Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Con una misa oficiada en el frontis del templo, la comunidad religiosa de Santa Ana de Las Compañías retomó la normalidad luego que el recinto fuera consumido completamente por el fuego.

Aunque desde  el exterior no se advierte la magnitud del siniestro, ingresando al interior de la capilla Santa Ana de Las Compañías, queda al descubierto el daño total que dejó el incendio que la madrugada del viernes impactó a los vecinos. Simplemente fue devastador y consumió los principales símbolos religiosos que estaban en el interior.

Sin embargo, los fieles y vecinos del sector esperan  sacar adelante su reconstrucción.

Como primera medida decidieron seguir adelante con las homilías y actividades para el mes de  María.

Danilo Hidalgo Barraza,   coordinador de  la comunidad de la capilla San Ana, no esconde el impacto que le provocó el daño del incendio.  Admite que más allá de lo material,  lo que le provoca es desconcierto, por la importancia histórica del establecimiento. “Duele, porque es un templo antiquísimo y que fue traído del ex mineral de El Tofo (comuna de La Higuera)  y sé que hay muchos tofinos  que deben estar sufriendo en este momento, porque ven destruido una infraestructura donde ellos fueron bautizados o se casaron y participaron por muchos años”.

En busca de la recuperación

El templo pertenece al arzobispado de La Serena y los vecinos ya  comenzaron un trabajo para intentar recuperarlo. El recinto fue  visitado ayer por el obispo René Rebolledo quien lamentó el  episodio y según Hidalgo, comprometió  el apoyo para lograrlo.

“Confiamos en el señor, su casa fue quemada, pero será reconstruida  con mucha fuerza  y humildad y creemos que  volverá a ser  la capilla Santa Ana que siempre ha sido”,  destacó Hidalgo.

Enfatizó  que  iniciarán una campaña  entre todos los cristianos de esta región o conseguir ayuda, incluso, en el exterior, “para construir una nueva capilla sólida, porque esto no se puede reparar, porque  es madera, pero lo que se podría hacer es que los pilares que se salvaron mantenerlos. Aquí quemaron la historia y el patrimonio.  Nuestras imágenes se quemaron, pero se enviarán a restaurar, lo mismo que  Santa Ana  y la virgen María que pertenece a un baile religioso, también se quemó, pero la lograremos recuperar.  Estamos oficiando la eucaristía afuera del templo porque no quisimos irnos de acá y seguiremos efectuando nuestras misas fuera de la iglesia, la fe está viva y eso es lo importante ”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X