Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Al menos dos sujetos estarían involucrados en el intento de robo con intimidación en contra de un hombre de avanzada edad. Lo que no sabían los antisociales era que la víctima había sido policía y tenía permiso para portar su arma de fuego, por lo que se defendió de sus atacantes quienes también le habrían disparado. ¿El resultado? Uno de los antisociales –el autor material del hecho- fue abatido por el coronel en retiro y murió en el lugar. Los trabajadores y testigos del hecho narran los minutos de pánico que vivieron mientras se producía la balacera.

Cerca de las 09:00 de la mañana y el strip center de calle Balmaceda con Los Perales, en La Serena, comenzaba a funcionar de manera normal. Los trabajadores ya estaban en sus puestos laborales, atendiendo a los clientes que de a poco iban llegando, principalmente a las farmacias, y sobre todo, a la sucursal del Banco Estado que opera en el lugar donde ya existía una larga fila. 

Hasta ahí, lo de siempre, nada fuera de lo común. Sin embargo, a eso de las 09:35 la tranquilidad se vio interrumpida. Según se investiga, al menos dos sujetos premunidos de armas de fuego y al parecer “dateados”, atacaron a un adulto mayor que se acababa de estacionar, y bajaba de su vehículo con un bolso lleno de dinero para ir a depositarlo a la entidad bancaria. 

Uno de los antisociales lo abordó violentamente, amenazándolo con la pistola, mientras su compañero lo esperaba en otro lugar. La víctima reaccionó con sorpresa y luego de un forcejeo soltó el bolso. 

Pensaban que habían logrado hacerse del botín, pero no contaban con el hombre no era un civil cualquiera, ni mucho menos un inofensivo anciano. Se trataba nada más y nada menos que de un coronel en retiro de Carabineros autorizado para portar armas y con una amplía preparación para utilizarla, lo que finalmente hizo, produciéndose un intercambio de disparos entre los delincuentes y el exuniformado que terminó con uno de los asaltantes –al autor material del asalto- abatido, muerto en el lugar. 

Minutos de terror

Tanto trabajadores como clientes del centro comercial vivieron minutos de terror. No está claro cuántos disparos fueron, pero los testigos que encontramos ayer por la mañana en el lugar de los hechos, hablaban de 20 ó 30.

Aseguran que no vieron el frustrado asalto, pero se dieron cuenta de inmediato de lo que estaba sucediendo, cuando los guardias cerraron las puertas de los locales, para refugiarse y cautelar a quienes estaban al interior. Mientras tanto, quienes quedaron afuera, tuvieron que arreglárselas como pudieron. Así lo relata la señora Mirna Reyes, quien había ido al banco precisamente a realizar un trámite cuando sintió el sonido de las balas, algunas que se perdían y otras que daban en los vehículos que a esa hora ocupaban los estacionamientos.

“Estábamos haciendo la fila cuando sentimos los disparos. Yo miré y veo que había movimiento, y alguien gritó ‘al suelo’. Ahí, yo también empecé a gritar, y a decirle a la gente que nos pusiéramos debajo de la escalera, y me siguieron. Nos resguardamos allí por unos 10 minutos hasta que llegó carabineros. Pero fueron 10 minutos eternos, un verdadero infierno el que vivimos”, expresó Mirna. 

Saúl Meza, otro de los testigos, quien tras el incidente debió esperar a que las policías terminaran sus diligencias para sacar su automóvil del centro comercial, relató que el coronel en retiro era bastante conocido en el lugar, ya que siempre iba a realizar depósitos.

“Para mí es obvio que estaban esperando a este caballero, porque seguramente lo vieron como un trabajo fácil, bueno al final les salió mal. Lo que yo vi fue a mucha gente correr, mientras se producían los balazos. No había mucha claridad de dónde venían, entonces nos arrancamos, nos pusimos debajo de una escalera. Ahí empezamos a llamar a carabineros, pero se demoraron en llegar, y nadie salió hasta que estuvieron ahí porque no se sabía con certeza qué estaba ocurriendo”, relata el hombre. 

De primera fuente

Lo llamaremos “Alberto”. Él dice haber visto todo lo ocurrido, ya que no alcanzó a ir a refugiarse, y debió tirarse al piso debajo de uno de los vehículos, muy cerca de donde se produjo el enfrentamiento. Tenía su automóvil estacionado en el strip center, y la máquina recibió varios impactos de bala. “Yo sólo venía a pagar un dividendo y me encontré con esto”, dice, evidentemente afectado. 

