Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Tras una maratónica jornada este lunes, la Comisión de Constitución del Senado despachó para ser votado hoy miércoles en sala, la iniciativa que permite a los cotizantes sacar parte de sus ahorros previsionales. Entre los cambios que la comisión implementó para el proyecto destacan su “universalidad”, el no pago de impuestos por retirar los fondos, y que el dinero retirado será destinado a una “Cuenta 2” o a una cuenta bancaria del titular, en dos cuotas máximo de hasta 75 UF.

Luego de una larga jornada de lunes, finalmente la Comisión de Constitución del Senado aprobó en general, por 3 votos contra 2, el proyecto que autoriza a los cotizantes a retirar hasta el 10% de sus fondos previsionales de las AFP, con lo que, la iniciativa quedó lista para ser votada hoy en el pleno de la Cámara Alta.

Cabe recordar sin embargo, que junto con la votación en general, los senadores también votaron la admisibilidad de las 15 indicaciones que diversos actores parlamentarios buscaban introducirle al proyecto, pero que al final, sólo algunas de éstas fueron aprobadas.

Pero en la práctica ¿qué implicaría para el usuario y para el sistema previsional la aprobación de estas indicaciones? Dos expertos analizan para Diario El Día los cambios aprobados por la Comisión de Constitución del Senado.    

Retiro "universal”

Una de las indicaciones que no prosperó era la propuesta por los senadores de la UDI, José Durana y David Sandoval quienes proponían que sólo las personas que hayan sufrido una reducción de su salario producto de la pandemia, pudieran acceder al retiro de sus fondos.

Sin embargo, dicha modificación fue rechazada, con lo que la medida ahora quedaría abierta para todas las personas, sin distinción, incluyendo para quienes ya están pensionados.

Para el economista de la Universidad de Chile, Luis Henríquez, esta medida “desde la perspectiva netamente técnica”, permite focalizar la ayuda a todos quienes han sufrido dificultades financieras producto de la pandemia.

“Es más sencillo, más simple, más directo. Buscar exclusiones o restricciones hace que la medida sea poco efectiva, tal como se ha demostrado con la experiencia del Ingreso Familiar de Emergencia, en donde va quedando un grupo siempre fuera del beneficio que podría haber sido más oportuno en el momento en que dicha política se dictó”, agregó.

Por su parte, para el economista y académico del Instituto de Políticas Públicas de la UCN, Marcelo Olivares, el hecho de que el retiro pueda ser de carácter universal “no será la manera óptima de generar ayuda, ya que pudieran terminar realizando retiros personas que no lo requieran. Los que más tengan podrán retirar montos mayores, y quienes no participan o no han participado en el mercado laboral de manera formal, no serán beneficiados”.

Eso sí, Olivares señaló que frente a las demandas que la ciudadanía ha venido levantando durante los últimos años como el tema de las bajas jubilaciones y la nula respuesta por parte de las autoridades, “bien pudiera representar un avance sustancial en la discusión hacia un sistema de pensiones más solidario”, indicó.

Pensionados

Ahora bien, ante la posibilidad de que las personas que ya están jubiladas puedan sacar sus fondos, ambos expertos advierten que ese es un punto en donde hay que tener cuidado.

En ese sentido, Henríquez explica que los actuales pensionados que quieran retirar sus fondos, “van a tener que hacer ejercicios mucho más acabados si es conveniente el retiro de un monto importante, dependiendo de los saldos que tengan respecto de la continuidad de la pensión que están recibiendo en la actualidad”.

Por lo mismo asegura, en el caso de que opten por sacar esos montos “van a sentir en forma inmediata la disminución de su pensión, a diferencia de las personas mucho más jóvenes que van a tener más tiempo para, eventualmente recuperar aquello o van a ver más lejana la disminución”.

Para Olivares en cambio “el retiro de ahorros tiene el costo asociado de renunciar a la rentabilidad que estos pudieran generar en los próximos años, lo cual en el caso de los actuales pensionados corresponde a un horizonte temporal más breve y por lo tanto una pérdida menor. Probablemente si la restitución de fondos se mantiene en la lógica de deuda estatal con una rentabilidad de UF + 4%, el retiro no tendrá un perjuicio en los actuales pensionados, pero sí un mayor costo fiscal”.

Sin impuestos

Otra indicación que fue rechazada, fue la que presentaron los mismos senadores UDI quienes planteaban que personas que hayan tenido un ingreso superior a 2 millones de pesos el mes previo a la aprobación de la ley, tributaran los fondos retirados. Eso ya no será así, de maneras que el retiro no pagará impuestos.

Sobre ello, el académico Marcelo Olivares, explicó que el retiro del ahorro previsional “constituye la realización de una ganancia de capital (ganancia por rentabilidad), lo cual en principio debiera ser afecto a un impuesto, especialmente en el caso de quienes tienen capacidad de retirar montos más altos y un mayor acceso a servicios financieros”.

“Sin embargo”, asegura, “como el espíritu de la medida es entregar un beneficio directo, no es tan claro el perjuicio sobre el objetivo de ésta”, explica, en cuanto a poder contar con ingresos inmediatos para afrontar la crisis.

Fondo colectivo

Una de las indicaciones que había sido rechazada en la Cámara de Diputados - la creación de un Fondo Colectivo Solidario de Pensiones, cuya finalidad es restituir los fondos que los cotizantes retiren - finalmente se volvió a incluir en el proyecto.

En opinión del académico de la UCN, no se puede descartar que esta medida pueda generar gasto fiscal, pues ésta “considera la restitución de los fondos mediante una deuda del Estado, lo cual sin duda tendrá un costo fiscal, gasto que además será regresivo si no se consideran criterios de progresividad en la restitución de estos ahorros. Es decir, que quienes sacaron menos reciben una mayor (o completa) restitución de ahorros”.

Para Henríquez en cambio, el verdadero inconveniente podría ser para la economía misma, en cuanto a “cambiar ahorro por gasto”, pues lo ideal es que el ahorro se transforme, en el largo plazo, en inversión.  

Otras indicaciones

En tanto, respecto a otras modificaciones que se incorporaron al proyecto que se votará hoy, se destaca que los afiliados de las AFP podrán decidir cuándo retirar sus fondos en un plazo de hasta 360 días desde la publicación de la ley, independiente de que siga o no vigente el Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe.

Además, se acordó que el traspaso de las transferencias se harán hasta en dos cuotas de un máximo de 75 UF cada una, manteniendo los plazos originales implementadas por la Cámara de Diputados.

Se establece además, que los fondos retirados se transferirán automáticamente a una “Cuenta 2” o a una cuenta bancaria del titular, “sin costo alguno para el afiliado”. Otra indicación que se aprobó, fue la que establece que los “fondos previsionales de los afiliados del sistema de pensiones regido por el decreto ley N° 3.500 de 1980, ahorrados tanto en forma obligatoria como voluntaria, serán inembargables e inexpropiables”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital