• El fatal accidente ocurrido en abril del 2019 terminó con dos personas fallecidas, Miguel Garrido y su hijo Jean Pierre de 13 años, mientras que una pequeña de ocho años quedó en estado vegetal.
Crédito fotografía: 
El Día
Mientras la parte querellante espera altas penas por parte del Tribunal, considerando la reincidencia del imputado en la conducción en estado de ebriedad, desde la defensa apuntan a que las víctimas no contaban con los elementos de protección ni seguridad que podrían haber cambiado el desenlace de lo ocurrido. El juicio fue fijado para el 9 de noviembre, será en modalidad semi presencial y se extenderá por cinco días.

Luego de dos fechas postergadas por la pandemia, el juicio oral por el caso del fatal accidente del Puente Zorrilla, ocurrido la madrugada del 27 de abril del 2019, y que terminó con la vida de dos personas, entre ellas un menor de 13 años, ya tiene nueva fecha fijada por el Tribunal.

El juicio se realizará de forma semi presencial el próximo 9 de noviembre de este año, a partir de las 9 de la mañana y su duración se estima para cinco días, puesto que los intervinientes deberán hacer comparecer de manera parcializada a sus testigos a lo largo del proceso.

Los hechos se remontan a la madrugada del sábado 27 de abril del año pasado, cuando el imputado conducía -en estado de ebriedad- una camioneta marca Toyata, momentos en que colisionó de frente a un vehículo Citroen, donde se trasladaba toda una familia, dándose a la fuga del lugar caminando y sin prestar ayuda a los afectados, siendo detenido más tarde por Carabineros.

“Nosotros queremos que los tribunales condenen a este sujeto por el delito de manejo en estado de ebriedad causando dos muertes y lesiones graves-gravísimas a una menor de edad que quedó en estado vegetal y lesiones graves a la madre que representamos”, Raúl Castillo, abogado querellante

De manera instantánea falleció el padre de la familia, Miguel Garrido, chofer de la línea 39 de colectivos. Los dos menores, Mery Danae (8) y Jean Pierre (13) salieron eyectados por el parabrisas, muriendo más tarde el adolescente en el Hospital San Pablo, mientras que la pequeña de ocho años quedó en estado de coma, sobreviviendo la madre, Joselyn Traipe, quien resultó con lesiones graves.

Por este hecho la Fiscalía acusó al conductor de la camioneta por el delito de conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte, lesiones graves y graves-gravísimas.

Asimismo, desde el Ministerio Público explicaron que para el juicio del próximo lunes se presentarán alrededor de 13 personas, entre peritos y testigos. En cuanto a los medios de prueba, la Fiscalía prepara documentos, un informe fotográfico y planos del sitio del suceso, además de la alcoholemia.

Joselyn Traipe, parte querellante en el caso, está siendo representada por el abogado Raúl Castillo, quien comentó que lo que buscaban era que los tribunales condenaran al imputado por los delitos señalados.

“Esperamos una sanción que esté acorde a la máxima legislación vigente, este es uno de los hechos más graves ocurridos en la zona en los últimos 35 años, creemos que un hecho como este debe ser sancionado por la conducta entregada por el sujeto, absolutamente desaprensiva y con un evidente reproche, en razón de la reincidencia que mantiene por conducción en estado de ebriedad”.

Según el abogado, la sanción que arriesga el imputado dependerá de las calificaciones finales de los jueces, sin embargo espera que la sentencia sea al menos de 15 a 20 años.

“El no haber empleado todos los mecanismos de prevención generó un mayor resultado del que eventualmente podría haberse causado y ese argumento tiene por finalidad que la sanción de mi cliente sea menor a la que está solicitando la Fiscalía”, Carlo Silva, abogado defensor

“El sujeto no ha demostrado arrepentimiento, no ha demostrado ningún grado de afectación emocional por las muertes, las lesiones y del daño irreparable que causó. En todo este tiempo no se ha preocupado de indemnizar o reparar el daño ocasionado de alguna forma y, por el contrario, su conducta está destinada a exculpase de los hechos e intentar culpar a las víctimas. Nosotros como querellantes vamos a desarrollar todos nuestros esfuerzos y a desplegar todas nuestras capacidades para que sea condenado y reciba la pena justa” concluyó Castillo.

En tanto, desde la defensa, a cargo del abogado penalista Carlo Silva, catalogaron el juicio como “extraño” debido a la modalidad semi presencial, “el tribunal accedió a que mi cliente y yo estuviéramos presentes, así como los testigos que me interesa examinar y preguntar, lo que me va a permitir hacer preguntas directas respecto del hecho”.

Indicó que hasta el momento se encontraban preparando la prueba pericial, que es el núcleo de su defensa, “estamos discutiendo que las personas del automóvil víctimas de este suceso iban sin seguridad, sin cinturones ni silla de niños y que, de una u otra forma, el no haber empleado todos los mecanismos de prevención generó un mayor resultado del que eventualmente podría haberse causado y eso tiene por finalidad que la sanción de mi cliente sea menor a la que está solicitando la Fiscalía”.

Actualmente el imputado se mantiene con las cautelares de prisión preventiva desde que ocurrió el accidente, pese a los intentos de su defensa por revertirla.

Ahora bien, sobre sus expectativas para el próximo lunes el abogado manifestó que “se pueda desarrollar con normalidad y la idea es que podamos discutir que el tener todos los elementos y medidas de seguridad pudo haber evitado este tremendo resultado, por lo tanto mi cliente es responsable, pero no de todas las lesiones o los resultados de muerte provocados”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día