• Canal de El Maqui Alto, sin intervención y posteriormente el panorama tras el entubamiento.
Crédito fotografía: 
El Día
Los motivos se centran en el impacto medioambiental que afecta a la flora nativa y fauna del territorio, en donde además apuntan a la falta de representación en la toma de decisiones para desarrollar obras en favor de la comunidad de aguas del Canal Maqui. Al respecto, vecinos del sector enviaron carta a la CNR y DGA para plantear reparos en el proceso.

Las repercusiones a nivel medioambiental que ha tenido el proyecto de Mejoramiento, Uso y Regulación de los Recursos Hídricos del río Mostazal, ha sido notorio en el valle de la localidad de El Maqui, en la comuna de Monte Patria.

“La concepción de cualquier mejoramiento está bien. Lo que ocurre es que nosotros vimos cuando se entubó el canal Maqui Bajo, secando toda la vegetación alrededor. Eso sin duda que nos afecta porque no somos grandes agricultores, para nosotros es un tema medioambiental”, sostuvo Rodrigo Zamora, vecino del sector.

Los reparos también se centran en la toma de decisiones ante los proyectos que se desarrollan en la comunidad de aguas. A través de la Comisión Nacional de Riego, la ley 18.450 subsidia obras de riego, las cuales están enfocadas en ampliar las superficies. “Faltan criterios ecosistémicos o no productivistas, como por ejemplo el punto de vista campesino para mirar el subsidio de esas actividades”,  explica Consuelo Infante, secretaria del Consejo Regional Campesino y miembro de coordinadora ambiental Valles en Movimiento.

“Hay harta flora y fauna que se ve afectada y no la vamos a recuperar nunca más. En el sector que vivo yo, había un montón de vegetación que se secó por completo”, Rodrigo Zamora, regante El Maqui

En este sentido, la CNR evalúa proyectos presentados por los canales en virtud de la cantidad de acciones que sostienen la solicitud y no de personas. “En los canales, las decisiones son todas tomadas desde el Código de Aguas de 1981, en razón de que una acción es un voto y no de un regante. Eso se traduce que el empresario del agua muchas veces no vive en el territorio, tiene 50 acciones y yo, que tengo una, vivo en el territorio, mi voto pesa muy poco a la hora de tomar decisiones sobre nuestro canal”, explicó Infante.

La situación que vive El Maqui Alto, según Consuelo, es la falta de representación en la toma de decisiones ya que, “una gran sociedad agrícola además de otro regante -que es quien está haciendo las obras-, decidieron que había que entubar y la mayoría de los vecinos que viven al lado del canal, no quieren, porque hay un ecosistema y va a ver socavada su forma de vida”.

Al respecto, un número importante de regantes, comenzaron a reunirse y barajar opciones para oponerse a esta acción. Es así como constataron que el principal accionista, que mantiene el 50% de las acciones, tenía cuotas impagas en cerca de 6 millones de pesos, por lo que, según el art. 223 del Código de Aguas, “quien tenga sus cuotas impagas no puede votar, es decir, no se cumpliría con el requisito de mayoría. Con eso, la comunidad mandó una carta a la CNR y DGA, informando esta situación”.

Frente al impacto ambiental, Zamora sostiene que la experiencia en el canal El Maqui Bajo es una prueba clara de la repercusión. “Hay harta flora y fauna que se ve afectada y no la vamos a recuperar nunca más. En el sector que vivo yo, había un montón de vegetación que se secó por completo y ese escenario lo más probable siga ocurriendo”, explicó.

En cuanto al proyecto de mejoramiento, el regante sostiene que “hay que entender también que hay sectores en los cuales está conflictivo el tema de la filtración de agua, su pérdida y las separaciones. A lo mejor ahí sí se justifica, pero hagámoslo con una evaluación que nos involucre a todos los que vivimos en el sector”, finaliza.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X