Crédito fotografía: 
Cedida
Tras la cuenta pública del Presidente Sebastián Piñera, la autoridad regional destacó la contundencia de la intervención y reforzó el llamado a la unidad para enfrentar los desafíos actuales.

El gabinete regional completo, la mayoría conectados a través de videoconferencia, se reunió para seguir la cuenta pública del Presidente Sebastián Piñera tras su segundo año de mandato.

Una rendición marcada por la crisis social que partió en noviembre pasado, y que vino seguida por la pandemia de COVID-19, un virus altamente contagioso que está causando estragos en la salud y la economía mundial.

“Hoy el mundo, Chile y los chilenos vivimos nuevamente tiempos extraordinariamente duros y difíciles, y la adversidad se vuelve a cruzar en nuestro camino. Estamos enfrentando hoy día uno de esos momentos cruciales, decisivos en la vida de los países. Son estos momentos trascendentes los que ponen realmente a prueba el alma de la nación y el temple de nuestro pueblo y lo que más requieren estos tiempos difíciles es unidad, colaboración, diálogo, acuerdos para poder recuperar la confianza en nosotros mismos, la fe en nuestro país y la esperanza en el futuro”, dijo el Presidente en los primeros minutos de su discurso.

Para la Intendenta Lucía Pinto “sin duda, esta cuenta pública está centrada en lo que hoy acontece a todos y cada uno de los chilenos, la pandemia y las medidas que se han puesto en marcha para cuidar y proteger la vida de todos y todas. Pero también estuvo centrada en lo que viene, en lo que será la reactivación económica y todo lo que debe ser la unidad y el llamado a trabajar juntos para superar aquello que nos está sucediendo. Tenemos muchísimo que trabajar, tal como lo señaló el Presidente Piñera, pero sin duda con la unidad y trabajo en conjunto vamos a encontrar y llegar a lo que sea lo mejor para las familias de Chile y de nuestra Región de Coquimbo”.

Durante su intervención, el Presidente Sebastián Piñera repasó los principales hitos y avances del plan de Gobierno, siempre marcando de manera especial las medidas implementadas para preparar la salud pública para enfrentar la pandemia de COVID-19, además de las iniciativas para apoyar a las familias que más han sufrido los últimos meses.

Además, anunció un programa de reactivación para avanzar en la recuperación de los empleos perdidos durante la pandemia y la recesión mundial. Para esto, se considera un masivo y urgente programa de subsidios al empleo, que beneficiará hasta 1 millón de personas con un costo cercano a los U$2.000 millones.

Además, se suma un robusto Plan de Inversiones Públicas en infraestructura física, social y digital, con prioridad en ciudad y vivienda, carreteras y caminos, puertos y aeropuertos, agua potable, riego y embalses; hospitales y consultorios; establecimientos educacionales, transporte público, parques y centro deportivos y culturales, redes digitales y recursos para regiones y comunas.

Con lo anterior, la inversión pública en el período 2020-2022 alcanzará los 34.000 millones de dólares, de los cuales 4.500 millones corresponden a una inversión adicional, generando la capacidad de crear 250 mil nuevos empleos a través de obras que se desarrollarán en todas las regiones del país.

Región de Coquimbo

Durante su intervención, el Presidente mencionó de forma especial a la región al mencionar algunas medidas de preparación ante la llegada de una pandemia que ya lleva 5 meses en Chile. “El Sistema de Salud ha sido permanentemente reforzado con más personas capacitadas, con más y mejor tecnología, con el equipamiento necesario. Y logramos en muy pocos meses más que triplicar su capacidad de atender a los enfermos del COVID-19, con medidas como, por ejemplo, la anticipación de la puesta en marcha de cinco hospitales en Ovalle, Viña del Mar, la Región Metropolitana, Angol y Padre Las Casas”, dijo.

Además, el mandatario se refirió a los efectos del cambio climático y la escasez hídrica, enfatizando en lo fundamental que resulta asegurar la continuidad de la agricultura y la subsistencia del mundo rural, avanzando además en el recorrido de Chile a ser una potencia agroalimentaria.

“Hoy, en Chile tenemos 1,2 millones de hectáreas regadas de las cuales solo un tercio cuenta con riego tecnificado. Solo un ejemplo, entre las Regiones de Atacama y del Biobío todos los años se vierten al mar 55 mil millones de metros cúbicos de agua, si solo aprovecháramos un quinto de esa agua podríamos duplicar nuestra superficie de riego y eso nos exige avanzar en muchos planes. En primer lugar, en la construcción de los 26 embalses ya priorizados como Valle Hermoso en Coquimbo, como Chironta en Arica y están iniciados y en marcha los embalses Punilla en Ñuble, Las Palmas en Valparaíso, Canelillo en Coquimbo y vamos a dejar en proceso de licitación otros más”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X