Crédito fotografía: 
Jenny Castillo
La autoridad se refirió a la reforma de modernización laboral que presentará el Presidente este jueves el que, según adelanto, no incluye la modificación del sistema de indemnización por años de servicio. También contó cómo se está preparando el país para los cambios que se vienen con la automatización, con la cual se estima se perderán un 20% de empleos en el país.

El subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, anunció que el presidente Sebastián Piñera presentará este jueves un proyecto de ley de modernización laboral, el cual, según adelantó, contiene una serie de medidas para propiciar el equilibrio de la vida laboral y familiar, además de apuntar a la inclusión.

El personero manifestó que la iniciática no incluirá finalmente cambios en el sistema de indemnización por años de servicio, el que dijo “es un tema que está en estudio y que eventualmente se podrá analizar más adelante”.

Respecto del proyecto de ley que proponen algunos parlamentarios de diversas bancadas y que busca reducir la jornada laboral a 40 horas, señala que están abiertos al diálogo pero que tiene que tratarse de una discusión “integral”. Aunque aseguró que la iniciativa gubernamental que se va a proponer contiene varios aspectos que apuntan en esta línea.

-Como Gobierno han mencionado que está en carpeta un proyecto de modernización laboral. ¿Cuándo será presentado?

“Este jueves el Presidente va a firmar este que es uno de los proyectos de modernización laboral que hemos venido señalando y que busca adecuar nuestra legislación laboral a lo que son los empleos del futuro. Los estudios que ha hecho la OCDE, el Foro Económico Mundial y las comisiones aquí en Chile, no son alentadores en términos de lo que va a pasar con el empleo en Chile producto de la automatización”.

-Claro, la OCDE habla de la pérdida de un 14% de los empleos en el mundo. ¿En Chile sería la misma cifra?

“En el caso de Chile los últimos estudios hablan de que más de un 20% de los empleos corre riesgo de ser automatizado.Ahí la pregunta es de qué lado queremos estar, del lado de los empleos que se destruyen o de los empleos que se crean.Evidentemente queremos estar del lado de los empleos que se crean y para eso tenemos que hacer un trabajo muy fuerte en dos ámbitos: primero en capacitación y segundo en reconversión.

-Esto incluye los cambios en el Sence que se anunciaron…

“El pasado 11 de marzo el Presidente ya presentó un proyecto en el Congreso que busca modernizar nuestro actual sistema de capacitación, porque en Chile se gasta muchísimo dinero en este ítem. Si uno suma los recursos por Ley de Presupuesto, más lo que se gasta por vía franquicia, son alrededor de 500 ó 600 millones de dólares. Pero si uno ve si esta capacitación efectivamente está generando mejor empleabilidad en los trabajadores, la verdad es que no”.

-¿Qué se propone en esa línea?

“Hemos propuesto una serie de cambios en torno al uso de la franquicia tributaria. Uno que puedo comentar es que hoy en Chile pagamos a los organismos ejecutores, las OTEC, sólo por asistencia, pero no exigimos calidad, empleabilidad. Entonces, el proyecto señala, dentro de varios aspectos, uno bien importante y es que se va a pagar un porcentaje por asistencia, pero otro porcentaje importante por empleabilidad, para que ese trabajador luego de ser capacitado encuentre pega”.

“El desafío que les estamos poniendo está acorde al uso correcto que tenemos que hacer de los recursos públicos. En el ministerio tenemos un programa que se llama Servicios Sociales, donde exigimos a los organismos ejecutores capacitación y un 60% o 70% de inserción laboral y cumplen. Por lo tanto, es algo que se puede hacer, pero hay que hacer la pega en términos de salir a conversar con los sectores productivos y levantar los perfiles”.

-Pero, también tiene que haber un cambio respecto a los temas en qué se les va a capacitar, porque ahora hay trabajos que requieren otras competencias

“Ahí estamos haciendo un trabajo a través del Sence, con los observatorios regionales a nivel de todo Chile, en levantar cuáles son los perfiles, las competencias que le mercado laborar requiere.

-¿Cuáles serían estas competencias?

“Estas competencias deben ser digitales y tecnológicas, que haya un manejo del idioma inglés y en que exista un buen aprendizaje de habilidades socioemocionales, habilidades blandas. La capacitación tiene que cambiar no sólo en términos de garantizar empleabilidad, sino que también en qué estamos capacitando. No podemos seguir capacitando en empleos del pasado”.

“Esta no es una carrera de corto aliento, es un trabajo que requiere años de esfuerzo, pero lo importante es que ya se comenzó, no sólo con el proyecto de ley que ya está en el Congreso y se está discutiendo, sino con cambios administrativos que el Sence ya está realizando”.

-¿Qué otros cambios habrá en el Sence?

“Uno de esos cambios muy relevantes es, por ejemplo, la eliminación del tope de edad para capacitarse. Terminamos con esa discriminación y hoy pueden capacitarse como cualquier otro trabajador, porque hoy día los adultos mayores viven más, todos los estudios muestran que Chile va a duplicar su población de adultos mayores en 20 años”.

-Ahí también está el proyecto del teletrabajo, que también apunta a este segmento etario, pero ahí hay que ajustar la normativa cuanto a regulación…

“El teletrabajo es un tremendo proyecto que tiene tres grandes espíritus: es un tipo de empleo moderno, porque tomas las nuevas tecnologías; además es inclusivo, porque no solamente va a ayudar a trabajadores que hoy muchas veces están relegados del mercado del trabajo como son los adultos mayores, los jóvenes, las mujeres, las personas con discapacidad (para que) puedan trabajar; también es un empleo sustentable, porque nos va a ayudar a descontaminar,  a descongestionar las ciudades. Si tenemos personas que puedan desempeñar desde su casa la misma labor que en una oficina, también ayudaríamos al medio ambiente”.

