Crédito fotografía: 
El Día
Aunque ocupó papeles destacados en política contingente y llegó a regidor de La Serena en varios periodos, sus mayores logros están en la preocupación por la calidad de vida.

A finales de la década del 60, una complicación que enfrentó el entonces alcalde de La Serena llevó a que se debía elegir un nuevo edil. La tensión se vivía al máximo y había altas posibilidades que el cargo fuera ocupado por un radical. Sin embargo, el regidor socialista y doctor René Nahmías contrariamente a lo que había definido su coalición, no respetó el acuerdo y se opuso al nombre elegido.

Encontraba que el ungido no reunía las condiciones. Simplemente votó por otro nombre. Este hecho revelaba  el carácter y la independencia que Nahmías poseía. No tranzaba. El dirigente político murió ayer en La Serena tras enfrentar una larga enfermedad. En su velatorio estuvieron presentes los principales líderes políticos de su sector y también de oposición.

Cercana relación con Allende

Por su condición de médico, Nahmías entabló una cercanía con el ex Presidente socialista Salvador Allende. En la campaña presidencial de 1970 lo acompaño en más de una oportunidad en las giras que efectuó por la zona donde hablaban de la importancia de tener recintos de salud adecuado.

Fue tal la cercanía con el mandatario socialista  que en una oportunidad le pidió  que lo que quería ver en el parlamento.

“Él era vicepresidente del Senado, y me dice: Quiero que trabajes conmigo, para eso quiero que seas senador, y le respondí muchas gracias, Salvador, pero no tengo interés en ser senador, yo prefiero seguir siendo médico, y me insistía: Pero yo te hago la campaña, te la financio, pero no acepté. Si bien me pareció una oferta interesante, para mí la medicina siempre estuvo primero, lo bueno fue que esto no significó que nuestra amistad se terminara. En su defecto me mandó como diplomático a Uruguay y ahí estuve un año”, recordó en septiembre de 2011 cuando  diario El Día efectuó  una serie de entrevistas  a políticos de diferentes tendencias para conocer cómo habían vivido  las horas previas y días posteriores del  11 de septiembre de 1973. Él entregó su propio testimonio.

“El golpe ocurrió y detuvieron a varios militantes de Coquimbo, yo estaba en mi casa y pensé, socialista totalmente ubicable por los cargos públicos,pensaba estos me van a agarrar. El primer día arranqué hacía un sector rural donde unos amigos campesinos que conocía, llevaba una radio a pilas en la que escuchamos sobre la muerte de Salvador, allí lloré. De madrugada volví, llegué al Hospital de La Serena donde trabajaba, no tardaron en detenerme, me retuvieron un día y me liberaron, a los pocos días me detuvieron nuevamente y permanecí allí por casi veinte”.

-¿Usted fue torturado?

“Tortura física no, no me golpearon, fue tortura psicológica, pero no sé cuál de ellas es peor. Era una celda de 50 cm por un metro, silla ninguna, oscuridad absoluta. Si uno no se vuelve loco las primeras 24 horas puede aguantar y yo lo hice, estuve quince días así”.

-¿Cuál era la acusación en su contra?

“El militar que me interrogaba me decía: ‘Usted fue a Santiago a buscar armas para sus compañeros en clandestinidad’, y yo le respondía: ‘no, eso no es cierto, sí efectivamente fui a Santiago, no a buscar armas sino medicamentos, no fui en mi auto sino en la ambulancia del servicio, y de paso los medicamentos los traje y la factura se la entregué al farmacéutico del Hospital de La Serena y son cosas que usted puede confirmar’”, confesó a diario  El Día. 

Uno de los principales sellos  de Nahmías fue sensibilidad social, sobre todo por los niños.  De hecho  aún es recordada su labor que efectuó en Las Compañías donde a principios de los 70  impulsó un centro de desnutrición. Desde su cargo de regidor había advertido  el drama que vivía los menores del sector Ante la falta de una buena alimentación. El recinto fue levantado en el espacio donde hoy funciona la escuela Arturo Prat Chacón. Su puesta en marcha permitió que los menores  pudiesen acceder a atención oportuna y, sobre todo, alimentarse.

Su hijo Jaime Nahmías llegó el lunes desde Estados Unidos donde vive desde finales de los ‘80 donde también ejerce como médico. Igualmente resaltó el sello social de su labor y lograr la ansiada igualdad de  todos los sectores. Aunque en los dos últimos años el deterioro  de su salud complicaba los diálogos que sostenían por teléfono, igual destaca que su padre nunca perdió el interés por el desarrollo de la Región de Coquimbo y del país, sobre todo en el ámbito de la salud.

Igualmente plantea que uno de los principales legados que deja a las nuevas generaciones es su consecuencia política y el valor de la ética. “Su compromiso social y preocupación por los niños marcó toda su vida, tanto profesional como política, eso  es lo que debiese quedar impreso en la gente y lo otro es su integridad. Hacer lo que  es correcto, independiente del beneficio personal”. 

Con la ex directora del Sernam en los primeros  gobiernos de la Concertación, Daisy Rozas estuvo casada más de 40 años. Confiesa  a diario El Día que la política pierde a un líder que estuvo en los momentos más duros luchando por la recuperación de la democracia. “Estuvimos juntos más de 45 años en las luchas para recuperar la democracia. Tuvimos más alegrías que dolores y lo que más lo hacía feliz era trabajar por los niños de nuestra región”. 

Por su estilo de hacer política, Nahmías era un personaje respetado dentro de la ex Concertación y luego Nueva Mayoría. El ex presidente nacional del Partido Radical, Ernesto Velasco resaltó la pasión y profesionalismo con que enfrentaba. Las diferentes tareas. De hecho, valoro el aporte que realizó  en materia de salud a la Universidad de La Serena. Aún se recuerda cuando desde la Junta Directiva impulso fuertemente la creación de una escuela de Medicina, incluso, una de sus frustraciones fue cuando se enteró que fue la Universidad Católica del Norte  quien logró sacar adelante la carrera y no la ULS, a pesar que el proyecto que él impulsaba estaba más adelantando. Velasco reconoció  los avances que Nahmías había logrado. 

“Para las nuevas generaciones, René   Nahmías fue  una persona que tuvo un compromiso muy sólido con la salud pública.  Además, tenía relaciones de amistad con personas de todo el arco político y eso es lo que uno tiene que rescatar. Fue  un tremendo aporte”.

Desde la política el dirigente valoró su visión para analizar los procesos. En su labor de regidor de La Serena entabló una importante relación con el falangista, Hernán Tirado Ramos. Su hija Cecilia Tirado destacó que ambos compartieron muchos momentos de la vida política.

“Fueron muy amigos y cercanos. Además, en esa época era pocos los médicos pediatras que existían en La Serena y ayudó  a mi mamá en varios nacimientos. Hay que  reconocer todo lo que hizo y es una gran pérdida para la región de Coquimbo en este momento de crisis que estamos viviendo, cuando se requieren políticos de estatura moral como él,  que nos daban certeza y seguridad”. 

Un adelantado

Uno de los atributos que  se le reconocía era su visión y capacidad para sacar adelante los proyectos que le interesaban en beneficio de la comunidad. Si en los 70 impulsó el centro de desnutrición, tras el regreso a la democracia fue clave para lograr que en Coquimbo se creara una escuela de medicina. Luego de la irrupción de la comida chatarra llevó a que la población pasase rápidamente de la destrucción a los altos índices de obesidad en los menores y escolares. Para ello alentó la creación del centro de mal nutrición también en Las Compañías.

Logró un terreno y los recursos para levantar la infraestructura. En esta meta tuvo un aliado clave: el ex Presidente de la República, Ricardo Lagos  quien había llegado a La Moneda. Con el tiempo su proyecto terminó siendo apoyado por la Universidad de La Serena, pero  con el paso de los años la falta de financiamiento afectó su desarrollo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X