Crédito fotografía: 
Foto cedida
Pablo Campaña, jefe de seguridad del lugar, asegura que “no es habitual que pasen este tipo de situaciones”

La última vez que dos personas murieron ahogados en el embalse La Paloma fue hace diez años, en abril del 2007. Y pese a los resguardos que existen en el lugar, la historia se volvió a repetir. El viernes por la noche Rubén Suazo y Andrés Clavería cayeron a las aguas y luego de días de intensa búsqueda por personal especializado, esta mañana los familiares de Clavería tuvieron serenidad.

Una historia que, pese al desenlace, tuvo un final tranquilizador no sólo para la familia que esperó por largos e intensos siete días, sino que también para Pablo Campaña, jefe de seguridad del embalse, que explica que el trabajo realizado por todos quienes participaron de la búsqueda fue agotador y extraordinario y que no es común” que pasen este tipo de desgracias, puesto que “hace diez años hubo una situación similar donde un padre con su hijo perdieron la vida cuando se encontraban pescando, pero no es habitual que ocurra”.

El accidente, aún recordado en los sectores aledaños al embalse, ocurrió en el sector Las Ruinas cuando el pequeño bote de madera que tripulaban se volcó en las frías aguas, luego de haber ingresado para la pesca de pejerreyes.

Campaña agradeció la labor de todos los rescatistas y de las personas que participaron de la búsqueda, pues “fueron extraordinariamente buenos profesionales y con un gran espíritu de sentimiento".

"Es cierto que se demoraron algunos días, pero fue porque el lugar es bien complicado, ya que abajo –de la laguna- existe un bosque y esto se debe principalmente porque hace unos años el embalse fue víctima de una de las sequías más grande que haya existido, entonces crecieron muchas ramas y arbustos, lo que causó muchos problemas a la hora de poder encontrarlos", explicó.

Leer también: Encuentran cuerpo de segunda persona desaparecida en embalse La Paloma

Además, agregó que "la profundidad de casi 20 metros hace que sea todo muy oscuro, pero gracias a la tecnología y a todo el espíritu profesional de estas personas que participaron, pudimos lograr encontrar los cuerpos. Estas noticias nos hacen grande como país, ya que pese a los complicado se tuvo un buen resultado para todos quienes teníamos sentimientos con la desgracia que pasó”.

El jefe de seguridad aclaró que a la hora de un infortunio siempre se debe mantener la calma. Sí, calma que todos quienes participaron la tuvieron y más aún cuando las esperanzas eran escasas.

"Esto porque la gente que participó de la búsqueda es gente adiestrada para eso, profesionales en control de crisis. Nosotros les facilitamos el levantamiento topográfico de la laguna, y con la información que teníamos, ellos llegaron al lugar aproximado donde estas dos personas naufragaron. Quiero aclarar que acá hubo un trabajo mancomunado, se recibió mucha gente especializada, hubo un helicóptero de Carabineros que patrulló las orillas, el perímetro del embalse. Es decir, se hizo un trabajo súper profesional que también contó con el trabajo de Bomberos", detalló. 

Tras lo sucedido, muchos culparon la falta de seguridad como una de las principales causas del accidente, a lo que Campaña advierte que “siempre ha estado prohibido practicar deportes náuticos en el lugar. No se puede por ningún motivo, ya que no existe autorización. Además, está señalizado que no se puede ingresar. Son casi seis mil hectáreas, entonces también se debe apelar al autocuidado y no existe ninguna posibilidad de hacer alguna excepción. Quienes ingresan lo hacen de manera ilegal. Tenemos vehículos que realizan patrullaje todos los días y de manera esporádica, alternado, tenemos un sistema de seguridad para cuidar el embalse, pero insisto que está prohibido el ingreso al recinto para practicar algún deporte”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X