Crédito fotografía: 
El Día
El alcalde de Monte Patria, admitió que tal cual lo había anticipado, ya se están generando los primeros problemas del recurso hídrico, sobre todo en la zona rural y que efectuarán todos los esfuerzos para que complicación no llegué al área urbana.

Cuando lo contactamos el viernes  para concretar la entrevista, el alcalde de Monte Patria, Camilo Ossandón estaba en  Huatulame, escuchando las inquietudes por problemas  con el abastecimiento de agua. La autoridad admitió a diario El Ovallino,  que lamentablemente se está cumpliendo lo que anticipó hace meses, por lo que llamó  a preocuparse y ocuparse del tema.

“Nosotros dijimos que en el mes de noviembre iban a empezar los problemas del agua, y como lo anunciamos así se han comenzado a generar.  Hemos tenido disminución de la altura de los pozos, de espejos de agua de los pozos, norias, drenes y también una disminución de los 6 a los 3 metros. Por  ejemplo, los que tenían 7 metros de agua promedio hasta el año pasado, hoy muchos poseen 4 o 3,  eso ha ido dificultando que se pueda hacer el trabajo de llenado, porque para poder tirar agua para la potabilización hay menos capacidad  que el pozo de llenarse nuevamente”.

¿Dónde está la mayor complicación para la comuna?

“De forma inesperada   lo  tuvimos en Huatulame.  Pensamos que por la situación particular que tiene  ese río, que depende exclusivamente de    embalse Cogotí, que tiene una infiltración de al menos   200  litros por segundos  y las grietas que posee, se iba a mantener, pero nos dimos cuenta que  el agua no está  escurriendo superficialmente y que se están teniendo distintos problemas  y pudimos observar, en ese mismo lugar, la existencia  de pozos que son ilegales e hicimos inmediatamente  la denuncia  a la dirección General de Agua y a la intendenta”

¿Es el lugar más complejo o cree que se puede ir incrementado al resto de la comuna?

“Es la situación que vivirá la comuna y la región. Hay varias cosas que tomar como medidas. Una de las principales es  realizar  acciones de ingeniería que permitan preparar los pozos para asumir un mejor drenaje del agua, pero también hay una situación que es indispensable que es súper vigilar y fiscalizar por parte de la Dirección General de Agua  y  que se generen tres elementos.   

Primero que  exista el caudal mínimo  ecológico, que es una obligación desde el 2008  que la Junta de Vigilancia tiene que mantener en su escurrimiento  por las cuencas y  eso va a permitir inmediatamente se pueda, no sólo cuidar la naturaleza,    sino que  los pozos  que están en el río estén abastecido de agua de forma permanente y el  tercer  elemento  hacer una buena fiscalización para resolver  los problemas que se van a generar para el riego agrícola que  es motor  de empleo, pero tienen que existir estos tres elementos. 

De hecho el primero que se corta cuando hay poca agua  es el caudal mínimo ecológico y eso genera un desastre y estamos viendo que en parte de la desertificación que tenemos  está precisamente relacionado  en  que hoy no tenemos bosques nativos que permitan infiltrar el agua, drenarlo y entregándolo de forma más pausada  y adecuada”.

¿Teme que esto se pueda prolongar a la parte urbana de Monte Patria?

“Monte Patria, El Palqui   y Chañaral Alto son sistemas que están administrado por Aguas del Valle y  se  han tomado las medidas  para tener el agua disponible al menos por este año,  pero  donde sí se van a generar problemas es  en los 25 APRS que tenemos,  en unos más y en otros  menos, esperamos no tener que generar cortes. Eventualmente en un situación  crítica  vamos a tener que desde el pozo municipal  en donde producimos agua potable poderle hacer entrega.

El problema es que hoy estamos entregando a mil 700  personas  agua potable y si  nosotros   seguimos retirando agua de ese pozo nos vamos a poner en serios problema porque podemos llegar a un momento en que tampoco alcance a producir la cantidad de agua  que se va a requerir para poder entregarle a  todos los sistemas de agua potable”.

Daño generalizado

-¿La mayor dificultad es para el consumo humano o para quienes tiene plantaciones en las zonas rurales?

“La situación del agua va a afectar a todos los vecinos, de una u otra forma, directamente a través del consumo humano o indirectamente a través del desarrollo de la agricultura y afectando gravemente el empleo, pero si uno piensa, eso es una condición natural frente a la sequía. El tema es como hacemos que nos afecte menos o que nos ordenemos para ser conscientes de la utilización del agua, y esa es la dificultad que tenemos hoy. Lo conversé ese mismo día con la Junta de Vigilancia y le hice ver la situación que estaba el río.

No me explico cómo  cuando la función de  vigilar el caudal del río, no sabía de la existencia de estos pozos. Hay que cautelar que la norma se respete y con los niveles de convivencia interna, porque si no entraremos con el problema de tener poca agua, pero además se va a generar una pelea  por ella y eso no lo podemos permitir desde la institucionalidad”. 

¿Está en riesgo el agua para el consumo humano?