Más allá del daño a su vehículo vio su vida en peligro, y todavía se encontraba en shock. “Sentía que las balas me pasaban por el lado de las orejas. Se estaban disparando los dos y el asaltante cayó al suelo, ahí yo miré al caballero y me hizo una señal de que ya estaba todo controlado, que saliera. Y claro, logró darle a este sujeto que al final murió”, cuenta “Alberto”. 

PDI investiga

Una vez que ocurrieron los hechos, y con la llegada de Carabineros, la gente pudo salir de sus refugios. Sin embargo, los locales no volverían a funcionar durante el día. El propio Fiscal Andrés Gálvez llegó al lugar y encargó la investigación a la Brigada de Homicidios de la PDI  y la Brigada Investigadora de Robos, quienes realizaron pericias en el Sitio del Suceso durante toda la mañana. 

Fue el subprefecto de la BIRO, Rodrigo Villarroel quien entregó antecedentes de lo ocurrido, sin ahondar en detalles. “Esto se produjo cuando llegó una persona en su vehículo particular a realizar un deposito millonario en efectivo. Al bajar del automóvil es abordado por un sujeto que lo intimida con un arma de fuego, se produce un forcejeo y la víctima se defiende produciéndose el intercambio de disparos”, manifestó. 

Consultado respecto al segundo asaltante que habría estado situado en otro lugar, indicó que ello es materia de investigación. “En este momento estamos trabajando para establecer eso, es parte de las indagatorias”, manifestó. 

Por su parte, el Fiscal Andrés Gálvez, también en el lugar de los hechos, expresó que “por el momento no tenemos más antecedentes que los que ya se entregaron. Hay una persona fallecida que habría participado en un robo. Estamos corroborando los antecedentes y al parecer es un extranjero”, especificó. 

Respecto a si el coronel en retiro habría actuado en el marco legal, sostuvo que, “es algo que estamos averiguando y que vamos a establecer una vez que contemos con todos los antecedentes”, dijo. Por lo pronto, el hombre no pasó a control de detención, y tras prestar declaración pudo volver a su domicilio a la espera de una citación por parte del tribunal. 

Los protagonistas

Aunque se presume que fueron tres personas las que participaron en el hecho, dos asaltantes más la víctima, sólo se conoce de dos. El asaltante que terminó fallecido y la víctima del frustrado robo, el coronel en retiro. 

Respecto al primero, se trata de Johan Brito Aguiar, ciudadano venezolano de 33 años, de quien no se supo si mantenía o no antecedentes penales. 

En relación al coronel, se trata de un hombre mayor de 65 años, quien había prestado servicio en otras regiones del país. Tras pasar a retiro hace alrededor de 15 años comenzó con negocios particulares y actualmente era dueño de una tabaquería ubicada cerca del sector donde se produjeron los hechos. El empresario, era visto frecuentemente haciendo depósitos de grandes cantidades de dinero en efectivo, y en esta oportunidad se trasladaba con 25 millones de pesos. 

Según contaron cercanos, estaría tranquilo ya que “confía en que actúo conforme a lo que la ley le faculta”, ante el ataque del delincuente. Por lo pronto, todo es materia de investigación. 

“Legítima defensa privilegiada"

Desde lo legal, consultados distintos abogados, coincidieron en que en este caso se constituye la figura de la legítima defensa privilegiada. Esto es, “si la persona va huyendo con algo que me han quitado violentamente, estoy yo en condiciones de no solamente repeler el ataque sino que hacer cesar este ataque del cual he sido objeto. La situación es límite, porque si el sujeto va huyendo, y se dispara para impedir que se consume la apropiación, y se le hiere, o muere, estaríamos en alguna figura en que cualquiera sea el daño que se le ocasiones al agresor, podría estar ampara bajo una legítima defensa privilegiada”, explicaron. 

Otro abogado consultado respecto a lo que podría venir en el caso, Carlos Galleguillos, sostuvo que la situación es diferente si el antisocial disparó o no.

“Hay que determinar si hubo necesidad racional del medio empleado para repeler. Entonces es importante determinar si uso el arma para recuperar el bolso o si el otro sujeto también estaba armado y disparando. Si solo quería recuperar el bolso y no habían disparos del asaltante, en mi opinión no habría legítima defensa. Pero si el asaltante estaba también disparando si podría concurrir”, especificó el profesional.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X