Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Este 2021 los electores recurrirán al menos cinco veces a las urnas, panorama que mantiene a los partidos abocados en definir estrategias para mantener o conquistar nuevos territorios. En el plano local, los ojos están puestos en la comuna puerto, considerada como “la madre de todas las batallas”. En esa carrera contrarreloj se han generado fricciones y acuerdos que otrora eran catalogados como “imposibles”.

La búsqueda de acuerdos en el espectro político no ha cesado. Las intenciones de aunar fuerzas prosperan y la idea de mantener o conquistar territorios con nuevos proyectos se ha convertido en tema obligado al interior de las colectividades.

En el plano regional, algunas definiciones para las elecciones municipales, que se desarrollarán el próximo 11 de abril, recién concluyen mientras que otras corren con amplia ventaja aunque con un trabajo más bien silencioso producto de la emergencia sanitaria generada por el covid-19.

Tal como ha ocurrido en otros eventos eleccionarios, la comuna de Coquimbo sigue despertando un profundo interés y se ha convertido en un verdadero botín político que, cabe recordar, se ha mantenido bajo administración PDC desde el retorno a la democracia hasta nuestros días.

Comuna clave

Pero ¿En qué radica la importancia del sillón edilicio porteño? Según destacadas figuras políticas, Coquimbo es una comuna “clave” por la cantidad de electores. En ese caso, para el Partido Demócrata Cristiano constituye el territorio de la zona norte más emblemático por esa característica, ya que en definitiva concentra una mayor cantidad de votación.

Según datos del Servicio Electoral (Servel), en las últimas elecciones municipales del 2016 la cantidad de electores era de 152.428.

Voces cercanas a la DC, explican que al tener la alcaldía porteña y contar con varios concejales del mismo partido garantiza una cierta cantidad de votación –o al menos ha permitido hacer una proyección- que, en varios “supuestos políticos” aseguraría escaños para el Consejo Regional, Cámara Baja y Alta.

“Al no tener Coquimbo esos cargos se podrían diluir”, dicen. Y es por eso que los acuerdos muchas veces parten de la lógica ‘el que tiene mantiene’ despertando aún más las ansias –de otras fuerzas políticas- de conquistar ese territorio con proyectos de distinta índole.

“Te permite avanzar en una estrategia electoral superior”, agregan.

¿Buscando unidad?

La pandemia del covid-19 obligó a reprogramar una serie de eventos que estaban contemplados para el 2020, incluidas las elecciones municipales que en primera instancia se desarrollarían el 25 de octubre, pero que fueron recalendarizadas para el 11 de abril de este año.

Luego del estallido social, el escenario político completo se friccionó al tal punto que se creía que posterior al 18 de octubre las negociaciones –para la izquierda- no tendrían cabida y cada uno de los candidatos correría por cuenta propia. Sin embargo, un nuevo acuerdo sorprendió y remeció por completo al electorado de Coquimbo.

En diciembre del año pasado los militantes de Revolución Democrática (RD) aprobaron pactar, de cara a las elecciones de constituyentes, con organizaciones sociales y Chile Digno, bloque que alberga a la Federación Regionalista Verde Social, al Partido Comunista y otros movimientos.

El llamado era a “construir” y fue bajo ese lema que el pacto se extendió a las estrategias municipales, el que llegó, justamente, a Coquimbo. Un día posterior a la fecha límite para inscribir las candidaturas a la Convención Constitucional y a las municipales, el precandidato a alcalde y, hasta ese entonces presidente regional de RD, Cristóbal Reyes, contó que su candidatura fue “bajada” por una “operación política” impulsada por el diputado PC, Daniel Núñez, por lo que renunció a su tienda.

El también sociólogo dijo que se enteró por terceros de la decisión, punto que no comparte la vicepresidenta de la macrozona norte de RD, Marisol Céspedes, quien asegura que “el compañero estaba en pleno conocimiento que esto podía ocurrir”. Reyes contra argumentó que de ser así “no era una forma aceptable”, por lo demás, contó que hasta el cierre de esta edición nadie del partido se había comunicado con él.

Por una alcaldía “ciudadana”

Desde el PC cuentan que a 48 horas de cerrar el proceso de inscripción, RD puso a disposición la comuna de Coquimbo en la mesa de negociaciones. “Al no haber acuerdos en Ñuñoa, se competía. Nosotros bajamos candidaturas en Maipú, Til Til y en Valdivia, mientras que RD bajó la del puerto, La Florida y PAC”, aclaró Gonzalo Escorza, presidente regional del PC.

El dirigente insiste que la decisión es producto de un acuerdo nacional y valora la disposición del partido frenteamplista para aunar esfuerzos. “Este no es un acuerdo programático, es un acuerdo electoral”, precisó.

Tras la polémica, Escorza espera que comiencen a trabajar por el proyecto de Viveros “para construir un camino que nos permita derrotar el continuismo expresado por  Marcelo Pereira (PDC)”.

El capítulo entre RD y el PC es uno más de los que se han generado en la pugna por ir en la papeleta porteña y ostentar la alcaldía “clave” de las estrategias políticas en la región. El despliegue en Coquimbo comenzó y son varios los nombres que buscarán una oportunidad en abril.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X