“Nosotros hace seis meses le advertimos a la intendenta (Lucía Pinto) lo que iba a suceder, de hecho hay hasta titulares en diarios  en que en noviembre deberían comenzar los problemas de corte de agua en Monte Patria, y asumíamos que una 500 familias comenzaría a tener esas dificultades. Hoy lo que vemos es que se está cumpliendo con ese rango, pero esperamos que ese cálculo que teníamos no vaya subiendo y que vayamos haciendo algunos controles y por supuesto la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) se acerque a los Aprs para tratar de generar algunas medidas de mitigación.

Pero ya tenemos problemas entre el comité de agua potable de Collihuay  y la Junta de Vigilancia del río Mostazal porque quieren colocar un material plástico en el  río para poder llevar el agua y eso podría no cumplir con la responsabilidad del caudal mínimo  ecológico, además que el agua no llegue a los  pozos del agua potable. Hay una situación que debe ser súper vigilada por la autoridad  y en el caso es la dirección general de aguar que debe  estar presente  y en el caso de las Aprs  tiene que contar con el apoyo y la orientación de la DOH que son organismos que tiene el estado para poder resguardar estas situaciones”.

Mayor diálogo

¿Cómo se vive en la comuna de Monte Patria el estallido social, es distinto el impacto a lo que  se  vive en la conurbación?

“La esperanza de un Chile mejor está presente en todo el país, no es un patrimonio de las ciudades, lo que sí la movilidad  social se expresa de forma distinta, con mucho más respeto, con  manifestaciones pacíficas y con esta misma línea de convivencia local.   La dificultad de este acuerdo, que lo valoro y creo va en la línea correcta, pero la dificultad va en no ser capaces de tener una agenda social clara. Los parlamentarios y el Presidente (Sebastián Piñera) están un poco perdidos de cóomo establecer una línea clara de las prioridades, porque eso debe ser financiado.

Me temo, además, que si no somos capaces de tener claridad en este minuto de la agenda social y de los temas que se van a tratar y que son prioritarios para la comunidad, finalmente nos termine cambiando el foco. Ya se está diciendo que se van a perder un millón de empleos y eso va a significar que la agenda pública los próximos meses  también cambie, por tanto es dispensable generar una solución a las materias que son urgente. Sobre el sistema   de ahorro previsional lo discutiremos con la nueva constitución, pero establecer una  pensión digna para los pensionados es una necesidad ahora”.

¿En su comuna han sufrido de incendios o saqueos a locales?

“No, no hemos sufrido mucho en Monte Patria, en general hubo algunos intentos al principio, pero pudimos  identificar a las personas y finalmente eso se aplacó, lo que hemos tratado de generar es un ambiente de dialogo y de expresión mucho más positivas, de hecho realizamos 25 conversatorios que permitieron priorizar cuales son las  materias que los vecinos están viviendo y aparecen algunas que están muy relacionadas con lo que nos pasa, por ejemplo, el tema del agua que es una aspiración muy importante de la comunidad, que se regule de mejor forma y que también se use de forma equilibrada con la disponibilidad de tierra que es una cuestión que  venimos diciendo desde el año 2005”.

Desigualdad acumulada

¿Cuál es la visión por la  forma de protestar que tienen los jóvenes de hoy, siente que se está descargando la rabia que se había acumulado por años?

“No creo que esa expresión que hemos visto en estos días sea de rabia. Ha sido una expresión de oportunidad para aquellos que se plantean desde la delincuencia. Aquí no ha existido sólo una manifestación violenta, no es sólo el enfrentamiento con Carabineros. Aquí ha existido grupos organizados para robar y saquear las ciudades y  es un error que nadie lo plantee  y lo diga con su nombre. Hemos visto cómo se ha quemado la infraestructura pública, y casi como una forma de purgar nuestros pecados y el fuego y el  robo no interpretan lo que el país está diciendo.

Evidentemente la persona que recibe una pensión miserable o la persona que no le alcanza para pagar la luz, porque cada vez que sube más los costos, pero ojo, la gente en Chile no son personas mayoritariamente que estén usando ese tipo de estrategias o ese tipo de comportamiento para la solución de los problemas”.

-¿Cree que el estallido social será  determinante para que quienes hoy están en el parlamento o los municipios no puedan ir nuevamente de candidatos existiendo  una renovación?

“Es importante que nosotros podamos impulsar liderazgos locales, porque eso permitiría tener también una mirada de la realidad que fuera mucho más influyente y eficiente a la hora de determinar decisiones políticas.  Es indispensable que eso suceda. Sin perjuicio que en el parlamento existen personas que son honorables y que pueden hacer contribución y que en un proceso democrático será la comunidad la que tiene que elegir y en eso no hay que tener miedo, pero la estrategia de los partidos tiene que estar   relacionada con poner una conducta distinta y esa conducta requiere nuevas caras y en eso hay que jugársela.

Recordemos que el   2008; 2012 y 2016 el partido llevó candidatos jóvenes  y mujeres en distintas partes de la región de Coquimbo y eso significó que la DC hoy tenga una representación de 25% concejales y un 33% de alcaldes de la región de Coquimbo. Está no es una pelea de viejos y jóvenes, el tema es cómo vamos a colocar a las personas que pueden interpretar de mejor forma lo  que pasa en los territorios.   Lo que ha faltado es conducción política, el problema no es la política, es la falta de ella, es lo que nosotros tenemos que recuperar y representar de la mejor forma  posible”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X