Crédito fotografía: 
Cedida
La autoridad se trasladó esta semana a la provincia del Choapa para recoger in situ las demandas de diferentes actores de la zona en torno al complejo escenario de escasez hídrica que afecta a las localidades de ese territorio y que amenaza el abastecimiento de agua potable para la población. En ese sentido, reconoció la débil fiscalización que existe en relación al uso del agua y se comprometió a elaborar un estudio hidrogeológico de los acuíferos locales para permitir una adecuada explotación de éstos.

El grito de auxilio de la Provincia del Choapa en torno a la escasez hídrica, fenómeno que hoy incluso tiene a su principal área urbana, Illapel, al borde del desabastecimiento de agua potable, llegó hasta las autoridades centrales de Santiago desde donde el subsecretario de Obras Públicas, Cristóbal Leturia, llegó para tratar de recoger en terreno las demandas de sus habitantes, agobiados ya por esta situación.

En efecto, la autoridad mantuvo numerosas reuniones con regantes y representantes de comités de Agua Potable Rural, además de las autoridades respectivas para iniciar, según explicó, “un camino que nos lleve a la solución” del problema hídrico.

Aprovechando su presencia en la región. El subsecretario reconoció en entrevista con diario El Día que la situación hídrica de la zona es delicada y que por lo mismo, se requieren acciones concretas para cubrir los vacíos que hoy tienen a esta zona al borde de un desastre mayor, o como señalan sus propios habitantes, al borde de convertirse en un “Petorca 2”.

En ese sentido, Leturia explicó que, tras los diálogos con los pobladores, es posible precisar tres líneas de acción a poner en práctica, tanto en el corto, como en el mediano y largo plazo, que incluyen un estudio hidrogeológico de la cuenca, la implementación de un mejor manejo de ésta y la construcción de embalses de cabecera, además de modernizar las herramientas de fiscalización que velan por el correcto uso del agua.

-¿Cuál es su opinión sobre la situación que hoy vive Illapel? ¿Cree que aún es posible evitar un racionamiento de agua potable?

“La posibilidad de un racionamiento de agua en Illapel es solo la punta del iceberg del problema que existe en el Choapa. Por lo mismo hicimos un recorrido con muchos actores políticos de la región, donde lo que hemos buscado ha sido un acuerdo amplio, políticamente transversal para poder dar una solución a este problema hídrico tan profundo en esta provincia. 

Aquí existe un acuífero subterráneo que es muy rico, pero hay una carencia profunda de las aguas superficiales. Y es por eso que debemos apuntar a este acuerdo, no solo para evitar que la ciudad de Illapel se quede sin agua, sino que también para que muchos sistemas de APR que están teniendo problemas de escasez, puedan subsanar este problema, y este año podamos enfrentarlo sin un racionamiento, ni en la ciudad de Illapel ni en los sistemas de agua potable rural”.

-¿Qué opina sobre las denuncias de los pobladores de la zona en torno a irregularidades en la captación y uso del agua? Ellos señalan que no hay suficiente fiscalización por parte de los organismos encargados de eso. 

 “Yo estoy de acuerdo con lo que plantean algunos dirigentes de APR de que la Dirección General de Aguas (DGA) ha estado al debe en cuanto a la fiscalización. Existen muchos antecedentes, muchos rumores, muchos comentarios acerca de que habría irregularidades en el uso del agua, y que la única forma de poder controlar eso es con una correcta fiscalización por parte de la DGA.

Es uno de los puntos importantes que me han planteado los dirigentes de la región, por lo cual yo lo recojo completamente. Por ello, probablemente vamos a hacernos cargo de esto con la implementación de un sistema de fiscalización distinto al que se viene llevando hasta ahora”.

-¿Han faltado mayores atribuciones para fiscalizar este asunto?

“Yo creo que siempre tener más atribuciones favorece la fiscalización. Pero creo que en este caso, con las atribuciones que tiene la DGA, pero con un foco específico en esta provincia, perfectamente puede hacer las fiscalizaciones adecuadas y poder saber si es que acá existe o no, un uso irregular del agua”.

-¿No cree que eso ha dañado la confianza en las instituciones mandatadas a fiscalizar? Por ejemplo, en Peralillo, donde se deben construir los dos pozos para abastecer a Illapel, una parte de los habitantes rechaza las obras porque sienten que podrían afectar sus propios pozos.

“Por eso debemos identificar en qué puntos del acuífero es posible extraer agua subterránea y en cuál punto no es posible extraer, porque como hoy hay una nube de dudas respecto a eso, por supuesto que existe mucha animadversión de los vecinos ante la necesidad de hacer un pozo en tal lugar, pues al no tener en sus manos un análisis de la cuenca subterránea, es perfectamente entendible que no sepamos y que tengamos ciertos temores respecto a lo que va a ocurrir con la construcción de un pozo”.

-Sobre eso entonces, ¿a qué acuerdo se llegó con los vecinos?

“Una de las primeras medidas a que me he comprometido es poder, a la brevedad, traer un estudio hidrogeológico y ponerlo a disposición de todos los vecinos, de los dirigentes y autoridades, para poder identificar con certeza dónde se puede hacer un pozo profundo, sin que afecte a los sistemas de APR colindantes.

Hay voluntad de los todos los actores de buscar una solución y poder identificar el punto donde se debe hacer el pozo subterráneo o los pozos que provean de agua tanto a los APR colindantes como a la ciudad de Illapel. Pero es indispensable y es perfectamente comprensible que debamos, antes de eso, tener un estudio del acuífero subterráneo, que lo conozcan los vecinos y que así ellos puedan tener la certeza más absoluta que la construcción de ese pozo no va a traer como consecuencia un desmedro de sus pozos del APR.

Entonces en el momento en que tangamos esa claridad, que esperamos que sea lo antes posible, podamos avanzar en la construcción de los pozos subterráneos para dar agua a Illapel y a todos los sistemas de APR cercanos”.

-¿Cuándo se estaría entregando ese estudio?

“Yo me he comprometido a estar de vuelta antes de fin de este mes de febrero y espero en ese momento llegar con el estudio en la mano”.

-Mirando a largo plazo ¿cree que se hace necesario legislar además sobre la situación de las aguas y acuíferos subterráneos?

“Sí. Sería tremendamente provechoso además, que los usuarios de agua subterránea y de la cuenca del Choapa pudieran organizarse y hacer sus juntas de vigilancia de aguas subterráneas para poder tener un control de ellas.

Esta es una zona que ha vivido una sequía muy pronunciada al igual que toda la zona del Norte Chico del país, y que por lo mismo, las aguas superficiales están prácticamente agotadas. Entonces tenemos que poner el foco tanto en el análisis del acuífero subterráneo como en la organización de los usuarios de esas cuencas”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X