólo son afectados adultos mayores y niños de la comuna, sino de toda la región. Aquí existen personas que van a quedar sin atención y eso lo encontramos gravísimo. Este es el primer lugar de Chile donde se ataca una infraestructura de salud pública y eso es grave, las mismas demandas sociales van por la solicitud de una mejor salud y estamos los mismos coquimbanos atacando a un servicio que sin ninguna duda, brindaba una atención de buena calidad y con especialistas que nuestra región estaba esperando hace mucho tiempo”.

Pereira lamentó que a pesar de los llamados de paz y tranquilidad las acciones vandálicas han sobrepasado cualquier tipo de pensamiento lógico, “se ha afectado infraestructura, pero lo que más nos preocupa es que en este sector viven adultos mayores y sus familias debieron venir a sacarlos de sus hogares porque el fuego se estaba expandiendo, o sea, esto pudo haber terminado con resultado de muerte por incendio”.

El jefe comunal agregó que hace rato se tiene identificado este sector como un punto crítico en la comuna y se ha informado en forma reiterada a Carabineros de Chile, “estamos en permanente comunicación con ellos y con la Policía de Investigaciones, entregando las imágenes desde que se levantan las barricadas hasta que se encienden y sabemos que son las mismas personas que salen todas las noches a generar disturbios. Repudiamos los actos de violencia y nos vamos a hacer parte de una querella frente a los daños y al perjuicio que se pudieron haber cometido en vidas de las casas aledañas”.

Llamado al gobierno

 El alcalde Pereira exigió al gobierno mayor resguardo de la comunidad y de la salud, luego que insistió que no solamente se dañó una infraestructura, “sino años de trabajo y de intervención de especialistas y sub especialistas del área odontológica, que sin ninguna duda, estaban haciendo un excelente trabajo para nuestros adultos mayores y nuestros niños”. El alcalde adelantó que buscarán mecanismos para colaborar en el breve plazo con la reanudación de algunas de este tipo de prestaciones en recintos de salud del Municipio”. 

Rubén Quezada, presidente regional del Colegio Médico, repudió el hecho  y cree que nada justifica la agresión a los centros de salud, “esto sólo empobrece a nuestro hospital y hace que la atención que estamos tratando de entregar a las personas se dificulte aún más. Este es un centro de derivación regional, que, aunque se reponga con todo el dinero, no va a ser posible recuperar en términos de fichas clínicas, de estudios de pacientes que iban a ser atendidos para mejorar su calidad de vida, donde se quemó la atención de los más vulnerables”.

Impacto económico

Miguel Fuentealba Fernández, Funcionario del Servicio de Especialidad Odontológica, reconoce que existe un impacto que es económico “que tenemos que obviamente evaluar y analizar todo el daño que hay, además hay un daño moral que es importante, aquí se atienden muchas personas, está la especialidad de ortodoncia y trastorno temporomandibular y dolor orofacial, que es mi cargo y yo soy el único especialista a nivel regional, yo veo a todos los pacientes de la región que son derivados, hay muchos que vienen de lejos y que me preguntan dónde los voy atender, se complica todo, las dependencias acá se hace a nivel terciario de odontología, los casos para cirugía son pacientes que tienen patologías importantes que no se van a poder atender, además de eso, en el segundo piso estaba el abastecimiento, es decir toda la parte de funcionamiento de compra del hospital pasa por esta unidad, entonces la pérdida es gigante, son aproximadamente 60 personas diarias que pertenecen a Fonasa”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital