Crédito fotografía: 
El Día
Los concejales Fernando Viveros (PC) y Roxana Zambra (Ind) arremetieron contra la administración de Marcelo Pereira y solicitaron una auditoría para investigar la deuda municipal que asciende a $19 mil millones de pesos. Además, buscarán sumar votos para acusarlo de notable abandono de deberes. Por su parte, el alcalde respondió que hay un saldo anterior y que, efectivamente se ha aumentado el sueldo de trabajadores, “dignificamos el trabajo de los que menos ganan porque son los que se sacan la mugre limpiando Coquimbo”.

Ayer por la mañana hubo un verdadero desfile en la Contraloría Regional, esto porque de manera separada -pero con la misma intención- llegaron los concejales Fernando Viveros (PC) y Roxana Zambra (Ind) a solicitar una auditoría para que se investigue el origen de la deuda del municipio de Coquimbo que asciende a más de $19 mil millones. 

Marcelo Pereira ha estado en la palestra y, al parecer, las aguas no se calmarán tan rápido ya que ambos miembros del cuerpo colegiado buscarán sumar el voto que falta para acusarlo de notable abandono de deberes. 

A pesar que habían conversado sobre la posibilidad de realizar el trámite juntos, fue Viveros el que llegó primero a entregar los antecedentes al ente fiscalizador, quien detalló a Radio El Día que el objetivo de la acción es determinar responsabilidades administrativas y que por ese motivo se descartó una auditoría externa porque sólo queda en “resultados” y, además, porque el municipio no tienen los recursos para costearla. 

“Buscamos responsabilidades administrativas, porque cuando nosotros asumimos en el 2017, la deuda era de 7.500 millones y hoy es de 19 mil millones. A su vez tenemos una proyección que aumente a 27 mil millones durante este año y, creemos que eso se debe investigar”, aclaró. 

La autoridad aseveró que la administración de Marcelo Pereira prorrogó durante 7 meses la entrega de los antecedentes  y que recién en el mes de diciembre se conoció el informe financiero municipal. Además, acusó que la Dirección de Administración y Finanzas no cumplió con su labor al no emitir los documentos trimestrales que debe realizar.

“Todo este panorama genera que los concejales no tengamos una opinión fundada porque no teníamos claridad del monto real. Personalmente rechacé las últimas modificaciones presupuestarias del año pasado en forma de protesta porque no se transparentaba esta situación”, agregó. 

Refuerzo por separado

La independiente Roxana Zambra también llegó hasta el órgano autónomo donde relató que Coquimbo necesita saber la “verdad” y el monto real de la deuda y emplazó al edil Pereira a responderle a la comunidad lo antes posible. 

“El monto final sigue en duda. De acuerdo al informe que se emitió en julio de 2017 el saldo de la deuda de Cristián Galleguillos era de 7.500 millones de pesos. El año pasado exigimos e insistimos en una nueva rendición para saber si había disminuido o aumentado y, la administración del señor Pereira se hizo el loco”, enfatizó. 

Sobre el aumento de la deuda,  la concejala contó que solicitó un informe de las contrataciones que ha realizado la actual administración y que el alcalde tiene 15 días para entregarlo.

“Quiero estar equivocada que aquí se ha hecho una explotación innecesaria de funcionarios con contrato de boleta y unos aumentos de sueldo que de verdad escapan de la realidad. Espero me entreguen los antecedentes en el plazo porque quiero analizarlo y transparentarlo”, acotó. 

Consultada por qué no se reunió con su par Viveros ante el contralor regional, Zambra evitó responder y sólo destacó que el concejal comunista lo haya hecho, “significa que estamos hablando el mismo lenguaje”. 

Respuesta inmediata

Mientras los concejales argumentaban su paso por la Contraloría Regional en La Serena, Marcelo Pereira respondió en exclusiva a diario El Día una serie de preguntas relacionadas con la deuda pero también con las trabas políticas que ha tenido que enfrentar en la Democracia Cristiana y la proclamación de su candidatura a reelección como alcalde. 

En primer lugar, recordó que hay una deuda de arrastre significativa y que por otro lado, se dignificó el trabajo de aquellas personas que recibían menos remuneración. 

“Hay una deuda de arrastre que todos conocemos y se ha hablado de manera reiterada. Segundo, efectivamente nosotros nos hemos preocupado de ir aumentando paulatinamente el sueldo de aquellas personas que ganaban menos. Yo me encontré con las cuadrillas ganando $280 mil pesos y hoy ganan líquido 400 mil pesos. Dignificamos el trabajo de los que menos ganan porque son los que se sacan la mugre limpiando Coquimbo”, expresó. 

Respecto a la supuesta negación en la entrega de antecedentes, Pereira lo descartó tajantemente y aseguró que los informes de las finanzas municipales se emitieron y fueron entregados cada tres meses como corresponde y, que eso se lo explicó en reiteradas oportunidades tanto a Viveros como a Zambra. 

