• En Coquimbo unos 40 locales comerciales ya han cerrado sus puertas, ya que no pudieron con el estallido social y después con la pandemia.
    En Coquimbo unos 40 locales comerciales ya han cerrado sus puertas, ya que no pudieron con el estallido social y después con la pandemia.
  • Diversos son los rubros del comercio de La Serena que han debido cerrar, pero son los restaurantes, la hotelería y cafeterías los más afectados. Se teme que la caída siga.
    Diversos son los rubros del comercio de La Serena que han debido cerrar, pero son los restaurantes, la hotelería y cafeterías los más afectados. Se teme que la caída siga.
Crédito fotografía: 
El Día
En la capital regional producto de la pandemia 15 establecimientos han desaparecido en tanto que en la ciudad puerto desde el estallido social a la fecha son 40 los comercios que no volverán a abrir sus puertas, ya que quebraron. Cámaras de Comercio buscan apoyo del gobierno para salir a flote.

La situación que vive el comercio de las dos principales ciudades de la región, como son Coquimbo y La Serena es crítica y ya se cuentan por decenas los comerciantes que han quebrado y quienes debieron bajar la cortina porque no pudieron sostener sus negocios entre el estallido social y posteriormente con los duros efectos de la pandemia.

Por eso, en las cámaras de comercio de ambas ciudades sus dirigentes están buscando el apoyo en el seno del Gobierno Regional para tener un respiro o bien poder mantener  los locales comerciales que aún están funcionando, muchos de los cuales ya están al límite y trabajando con el mínimo de empleados para poder sobrevivir, puesto que a muchos les está alcanzando para pagar el arriendo (cuando no son propietarios) y para pagar a uno o dos dependientes que aún mantienen.

Los más afectados

Según coinciden los comerciantes de ambas ciudades, los más afectados han sido los restaurantes, cafés, pubs, negocios ligados al turismo y ese tipo de servicios, aunque quienes se dedican a otros rubros también se han visto duramente golpeados y han bajado cortinas.

Y para colmo de males, indican que han aumentado los robos, lo que los perjudica más aún.

El presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Coquimbo, Fernando Guzmán indica que la crisis para ellos comenzó en octubre del año pasado, con el estallido social y que desde esa fecha hasta ahora son unos 40 negocios los que han cerrado, provocando cesantía y un aguda crisis en sus propietarios.

Reconoce que  han solicitado el apoyo del gobierno, indicando que “es cierto que ya llegó un reactívate para la parte turismo, lo que es muy bienvenido, estamos esperando un  reactívate que sea realmente de verdad, porque  en el último a nivel nacional postularon más de 50 mil personas, pero habían  tres mil cupos y a nivel regional postulamos tres mil pymes y solamente habían 70 cupos, evidentemente que eso no da. Tiene que haber una cosa que sea más real”.

Precisa que se trata de un préstamo o subsidio directo que a muchos les ayudará para comprar insumos, entre otras cosas.

Pago de patentes de alcoholes

En la misma línea, Fernando Guzmán dice que otro tema que les preocupa es que a fin de mes se debe pagar las patentes de alcoholes y “estamos esperando que las autoridades reacciones de aquí al 31 de julio que es el pago de patentes de alcoholes y esperamos que  ante muchos restaurantes y fuentes de soda que no pueden abrir y no están en condiciones de pagar, esto se aplace, porque pueden perder estas patentes y por eso les hemos dicho a las autoridades que se haga una excepción, porque muchos no pueden pagar”, señaló el dirigente.

Continúan los cierres

En La Serena, si bien se han visto afectados por el estallido social y la pandemia, el presidente de la Cámara de Comercio, Patricio Araya, reconoce que en los últimos meses el problema se ha acentuado y ya son 15 los locales comerciales que han cerrado y sin retorno, porque perdieron el capital e incluso están vendiendo las patentes. Son principalmente restaurantes y la hotelería, que han sido los más perjudicados.

“Nosotros como comercio venimos dañados desde el estallido social, sobre todo en el centro de La Serena que  fue el centro neurálgico de las protestas, de las demandas sociales que se transformaron después en protestas violentas, con saqueos, diurnos y nocturnos”.

Plantea que en el mes de diciembre del año pasado tuvieron un pequeño repunte, pero también los ha afectado el comercio ambulante en la ciudad, que dice es una competencia desleal para los que están formalizados.

En enero, a diferencia de otros años, que llegaba bastante turista argentino, hubo bajas ventas por el bajo turismo; en tanto que en febrero mejoró con los turistas nacionales y se auguraba una mejoría más estable, pero en marzo llegó la pandemia y se puso todo cuesta arriba, “fue el golpe de relate para muchos locales”, precisa.

Patricio Araya explica que  muchos restaurantes funcionan con delibery, pero les alcanza para el arriando y para pagar dos o tres funcionarios, por eso han presentado la situación del comercio al Consejo Regional, CORE, que se están informando de toda la región para canalizar una ayuda.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital