• Las casas de la Villa El Mirador de Guanaqueros están siendo habitadas por sus propietarios y propietarias, quienes destacaron la calidad de la construcción.
    Las casas de la Villa El Mirador de Guanaqueros están siendo habitadas por sus propietarios y propietarias, quienes destacaron la calidad de la construcción.
Crédito fotografía: 
Cedida
Se trata de un grupo de 70 personas que hace solo un par de semanas recibieron sus viviendas y se manifestaron felices, indicando que pasaron sin problemas las precipitaciones que afectaron a la región.

Las 70 familias que luego de estar por  15 años organizados en el Comité de Vivienda El Mirador,  que hace un par de semanas recibieron de forma provisoria sus nuevas casas, señalaron que habían pasado sin ningún problema la prueba de las precipitaciones que afectaron a la región.

Indicaron que además de estar felices en sus nuevos domicilios, en los que  están haciendo una serie de arreglos necesarios, se han podido percatar que la empresa constructora hizo un muy buen trabajo de construcción, por lo que están muy conformes, a pesar que aún no reciben de forma definitiva y que trabajan para que aquello ocurra en el menor tiempo posible.

Este conjunto habitacional se hizo conocido luego que las familias se tomaran la Ruta 5 Norte e hicieran público que las casas estaban construidas hace un año y no se las entregaban por temas perfectamente superables mientras ellos las habitaban, como ocurrió finalmente.

Si bien el total de las 70 familias aún no se instala en el conjunto habitacional, aunque ya lo ha hecho más del 80%, esto ha ocurrido porque están haciendo algunas intervenciones necesarias, como instalación de pisos, ya que se entregan solo con piso de cemento, instalación de rejas y protecciones, entre otros trabajos que se materializan.

“Nadie tuvo problemas, pero esta no es la primera lluvia que resisten las casas, porque el año pasado estaban terminadas ya cuando llovió”.  Elena Ángel, presidenta del comité de vivienda.

Felices en casa nueva

La presidenta del Comité de Vivienda El Mirador, Elena Ángel, señaló que  los residentes están felices instalados, precisando que resistieron la lluvia de maravillas, sin que se filtrara ni siquiera una gota.

Aunque aclaró que  “nadie tuvo problemas, pero esta no es la primera lluvia que resisten las casas, porque el año pasado estaban terminadas ya cuando llovió. También resistieron bien el terremoto que hubo en el verano. Así que no ha habido ningún problema, nada de nada”.

Precisa que hay algunas familias que no las están habitando, “porque estamos haciendo arreglos. En mi caso tengo tres hijos y no me puedo ir a la casa así como está, tengo que esperar, porque todos los maestros están ocupados, aunque hay algunos que se cambiaron así nomás con el piso de cemento y otros están instalando cerámicos”.

La dirigenta plantea que hay algunas familias que no se han cambiado, porque la entrega de las viviendas los sorprendió en Santiago por temas laborales y quedaron sin poder regresar porque se declaró la cuarentena.

Elena Ángel tuvo palabras de elogios para la constructora que materializó el proyecto hizo un muy buen trabajo, puesto que los maestros que han llevado se han encontrado con muy buenas terminaciones, con pisos bien nivelados, tienen buenas cadenas, “hicieron un muy buen trabajo al empresa Bonani y Riveros. Estamos contentos, porque no tenemos que hacerles más arreglos que ponerle el piso y otras pequeñas cosas”, dijo.

Referente a la entrega provisoria, mencionó que esto es porque el proyecto tenía algunas observaciones por parte del municipio, pero que una vez solucionadas se hará la recepción definitiva.

El reconocimiento en las calles

Uno de los hechos que se ha destacado de las familias que componen el Comité de Vivienda El Mirador,  es la idea que tuvieron desde un principio de poder destacar a las personas de su localidad  que han sido o fueron un aporte a esa pequeña sociedad. Y cómo lo hicieron?, lograron que en el proyecto habitacional, las calles llevaran nombres de personas de Guanaqueros.

Esa la razón porque algunas calles fueron bautizadas como  Julio Rivera, quien es uno de los fundadores de la compañía de Bomberos de esa localidad, ya fallecido. Otra calle lleva el nombre de Miguel Zambra, quien está vivo y es uno de los primeros socios de las cooperativas que formaban antiguamente los pescadores, antes de ser gremios. Otro nombre es Jorge Romo, quien fue el primer paramédico del pueblo, también vivo y Héctor Mena, primer director de la escuela.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X