Crédito fotografía: 
El Día
Adriana Peñafiel lamentó la decisión y la calificó como “centralista” puesto que como cuerpo colegiado habían orientado recursos para enfrentar la demanda de camas en la región, pero “se nos impidió” porque desde el Minsal informaron que habían adquirido 5 recintos de campaña y que uno de ellos sería instalado en la capital regional. Por su parte, Roberto Jacob dijo que el tema es como el cuento del lobo “que viene, que no viene, que se demora, que no se demora”.

Con evidente molestia reaccionaron algunas autoridades regionales y locales tras conocer “por la prensa” que el hospital modular que se había prometido para La Serena, y que significaría el despoblamiento del Hospital San Juan de Dios, sería redestinado a la Región del Biobío en medio de la emergencia sanitaria.

El alcalde de la capital regional, Roberto Jacob, catalogó el tema como el “cuento del lobo”, esto porque a mediados de mayo el Servicio de Salud presentó la maqueta del recinto que se instalaría en el estacionamiento del Estadio La Portada en el mes de junio y cuya habilitación estaría para los primeros días de julio, sin embargo, hubo cambios en la planificación y se atrasó.

“Es como el cuento del lobo. Que viene, que no viene, que se demora, que no se demora. Yo creo que es una tremenda irresponsabilidad, primero que nada porque están jugando con la salud de las personas”, dijo con molestia a través de un video, en el cual también acusó que desde el nivel central se mira a las regiones “como de segunda clase”.

El arribo del hospital, que albergaría 100 camas básicas, era toda una incógnita, en el punto de prensa del 25 de junio el director (S) del Servicio de Salud, Edgardo González, contó que la infraestructura  llegaba el 6 de julio y se pondría en marcha el 18 de julio, sin embargo, este jueves desde la Intendencia Regional informaron que el recinto provisorio se llevaría a las zonas más afectadas por la pandemia.

“Nosotros tuvimos toda la voluntad y el compromiso, pero el Minsal asumió la responsabilidad y la gestión, y vieron que hay regiones que son más urgentes. Como intendenta y como Gobierno Regional seguiremos preocupados por esta situación e insistiremos para que esto se haga con la mayor celeridad posible y que dejen de priorizar otras regiones por sobre la nuestra”, dijo la intendenta Lucía Pinto a través de un comunicado de prensa.

Decisión centralista

El Consejo Regional también manifestó su disconformidad con la decisión. De hecho, la presidenta del cuerpo colegiado, Adriana Peñafiel, dijo que sin información previa ni formalidad habían tomado conocimiento de la situación.

 “Hemos tomado conocimiento sin ninguna formalidad que el hospital de campaña que inicialmente estaba destinado para La Serena, y por una decisión centralista del Minsal, se determinó que iría a la Región del Biobío, nosotros como Consejo no podemos aceptar esta situación puesto que se nos impidió adquirir un hospital con nuestros propios recursos”, manifestó la líder.

La molestia y preocupación de Peñafiel radica principalmente porque Coquimbo es la región con menos camas hospitalarias por cantidad de habitantes del país, situación que mantiene en alerta a los expertos pese a las gestiones que se han realizado para aumentar las camas UTI y UCI.

Fue por eso que el 7 de abril el CORE aprobó una transferencia del FNDR  al presupuesto del Servicio de Salud Coquimbo por una suma cercana a los 2 mil millones para adquirir un hospital de campaña, 18 ventiladores mecánicos y un equipo de determinación PCR, como medidas para enfrentar la emergencia provocada por la pandemia.

Sin embargo, la intención del CORE no pudo concretarse puesto que –según cuenta Peñafiel- el 28 de ese mismo mes el director del Servicio de Salud les informó que el Ministerio de Salud había resuelto comprar con sus propios recursos hospitales modulares y que uno de ellos sería para La Serena.

“Fue así como el acuerdo inicial que habíamos adoptado fue cambiado por la decisión del Minsal. Es por eso que ahora estamos haciendo ver el malestar como CORE, porque se había planteado como una iniciativa priorizada por la intendenta Lucía Pinto en conjunto con el CORE. Hoy nos encontramos con esta profunda molestia y estamos pidiendo explicaciones”, cerró.

Jacob también se refirió a esto y lo lamentó,  “dijeron que no (al CORE) porque iban a mandar uno (…) hemos perdido el tiempo. No hemos comprado uno, ni hemos recibido el otro”. El edil advirtió que “va a llegar un momento en que no vamos a tener donde poner a nuestros enfermos”, criticando al Ministerio de Salud por el "centralismo" en la gestión de la emergencia, acusando a la cartera de "hacer las cosas como a ellos se les ocurre, sin siquiera preguntar la opinión de las regiones o de las comunas".

Mirada política

Por su parte, el diputado DC Matías Walker dijo que la única explicación es el centralismo que hay en el país y es injusto atribuirle responsabilidades a alguien aunque hizo el matiz que si hubiera otro intendente eso jamás habría ocurrido.

“No me imagino a un intendente como Renán Fuentealba y que le hubieran cambiado un hospital y lo mandaran a Concepción, no lo habría aguantado”, reflexionó.

Su par del Partido Comunista, Daniel Núñez, en cambio, dijo que era una mala noticia y que la intendenta Lucía Pinto es responsable porque avala la no entrega y su traslado a otra zona.

“Nosotros todavía estamos en un punto alto de contagios, de hecho volvimos a las cifras diarias sobre cien y eso refleja que la región están en pleno desarrollo de la fase de contagio y es razonable pensar que podríamos tener  un peak en julio lo que podría saturar nuestra capacidad de camas”, agregó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital