Crédito fotografía: 
Cedida
Habitantes de la comuna elquina han realizado marchas para exigir justicia en el caso de Anaís Godoy quien cometió suicidio luego de ser violada. Tras ello, se registró el femicidio frustrado de una mujer haitiana, y con ellos una serie de testimonios salieron a la luz a través de las redes sociales. Uno de los casos generó tal impacto que desconocidos fueron a quemar la casa de quien sería el agresor

El caso de la joven Anaís Godoy (16) que se quitó la vida el pasado domingo 28 de junio, luego de luchar durante dos años contra una depresión tras haber sido violada por un sujeto, generó impacto en la comuna de Vicuña. Tanto así, que los habitantes de la zona salieron a protestar para exigir justicia, ya que ella en su momento realizó la denuncia y se ordenó investigar, sin embargo, el Ministerio Público determinó archivar el caso debido a que no se lograron recabar las pruebas suficientes para acreditar el ilícito e imputar al sujeto. 

El presunto autor de la violación, hoy se encuentra preso, pero por otro delito, y el miedo por su pronta vuelta a la libertad habría sido uno de los factores que incidieron en la drástica decisión de Anaís, quien se sintió desvalida, según han relatado sus padres a los abogados que ahora intentan recopilar más antecedentes para reabrir al caso. 

Efecto cadena

Algo está sucediendo en la comuna del Valle de Elqui. El día jueves tuvo lugar otro hecho de violencia en contra de una mujer que pudo terminar mucho peor.  Un hombre haitiano habría ingresado a la casa de su ex pareja, de la misma nacionalidad, donde tras discutir con la víctima la agredió a golpes e intentó quemar el domicilio con ella y su pequeña hija al interior. 

La rápida acción de Bomberos evitó la tragedia, y el sujeto fue detenido y formalizado por femicidio frustrado, quedando en prisión preventiva. 

Aparentemente, estos hechos han generado una reacción en cadena, ya que las mujeres víctimas de agresiones han creado grupos en redes sociales y páginas en las que se han desahogado, tomando la decisión de contar sus historias de abuso. 

Según afirma Kimbelen Figueroa, de la Corporación Cuento Contigo que apoya a las víctimas de vulneraciones de los derechos, desde el caso de Anaís, ellos han recibido una decena de denuncias buscando apoyo, “el que muchas veces no se encuentra en las entidades del sistema”, asevera Kimbelen. 

Consecuencias

Según Figueroa, “incluso mujeres adultas están atreviéndose a dar a conocer lo que les ocurrió en su momento, que no se atrevieron a denunciar, o que denunciaron y no se hizo nada”, expresó. 

Junto con estas denuncias que ha recibido la corporación, las funas a través de las redes sociales también han tomado una fuerza importante. De hecho, a raíz de una publicación de este tipo que realizó una joven de 16 años, acusando haber sido violada por su tío cuando apenas tenía 11 años, un grupo de habitantes de la comuna, según se investiga, provocó un incendio en donde viviría este presunto abusador. 

El siniestro intencional se registró ayer, cerca de las 07:00 en la localidad de Calingasta, según informó el Comisario Daniel Maldonado Vera, jefe de la Bicrim de Vicuña. “Estamos realizando las diligencias paras establecer la dinámica de lo ocurrido y se informará cualquier novedad oportunamente”, sostuvo. 

Larga historia de abusos

De acuerdo a los antecedentes que entregaron cercanos a la víctima, ella realizó la denuncia, pero hasta el momento no había sido notificada de nada, por lo que decidió dar a conocer su historia de manera pública. 

La joven, habría vivido en esa casa anteriormente, pero su familia la echó del hogar, sin darle ningún tipo de protección. A la fecha, se encontraba con apoyo de la OPD de Vicuña. 

Hasta ahora, no se sabe de los responsables del siniestro, pero los escritos en los muros del inmueble dan cuenta que fue una represalia por las agresiones que sufrió la adolescente y que habrían quedado impunes. Tras conocer del incendio, la menor sufrió una crisis, e intentó atentar contra su vida. 

Algo peligroso

La abogada de Abofem (Asociación de Abogadas Feministas) Carolina Tello, manifestó su preocupación por lo que estaba sucediendo en Vicuña, y relató que era el fiel reflejo de un sistema que no está funcionando. “En el caso de la mujer haitiana debió existir flagrancia para que se actuara, pero en otros casos como el de Anaís, o como el de esta chica, imagínate la desesperación que llegan a sentir al ver que denuncian y no se toman acciones, o si se toman, demoran o son ineficientes”, expresó. 

También advirtió que debido a que la justicia no actúa, sucedan este tipo de situaciones en las que la gente toma la justicia por sus propias manos. “No es algo que debe suceder en un estado de derecho, pero hay que ponerse en el lugar de las víctimas”, precisó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día