• Rosa Pastén y su esposo viven en Antofagasta, por eso se les hace más complicado insistir a los arrendatarios para recuperar su vivienda ubicada en la Compañía Alta. Contrataron a un abogado para resolver el conflicto
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Los propietarios de viviendas que tienen problemas por incumplimiento de contrato de arriendo se sienten atados de manos y desamparados ante las leyes, pues consideran que los trámites toman mucho tiempo, además del costo extra que representa un abogado y esperar un proceso judicial para expulsar a las personas que en un principio se comprometieron a pagar una renta.

La denuncia hecha por la señora Rosa Pastén quien mantiene un conflicto con arrendatarios que no le pagan la renta desde hace más de siete meses, ni la deuda con las empresas de luz y agua la cual supera los 600 mil pesos, originó una ola de comentarios en la página de Facebook de El Día que dejó en evidencia situaciones similares por la que pasan decenas de familias en la región.

Una de esas historias es la de Pamela Paniagua, mujer de 51 años de edad quien producto de una herencia adquirió una vivienda en el sector La Florida la cual arrendó en junio de 2018 y después de recibir el primer mes por adelantado más el de garantía, las personas con las que firmó contrató por un año no le volvieron a pagar, pero tampoco se han ido del inmueble.

6 meses puede extenderse el juicio por demanda de desahucio

“Al mes siguiente cuando fui a buscar la plata manifestaron que me iban a devolver la casa porque la encontraban muy chica y no les gustó el barrio, pero además me dijeron que iban a vivir 30 días más con lo del mes de garantía. Después de ese tiempo fui para que me entregaran las llaves pero no me las dieron”, relata.

Al igual que la señora Rosa, Pamela también tuvo que contratar un abogado. En agosto de 2018 comenzó un juicio que se ha extendido por seis meses y está a punto de culminar.

“Espero tener pronto mi casa. Me da rabia porque estas personas no me manifestaron ningún problema personal (…) les envié mensajes y les dije que si no me pagaban los iba a funar por las redes sociales, entonces lo que hicieron fue denunciarme ante de la PDI diciendo que yo los había amenazado de muerte con un arma blanca. Me detuvieron y estuve tres horas declarando para constatar que esto no era así”, relata.

Según cuenta la afectada, los arrendatarios le deben más de 2,4 millones de pesos y tienen facturas vencidas de servicios como la luz y el agua.

Consultada sobre la forma en que se cerró el contrato, la mujer indica que recurrió a los servicios de una corredora pero solo para el ‘enganche’. Como no quería que le descontaran  mes a mes una comisión, hizo el contrato de manera directa con los arrendatarios.

Por tener un contrato por un año tuve que seguir el proceso paso a paso y he tenido que pagar mucha plata (…) la ley no ampara a las personas que les toman su casa e incluso me llegué a enfermar, me sentí tan amedrentada y con miedo”, se lamenta.

La casa de Pamela, ubicada en Emilio Bello, sector Villa La Florida de La Serena. Foto: Cedida

Confusiones con el proceso a seguir

Según los especialistas, parte del problema en recuperar un inmueble que ha sido arrendado a personas que no cumplen con sus compromisos monetarios, es la tardanza de los dueños en iniciar acciones judiciales.

En este contexto, muchos podrían pensar que el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) es la primera instancia para buscar ayuda, sin embargo no es así.

Rodrigo Santander, director (s) de la institución en la región, explica a El Día que los únicos contratos de arriendo que pueden evaluar los funcionarios son aquellos con fines turísticos no superiores a los tres meses.

“Cuando alguna persona viene por asesoría siempre les decimos que no tenemos competencia para tomar ese tipo de reclamos. En esos casos deben acudir a la Corporación de Asistencia Judicial y les aconsejamos que contraten un abogado”,  afirma.

Por tener un contrato por un año tuve que seguir el proceso paso a paso y he tenido que pagar mucha plata (…) la ley no ampara a las personas que les toman su casa e incluso me llegué a enfermar, me sentí tan amedrentada y con miedo”, Pamela Paniagua, arrendadora.

Por su parte Javiera Mella, abogada de la oficina jurídica Estudio 3, comenta que la persona que dio en arriendo su inmueble y no le están pagando la renta lo que tiene que hacer es un término anticipado del contrato, que se anuncia mediante carta certificada.

“El término anticipado se perfecciona con el desahucio, que es la comunicación que hace el arrendador al arrendatario de que quiere terminar con el contrato. La ley dice que de dos a seis meses es el plazo que tienen los deudores para irse”, detalla.

Posteriormente, los dueños del inmueble deben contratar los servicios de un abogado para demandar al arrendatario y decidir qué es lo que quieren; si la rescisión del contrato más restitución del inmueble o también el pago de las rentas adeudadas.

“Esta es una demanda que se presenta en el Tribunal de Letras, es materia civil y se gestiona con un juicio sumario. A veces la gente se demora mucho en dar el paso para demandar, pero una vez que lo hacen y notifican al arrendatario, al quinto día se realiza una audiencia en la que convocan a las partes, hay un momento de conciliación para tratar de llegar a un acuerdo, pero si no, se abre un término aprobatorio para adjuntar las pruebas y el tribunal tendrá las condiciones de fallar”, acota.

Tomar las precauciones necesarias

Aunque nada puede ‘blindar’ a los dueños de viviendas de una mala experiencia, sí se pueden tomar las precauciones necesarias para tratar de prevenir futuros conflictos.

Por eso, los expertos recomiendan revisar exhaustivamente antecedentes laborales y financieros de los potenciales arrendatarios y dejar claras las condiciones del contrato, que debería estar escriturado para mayor seguridad de las partes. En caso de presentarse inconvenientes, lo mejor es comenzar con rapidez el procedimiento legal.

Jennifer Caviedes, corredora de propiedades de la región, sostiene en que un buen contrato, redactado con los más mínimos detalles, marca una gran diferencia.

 “Uno debe asegurarse de la estabilidad laboral del arrendatario, también se pueden revisar sus antecedentes en el DICOM y muy importante es verificar la capacidad económica; la cantidad de dinero que gane debería ser tres o más veces el valor de un arriendo, porque si gana 500 mil pesos por ejemplo y el arriendo cuesta 350 mil su economía es muy frágil”, aclara.

Al preguntarle sobre las personas que deciden hacer contratos directamente con los arrendatarios, Caviedes indica que a veces quedan muchos errores en el aire y a la hora de un juicio se deja mucho espacio a la interpretación, por lo que el proceso se puede alargar.

“Los corredores hacemos una administración completa de la propiedad en sí (…) Somos los que mediamos entre las dos partes para que este asunto sea justo para los dos, tanto para los propietarios como en los derechos de los arrendatarios, hay que cuidar las dos cosas, porque muchas veces a ellos también los echan antes arbitrariamente y tienen que empezar a buscar otra vivienda. Legamente el tema debe quedar súper claro para ambas partes”, razona.

En la misma línea opina Juan Pablo Villar, corredor independiente, quien comenta que situaciones en las que los arrendatarios no se quieren ir o no pagan su renta se presentan generalmente cuando el dueño no contrata los servicios de un corredor o cuando se asesora con una persona sin experiencia. “En ese aspecto, para los corredores es vital capacitarse en corretaje de propiedades”.

A todos los resguardos sobre la capacidad financiera del arrendatario, Villar hace una entrevista mientras muestra la propiedad para conocer más detalles sobre la persona.

“En síntesis, hago una evaluación comercial muy breve respecto del cliente, por lo mismo nunca he tenido problemas por morosidad”, agrega. 6101iR

Lo que hay que saber

Los propietarios de una vivienda que se planteen presentar una demanda para recuperar una casa o departamento que mantiene en arriendo o bien exigir el pago de la renta, puede recibir orientación con funcionarios de la Corporación de Asistencia Judicial, de acuerdo a lo que sugieren en el sitio web Chile Atiende:

  • Si el dueño quiere recuperar su casa o departamento, debe presentar una demanda de desahucio ante el juez competente.
  • Si el arrendatario no paga la renta, el dueño debe presentar demanda de restitución.

Para hacer el trámite se debe presentar el contrato de arrendamiento, -si lo hay-, más certificado de dominio vigente del Conservador de Bienes Raíces o escritura de Compraventa de la propiedad. También los recibos de la renta, cuenta de servicios básicos y lista de testigos, que no sean parientes, para que declaren en el juicio.

 

Lo que dicen los usuarios en la web

Walter Sánchez: “En el Milagro II nos pasó prácticamente lo mismo, y lo más triste es que se trataba de un abogado que había arrendado la casa. Ahora como consejo a esta familia, contratar a un abogado bueno para que inicie los trámites y permita sacar a estas personas con personal de carabineros y eso tomaría otros 3 o 4 meses, pero lograrían recuperar la casa”.

Claudia Ávila: “Lo mismo me pasó con un abogado que no pagó meses de arriendo en mi propiedad, ni cuentas de servicios básicos. Tuve que sacarlo contratando abogado. Me arrepiento de no haberlo denunciado a tiempo, la verdad me dio hasta temor de que destrozara mi casa si yo lo hacía más público. Por lo mismo preferí que lo notificaran a través del juzgado, logré que dejara la casa, pero jamás pagó los meses que debía y las cuentas que dejó sin pagar también. Es un desgaste tremendo y finalmente la ley protege a estos estafadores y éste como "abogado" lo sabía perfectamente”.

Ema Olivares Manríquez: “La ley ampara a esta gente, yo saqué a malos arrendatarios a punta de garabatos y empujones, no me quedo otra”

Pérez Miranda Claudia: “Que pena que tengan que pasar por eso por unos delincuentes. Yo no entiendo cómo pueden acumular tanta deuda de los servicios si se supone que con el segundo recibo impago la empresa de agua o luz los corta y para repactar la deuda tiene que ir el propietario personalmente a hacer ese trámite. Sí todas esas cosas se respetarán, cuántos dolores de cabeza se evitarían en favor del verdadero cliente que efectivamente es el propietario y no esos parásitos que están acostumbrados a vivir de esa forma”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital