• El congresista regional es de la postura que con el Rechazo puede haber más rapidez en los cambios que la opción del Apruebo.
Crédito fotografía: 
Cedida
El legislador regional es de la postura que los cambios que requiere la sociedad pueden hacerse más rápido con la opción del Rechazo que aprobando un camino constituyente que podría demorarse dos años. Aseguró que hay voluntad política para gestionar los cambios.

Por Roberto Rivas - El Ovallino 

Pocas horas separan a los chilenos de una oportunidad que muchos han catalogado como vital por la trascendencia de la consulta, que al margen de su resultado, marcaría un hito en la historia republicana contemporánea.

La opción de aprobar o rechazar la redacción de una nueva Constitución Nacional es sin duda la convocatoria con mayor expectativa en los últimos años, ya que quienes invitan a marcar Rechazo, están convencido que igual se tendrán que profundizar algunos cambios en leyes y en las materias sociales que han sido duramente criticadas en los últimos años.

Bajo esa premisa el diputado regional UDI Juan Manuel Fuenzalida invita a sus seguidores a rechazar el cambio de la carta fundamental, pero con el compromiso de transformar los artículos legales que han estado bajo la lupa de la sociedad.

-¿Por qué se debería votar por el rechazo en el plebiscito 2020?

“Primero yo rechazo el diagnóstico, porque te dicen que con la nueva Constitución te van a solucionar todos tus problemas, los problemas de pensión, de sueldo, de salud, y la verdad es que ese diagnóstico es errado, porque la única forma de garantizar los derechos sociales y de solucionar los problemas es con buena políticas públicas que de reflejen en leyes que sean acordes a las realidades, y con la ejecución de esos programas que sean factibles, por lo tanto establecer un listado de derechos garantizados por la Constitución no va a solucionar tus problemas”.

-Señaló que en segundo término se opone a una nueva carta magna porque el país no estaría atravesando un buen momento económico y social como para darse la oportunidad de crear ese instrumento.

“Chile hoy día es un país más pobre, es un país con menos inversión, es un país con menos puestos de trabajo, y por lo tanto de generarse un proceso constituyente como se está planteando por arte del Apruebo, va a significar, obviamente generar una incertidumbre por a lo menos dos años más donde no vamos a saber cuál va a ser el contenido de la Constitución, no vamos a saber cuáles van a ser los efectos y por lo tanto creo que desde esa perspectiva no es razonable en este momento iniciar un proceso constituyente después de la tremenda pandemia que hemos tenido y después de los efectos del 18 de Octubre que también nos afectó”.

Refirió el parlamentario que también rechaza el argumento de la ilegitimidad de origen de la actual constitución ya no sería válido al ser firmado por el expresidente Ricardo Lagos y todo su gabinete, incluyendo a Francisco Vidal y Yasna Provoste.

“Aquí hay que decir las cosas con claridad, a la izquierda le molesta el contenido de la Constitución, porque centra en su función en la libertad de la persona, que protege a la familia, que protege a los grupos intermedios y establece una serie de limitaciones al Estado. Por último rechazo porque el proceso constituyente no nace de un proceso de la sociedad, fue impuesto por la violencia para ‘lograr’ una salida al problema social que tuvimos después del 18 de octubre y por lo tanto creo que este proceso constituyente no tiene la legitimidad que uno esperaría, y que no está dentro de las prioridades de una sociedad”.

 Agregó el diputado que en otras ocasiones de la historia reciente no se requirieron procesos constituyentes para ejecutar leyes de prioridad púbica, como el Pilar Solidario en el primer gobierno de Bachelet, o el Posnatal en el primer gobierno de Piñera.

“Los cambios se pueden hacer, y los mecanismos los establece la misma Constitución con la reforma, y que obliga a todos los sectores a ponerse de acuerdo con respecto a buscar soluciones a los problemas de la gente”.

-¿Qué ganaría el ciudadano común si gana el Rechazo?

“Los cambios se podrían hacer mucho más rápido, bastaría con hacer las reformas constitucionales que se tienen que hacer desde el punto de vista de las pensiones, del mejoramiento de salud, de la calidad de la educación. También las reformas que podrían terminar con los abusos que hoy día el Estado tiene contra las personas, sea porque no llegan con los apoyos, sea porque no cumplen en materia de salud o educación.  Los procesos podrían ser mucho más cortos en la medida que se hagan con los actuales mecanismos sin esperar a dos años y medio, donde se tendrán que poner de acuerdo a un congreso paralelo y donde los quórum serán mucho más altos que los que establece la actual Constitución. Los cambios a través del Rechazo se pueden hacer mucho más rápido que a través del Apruebo, como plantean algunos”.

-¿No habría que tener mucha voluntad política para generar esos cambios si gana el Rechazo?

“Por supuesto que hay voluntad política. Los que estamos por el Rechazo hemos impulsado muchas leyes como por ejemplo la Reforma al Sistema de Pensiones, que está entrampada en el Senado, porque justamente quieren cerrar el paso a todos los cambios que necesita la población, y lo mismo ocurre con la reforma a Carabineros y a la Ley de Fonasa. No es necesario un cambio constitucional para avanzar”.

-¿Qué cree que pueda suceder el lunes 26?

“Yo espero que gane la democracia independientemente del resultado, que respetemos los procesos, que exista la tolerancia, para que quien pierda, también tenga la humildad de reconocerlo, y yo espero que no nos polaricemos a partir del lunes, sino todo lo contrario, que busquemos el camino del entendimiento que es lo que necesita Chile”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día