Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El Día realizó un recorrido donde se logró abordar el alza en las ventas y algunos reajustes a los precios de los productos que se esperan para septiembre. Además, los entrevistados coinciden en que la sequía no afectará en el corto plazo al mercado.

Septiembre y las fiestas patrias están a la vuelta de la esquina. Una extensa jornada de festejos se espera para este año, donde para acompañar un buen asado, son indispensables las verduras. Es por esto que El Día salió a la calle y recorrió tres reconocidas ferias de la región para conocer la realidad de los vendedores, sus proyecciones y cómo creen que se moverá el negocio para este nuevo dieciocho que se aproxima.

Primera parada

El recorrido comenzó en Terminal Agropecuario La Palmera en La Serena. Bajo el fuerte sol que cubrió la región ayer, nos recibió en su local Juan Esquivel. Quien, de entrada, aseguró que “ahora los precios está súper baratos. Las cajas de lechugas, con 15 unidades aproximadamente, están a 2.500 pesos. Los sacos de papas a ocho mil pesos”, reveló.

Aunque advirtió del alza que ocurre en el mes patrio. “Lógicamente en septiembre debería subir un poquitito, 1.500 o 2.000 pesos más o menos, según el producto”, explicó.

Dentro de los más solicitados, calificó a “la lechuga, las papas los tomates y las paltas también. Esos son los que consume más la gente”, señaló.

En la siguiente cuadra del recinto estaba Hernán Borquez, quien con una malla de limones en mano, comentó que “se venden harto pero en septiembre suben una luquita y media más. La malla que está actualmente a 3.500 más o menos llega a los 5.000”, dijo. 

Segunda parada

La ruta continuó un poco más de 13 kilómetros hacia el sur, en la feria de San Juan en Coquimbo. Rápidamente entramos en contacto con la señora Angélica Peñafiel, que con el mismo carisma que atendía a sus clientes, se dio el tiempo para hablar con El Día sobre sus productos, las lechugas, uno de los más requeridos y que ofrece en “mínimo ocho tipo diferentes”, comenzó diciendo.

De cara a las celebraciones, ella sabe que es una época de bonanza para ellos. “En septiembre, para las fechas de fiestas patrias acá se doblan las ventas. El precio de la lechuga, al menos en mi caso, es a 400 pesos y tres por mil. Para el dieciocho creo que se va a mantener. Yo molesto a los niños que me las venden y les digo “oye, si la tierra sigue siendo la misma”, comentó.

Algunos puestos más adelante, otro comerciante, quien pidió no ser nombrado, nos explicó sobre su caso con la venta de papas, las que, según su tipo, se pueden conseguir entre los 400 y 600 pesos por kilo. De cara a fiestas patrias, expuso que los precios deberían moverse por no menos de los 600 pesos en adelante según su tipo.

Última parada

Finalmente, llegamos al último punto del recorrido, el Terminal Agropecuario y Pesquero La Garza de Coquimbo. Allí, conversamos con Marcelo Tapia, quien, en una entretenida conversación, nos expuso que “anda poca gente comprando, ha bajado mucho. Debe ser porque no hay plata y la gente la está guardando para el dieciocho.”, empezó diciendo.  

Sobre lo que se viene para las fiestas patrias, Tapia aclaró que “la idea es comprar barato para vender barato, pero los distribuidores por lo general mantienen los precios en esta época y sube para las fiestas”, expuso.

Dentro de los productos más solicitados, resaltó  que “hoy en día la papa cardenal, que es la mejor de la zona, nosotros la compramos a 8.500 o 9.000 pesos. Acá el kilo siempre lo he tenido a 500 pesos, para las fiestas debería subir como a 800 pesos el kilo. La otra, la sureña, por lo general se mantiene o sube poco”, aseveró.

También agregó que “la cebolla sale más o menos 6 mil pesos la malla, el kilo está entre los 500 y 600 pesos. Caso parecido pasa con el limón, que también han subido de precio y puede pasar de 5 mil a 7 mil pesos la malla”, detalló.

Finalmente, aclaró que ellos no son los que manejan los precios, sino que, directamente, se ven regulados por lo que los proveedores asignan. “Es muy poco el margen que a uno le deja. Nosotros somos compradores, tratamos de conseguir  más barato para vender barato, pero eso a veces la gente no lo entiende. Piensa que uno le sube el valor pero esto viene de los proveedores”, remató.

Sequía

Dentro del recorrido de ayer, hubo un punto en que todos los entrevistados coincidieron: la sequía como factor a tener en consideración. Si bien, los comerciantes exponen que en lo inmediato no se debería ver un incremento sustantivo de los precios, será a posterior, de no haber lluvias en el mediano y corto plazo, donde las cantidades de producción se verán afectadas.

“Hasta el momento no se ha visto nada, solo especulaciones. Nada concreto. Pero si no llueve es indudable que sí. Entonces si uno compra a otro precio, tiene que subirlos acá. Cambia todo”, dijo Hernán Borquez

“Creo que después del dieciocho se va disminuir la lechuga, porque ya con la sequía se está dando menos. Si tú miras una, se te hacen poco tus dos manos. Yo creo que para esa fecha te va a sobrar una mano. Y todo esto va a ir de la mano con un alza de precios, porque para encontrar en las parcelas les va a costar más y yo entiendo que suba el precio también, porque les va a costar mantenerlas sin agua”, proyectó Angélica Peñafiel.

Punto de referencia

Según la lista de precios de la Central de Abastecimiento de Lo Valledor en Santiago y en base a los productos más requeridos para fiestas patrias,  a la fecha se puede conseguir una caja de lechugas de 10 unidades entre 2.500 y 2.900 pesos y la de 20 entre los 2.900 y 3.300 pesos. La malla de cebollas entre los 4.700 y 5.200 pesos. La bandeja de 15 kilos de tomates entre 10.000 y 11.000 pesos y el saco de papas de 50 kilos entre los 10.000 y 12.00 pesos, aproximadamente. 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X