-¿Está pensado para cualquier trabajador?

“Nosotros lo estamos pensando para todo el mundo. Evidentemente no en todos los trabajos uno puede teletrabajar,  pero si una gran cantidad de empleos que hoy realizamos se pueden hacer desde la casa, un café, desde la universidad. Es un tipo de empleo que nosotros estamos fomentando, efectivamente no hay una regulación hoy día en nuestro país, por eso que se necesita regular. A consecuencia de ello el proyecto está en el Congreso, ya se aprobó en la Cámara de Diputados por amplia mayoría y hoy se está discutiendo en el Senado y esperamos que sea ley en los próximos meses”.

Los efectos de la automatización

-Usted hablaba de la inteligencia artificial que está reemplazando muchos de los empleos, el caso de los cajeros en supermercados y tiendas, por ejemplo. Eso obviamente va a impactar mucho en el empleo. ¿Cómo se va a abordar?

“No debemos mirar la automatización como algo que va a venir a destruir el empleo. Si las cosas se hacen bien, todos los países desarrollados muestran que los empleos que se crean producto de la automatización, en sectores relacionados, son mucho más que los empleos que se destruyen”.

“Evidentemente hay empleos que se van a destruir, que son básicamente los más rutinarios, las labores más mecanizadas, pero hay empleos que se van a crear y que dicen relación con estas nuevas tecnologías. Pero estas máquinas que se están creando necesitan a alguien que las programe, que las repare y ahí está el desafío, cómo vamos formando y capacitando a nuestros trabajadores en la formación de estas nuevas competencias”.

-¿No ven un impacto tan importante entonces?

“Acá hay varios mitos que derribar. El primero es cuando se dice que esto es algo sin precedentes, eso es falso, esta es la cuarta revolución que existe. De las tres anteriores, nuestro país no sólo salió vivo, sino que además bien posicionado, de la revolución del internet hoy somos líderes en Latinoamérica. Existe un segundo mito: que esto va a reemplazar a los trabajadores, pero decimos no, acá no es los trabajadores o las máquinas, acá son los trabajadores con las máquinas”.

“No hay que mirar la automatización como un enemigo, si la sabemos llevar bien es un desafío, nos va ayudar a facilitar la vida, peor hay que saber trabajarla y principalmente capacitar a nuestros trabajadores y reconvertir, eso es un hecho real”.

Proyecto de modernización laboral

-La reforma que van a presentar este jueves ¿Va incluir finalmente la modificación del sistema de indemnización por años de servicio?

“No, no tiene considerado una modificación al sistema de indemnización, ese es un tema que está en estudio y que eventualmente se podrá analizar más adelante, pero en lo inmediato no viene considerado dentro de la agenda de modernización laboral”.

-En resumen, el proyecto ¿que involucra?

“Lo que puedo adelantar es que es un proyecto que busca equilibrar lo que es la vida laboral, la vida familiar y contiene ciertas normas de mejora a la actual Ley de Inclusión Laboral. Vamos a proponer varias medidas que van en este espíritu, que es la conciliación trabajo, familia e inclusión. Es un proyecto que creemos va a fomentar un tipo de empleos mucho más modernos”.

“Esperamos obviamente el apoyo transversal de todos los actores políticos y sociales, porque en definitiva es un proyecto que va a venir a mejorar la calidad de vida de los habitantes de nuestro país”.

Proyecto de ley para rebajar jornada de 40 horas

-Hay un grupo de parlamentarios transversal que está proponiendo también una modificación en las horas de trabajo, rebajarlas a 40 horas. ¿Cómo ven como gobierno esta propuesta? 

“El proyecto señala bajar las horas a 40, pero no plantea nada más alternativo. Nosotros hemos dicho que estamos por la conciliación trabajo-familia, y de hecho el proyecto que vamos a presentar este jueves vienen varias medidas en pos de eso. Puedo anticipar que vienen incluso algunas que van a significar rebaja de tiempo de jornada, pero son medidas integrales, nosotros esto lo estamos preparando como un paquete de modernización. Es muy fácil decir que quiero bajar la cantidad de horas en 5, 10, o 12, pero por otro lado no decir cómo nos preocupamos de la productividad”.

“Lo que digo no es una frase cliché, sino que es cierto, Chile es de los países de la OCDE que tiene el mayor número de horas trabajadas, pero a su vez es de los países menos eficientes y menos productivos. Entonces, tenemos que buscar ese equilibrio”.

-¿Pero habrá disposición al diálogo?

“Nosotros estamos muy disponibles en la medida que busquemos fórmulas que permitan mejorar la productividad, también ir explorando alternativas que permitan ir reduciendo la jornada de trabajo. De hecho, en el proyecto de modernización vienen varias medidas que lo que buscan es conciliar lo que es la vida laboral con la vida familiar”.

“Más que oponernos a un proyecto puntualmente, estamos muy disponibles a discutir todas las iniciativas, pero creemos que esto debe verse de manera integral y no sólo una rebaja en el número de horas, porque eso la verdad es que no va a solucionar los problemas que tenemos hoy día en el mercado del trabajo”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X