"Yo me hago cargo"

Respecto a las proyecciones que hizo Fernando Viveros, que la deuda podría aumentar este año a 27 mil millones, Marcelo Pereira dijo que el concejal puede decir incluso que “la cifra puede ser de 30 mil” pero que la información que maneja el concejo municipal es real y fidedigna. 

Cuando se le preguntó si el concejal mentía, el edil respondió que no se enfrascaría en ese tipo de discusiones, que su labor es trabajar para la gente y que la mayoría de los municipios lo hacen con deudas. “Pueden haber varios cuestionamientos en la gestión pero yo me hago cargo”. 

En la otra mejilla

No conforme con las presentaciones que realizaron en la Contraloría, los concejales también adelantaron que están estudiando acusar a Macelo Pereira por notable abandono de deberes. La moción impulsada por Fernando Viveros necesita tres votos del concejo municipal. Hasta el momento la autoridad cuenta con el de Roxana Zambra y la próxima semana buscará que sus colegas se sumen a la instancia. 

“Quiero manifestarle en forma responsable  a mis colegas  que  nosotros somos corresponsables del presupuesto y de su ejecución  y somos los únicos que tenemos la facultad  jurídica de acusar de abandono de deberes al alcalde y si hoy, el concejo municipal no lo hace, entonces yo le endoso el notable abandono de deberes a mis colegas concejales”, expresó Viveros. 

Del mismo modo, explicó que la jurisprudencia plantea que el abandono de deberes no es una situación puntual sino una sumatoria de situaciones que conlleva al hecho. Incluso lo ejemplificó con la poca responsabilidad que demuestra el municipio en la toma de decisiones para subsanar el desequilibrio financiero.

En este punto, comentó que el ítem que tiene mayor gasto es el relacionado con los prestadores de servicios, “hay 1.800 prestadores de servicios lo que significa un gasto de 30 mil millones de pesos. En el presupuesto de este año está contemplado el pago de estos mil trabajadores desde enero hasta abril ¿Qué pasará desde mayo a diciembre. Si sus contratos son de enero a diciembre? Yo no tengo idea cómo se van a pagar o de dónde saldrán los recursos”, arremetió. 

Por su parte, Roxana Zambra, dijo que pese al escenario no ve mecanismos o intención de austeridad y, que muy por el contrario ve que se contrata a más gente. 

“Veo que contratan a más gente pero no hay  mecanismos de austeridad. Yo animo al alcalde a que sea responsable y que haga las cosas como se deben hacer, estos cargos se ejercen con responsabilidad y tienen consecuencias administrativas. Si el señor Pereira no ha estado a la altura de las demandas de la comunidad  tiene que asumirlo”, agregó. 

El contexto político

Marcelo Pereira cerró el 2019 con algunas dificultades partidista tras un hackeo que habría sufrido en octubre, pese a sus intentos de poder aclarar el tema, no lo ha podido sortear y la proclamación como candidato sigue pendiente por los trámites propios de su refichaje. 

Este año se desarrollarán elecciones municipales por lo que el propio alcalde dice que hay que tener “ojo” en el contexto que se dan las fiscalizaciones y acciones de los dos concejales ya que- según él- Viveros y Zambra y el resto del cuerpo colegiado manejan  los antecedentes de la deuda. 

“Lo que puedo decir es que hemos dignificado a nuestros funcionarios. Los concejales han tenido reiteradas oportunidades para hacer todas las preguntas y los informes los tienen por nosotros, jamás se ha negado información y si fueron a hacer el trámite en Contraloría y le entregaron la misma información que nosotros, bueno que venga Contraloría, no tenemos ningún problema y los brazos están abiertos”, detalló. 

Cabe recordar que Fernando Viveros oficializó su aspiración por la alcaldía coquimbana en octubre del año pasado en su cuenta pública, instancia donde estuvo acompañado por el diputado Daniel Núñez y el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue. 

“Sabemos que este el 2020 es un año electoral y, quizás me lo esperaba en cierta forma porque la información que está es amplia, nosotros la hemos entregado”, indicó Pereira. 

Provecho político

Marcelo Pereira confesó que le llama la atención que se hagan estas acciones justo en un año electoral y que claramente había una intención de sacar provecho.

“Yo tengo defectos y virtudes, soy un ser humano y lo único que pido es que me dejen trabajar tranquilo. Yo le he hecho la invitación a los concejales Viveros y Zambra que trabajemos en conjunto, pero si ellos han seguido otro camino, está bien y es cosa de ellos, yo lo respeto y no tengo nada más que decir”, acotó. 

Por último, no descartó que detrás de las críticas haya una intención de sacarlo de la municipalidad. “Debe haber algo detrás, ya he pasado tanto en estos tres años que mi voluntad en este momento es otra, uno al final ya empieza a desarrollar como un cuero de chancho. A esto (críticas) no le tomo importancia, es obvio que hay que ocuparse pero para mí el tema principal es el que tengo que desarrollar en la calle y eso es lo que he hecho todo este tiempo”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X