Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Son los más cercanos a la comunidad y han debido modificar su forma de trabajo, adaptándose a las nuevas funciones que les otorgó el Ministerio de Salud en cuanto a la trazabilidad y realizando las respectivas visitas y atenciones domiciliarias. Son más de 5 mil las personas que componen los equipos médicos de la atención primaria que en la región han cumplido un rol clave en la continuidad de la atención, especialmente en enfermos crónicos y adultos mayores.

La pandemia del coronavirus ha puesto a prueba la capacidad de la red asistencial y el sistema de salud de los distintos países del mundo.

En Chile, la llegada de la enfermedad significó la modificación en la forma de trabajar de los centros y los equipos de salud, adaptándolos y capacitándolos respecto a nuevas tareas y funciones con el objetivo de dar la mejor atención, especialmente en quienes son más vulnerables al virus.

“Ha sido un trabajo bien arduo, en flexibilizar las funciones que tenían los distintos funcionarios de la atención primaria, ese fue el primer paso que tuvimos que dar nosotros, en reconvertir y en modificar las funciones que tenían los propios funcionarios” contó la subdirectora de Atención Primaria del Servicio de Salud, María Fernanda Gallardo.

Una de sus primeras misiones fue el apoyo y aumento de la capacidad diagnóstica en los servicios de urgencia, especialmente en los servicios de alta resolución de la región, realizando exámenes PCR con el fin de detectar a personas con contagio, desocupar los hospitales y mejorar la resolutividad de la atención.

Tareas a las que se sumó el despliegue en terreno del personal para dar atención domiciliaria a pacientes crónicos y a adultos mayores sobre 75 años que se mantienen en cuarentena, así como la hospitalización domiciliaria, entrega de medicamentos a las casas de los usuarios, entre otras.

Una labor que fue encomendada a la atención primaria de salud que en la región está compuesta por 31 Centros de Salud Familiar (Cesfam), 4 Servicios de Atención Primaria de Urgencias de Alta Resolución (SAR), 11 Servicios de Atención Primaria de Urgencia (SAPU), 9 Servicios de Urgencia Rural (SUR) y 97 postas, que son administradas por los municipios de las diversas comunas de la región.

“El usuario concurre a los centros de atención primaria porque se trata de una atención cercana y familiar y finalmente los mismos funcionarios conocen más que nada a sus usuarios, su geografía, su localización, entonces ahí hemos jugado un rol preponderante” añadió Gallardo.

Actualmente está compuesta por 5.113 funcionarios en todos estos centros de la región, dotación que para esta crisis sanitaria fue preparada y aumentada con la contratación de 124 nuevos profesionales, tratándose principalmente de médicos, kinesiólogos, enfermeros, TENS y paramédicos, que tienen la misión de realizar las hospitalizaciones domiciliarias de quienes no pueden salir de sus hogares en esta crisis.

Una contratación e inyección de recursos que pudo realizarse por el aporte del Ministerio de Salud a los diferentes recintos de atención primaria que en la región ascendió a los 2.500 millones de pesos.

“Dentro de esta estrategia que envió el Minsal tenemos tres puntos claves, la hospitalización domiciliaria básica, tenemos el otro punto de atención domiciliaria, donde se entregaron recursos para que el Cesfam pueda manejar ese punto y el tercero es de refuerzo al recurso humano en los servicios de urgencia de los establecimientos, entones también les dimos herramientas para que ellos pudieran contratar más personal y así brindarlos de una buena y oportuna la atención”.

Trazabilidad

“Hoy la APS se ha tenido adoptar esta misión y esta labor en las cuales tenemos que hacer encuestas, estudios de contactos, estamos haciendo los ingresos y las salidas de los pacientes covid-19, entonces hay una serie de procesos que hoy tenemos que ir en altas velocidades, porque no podemos esperar que un paciente tenga respuesta de sus resultados 5 o 6 días después que llego su examen, entonces tenemos que trabajar en la inmediatez del tiempo” indicó Gallardo.

Sin duda ha sido uno de los principales desafíos dentro de todas las tareas que les ha encomendado el Minsal a los funcionarios de la atención primaria en esta emergencia, ya que se trataría de un volumen significativo de casos diarios y se trataría de un proceso lento y engorroso confesó la directora del Departamento de Salud de la Corporación Gabriel González Videla, Lorena Casarín.

“A la comuna llegan diariamente 60-70 casos, los que primero hay que geo referenciar, definir si realmente corresponden a la comuna, porque a veces la gente se toma los PCR en esta comuna pero vive en otra, entonces tenemos que enviar el resultado para el otro lado para que ellos hagan el estudio de contactos y así les pasa a las otras comunas con nosotros también”.

Luego de eso viene una encuesta que deben hacerle a cada usuario, y que tarda cerca de una hora, por lo que actualmente están todos los equipos de los centros familiares de La Serena en esta labor que se realiza de forma remota, pero que también considera visitas domiciliarias

“Además debemos dar el alta de los pacientes, generar sus licencias y debemos hacer su seguimiento, porque cualquiera de ellos que resulte positivo puede generar algún tipo de gravedad mayor, por tanto también debemos hacer visitas domiciliarias para verificar el estado de salud de las personas, entonces el esfuerzo de los equipos es mayor”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X